Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


La curiosidad mató al gato - Linys

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La curiosidad mató al gato - Linys

Mensaje por Wulfang Saltcliffe el Sáb Jul 30, 2016 2:59 am

Rumores y habladurías. Un día, dos e incluso tres. No hay problema, claro, hasta que se convierte en algo rutinario y no solo eso, si no que se convierte en algo normal y básico. Lo que empezó siendo una gran revolución, acabó siendo algo tan arraigado en los muchachos de Wulfang, que la curiosidad lo dominaba de tal forma que no podía aguantar la presión de ser el único de todo el barco en no conocer ni saber de lo que hablaban sus hombres, y es que realmente era el único que se había propuesto no salir realmente de su embarcación, no obligaría a sus hombres a tener principios, pues sería una contradicción, sin embargo, alguno que otro también seguía la doctrina impuesta por el señor de Acantilado de Sal. No se hablaba de otra cosa, espectáculo, una obra representada en la calle, sobre un escenario, y una actriz que destacaba por encima del resto. Las dudas asaltaban poderosamente la cabeza de Wulfang, no sabía hasta que punto el fanatismo por aquella mujer venía de su talento o su belleza y dotes, y es que había escuchado repetidas veces las cientos de maneras en las que yacerían con dicha mujer. Cansado de responder con una sonrisa vacía, se llegó a cuestionar salir un día a ver dicha obra, y saciar su intriga. ¿Pero hasta qué punto se saltaría su ser? No podía permitir que la curiosidad dominara su persona, así que empezó a dar vueltas para hallar la manera de conocer aquello de lo que todos hablaban. Una idea viajó fugazmente por la cabeza del isleño, Y si no voy yo, ¿por qué no viene ella?

Aquel pensamiento pareció gustarle, y asintiendo con la cabeza, se prometió que al día siguiente, la haría buscar, pues con la luna vigilante dudaba que aún pudieran encontrarla por las calles. Y así fue, al amanecer de aquel día y mientras tomaba un desayuno a base de pan y algo de fruta que le traían de puerto, llamó a dos de sus hombres, y les dio un mensaje. -Mamarrachos, venid.- les dijo. Cariño, desde luego, y para ellos no había mejor manera de demostrárselo que con un par de insultos y una misión. -Quiero conocer a la mujer de la que tanto se habla, y algo de su obra, haced el favor de convencerla para que venga al barco, acompañadla y sed formales. Si es estrictamente necesario ofrecerle dragones, hacedlo, aunque os lo descontaré a vosotros.- les comentó, mientras daba otro mordisco a su desayuno. Era una mera motivación, aunque si realmente erraban en su cometido, no gastaría dinero de su propio bolsillo. Aquello era realmente curioso, que lejos de llamar a alguna mujer para pasar las noches, llamara a mujeres para conocerlas y observar su talento como actriz, pero bueno, era algo a lo que sus hombres estaban acostumbrados y desde luego, ninguno se atrevía a cuestionar, pues Wulfang podía ser el mejor capitán de las islas, o el más peligroso.
avatar
Wulfang Saltcliffe
Lord

Lord

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 22/07/2016
Localización : Si

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La curiosidad mató al gato - Linys

Mensaje por Linys Daer el Sáb Jul 30, 2016 3:30 am

Después de tantos años siendo parte de la compañía, se había vuelto natural para mi actuar. Las primeras veces, en las Ciudades Libres, la sobreexposición que implicaba estar en el escenario casi me había intimidado, pero una Hija del Dios de Muchos Rostros no iba a dejarse apabullar por aplausos, flores y ojos clavados en tus actos: en cierta forma me había pasado la vida representando papeles y, este, vendría a ser el principal.

Tras convencer al dueño de lo imprescindible de mi presencia en sus funciones, comencé a actuar frecuentemente; al principio tenía uno o dos papeles salteados, asignados algunas veces al mes, y con los cuales terminaba con más hambre que dinero, pero con el tiempo el hombre llegó a la conclusión de que mis muchos personajes y mi magia extraña tenían más éxito entre el público que todo lo demás, así que empezó a darme más y más trabajo, hasta llegar a ser la actriz principal.

En estos cuatro años viajamos por el continente libre, por el Norte y por el Sur (aunque no llegamos a Dorne), y, entre tanto, no sólo me tocó actuar, sino también entregar algún que otro 'Beso' a algún desahuciado que nos pidió la muerte o alguno que se la habían regalado por intermedio de mi mano.

Desde hacía semanas habíamos llegado a la ciudad capital y todas las tardes, en la misma calle de Desembarco (una de las centrales dentro de la zona del mercado), la compañía y nosotras salíamos a dar una función: el espacio se atiborraba de gente y nosotros contábamos historias recolectadas desde la antigüedad o inventábamos textos nuevos -algunos basados en hechos reales, otros parodiando la suerte de aquellos que se decían poderosos-, y, misteriosamente, poco a poco las obras se habían comenzado a volver reconocidas, tanto como lo habían sido en otros lugares...

'Aquí las reconocidas somos nosotras' -me dijo Ramera, con su característica falta de sutileza o humildad- 'que no me vengan a decir que es el resto porque hay que ver si cuando dejemos la compañía siguen igual de bien'.

Esa tarde habíamos tenido otra función, en la cual -a pedido de Niña- habíamos recitado algunos poemas de un tal William. Nuevamente la función había sido un éxito y todo parecía marchar bien. Faltaban aún algunos días para el Baile de Inauguración del Torneo, pero ya Desembarco estaba llena de gente y el puerto sobrecargado de barcos y aventureros, lo cual estaba llevando a Rapaz al colmo de la emoción pensando en la cantidad de gente que podría 'esquilar' esa semanas.

Ya veríamos qué haríamos luego de que el torneo acabase: salvo que surgiera alguna misión relevante, suponíamos que tendríamos que encontrar alguna forma de mantenernos igual que efectiva que lo que había resultado la compañía.

'Si llegamos hasta acá sin morir de hambre, no vamos a hacerlo ahora. Déjate de preocuparte por tonterías, Linys. Enfócate en lo que debes hacer, o quítate del camino y déjame hacerlo'. -me retó Nadie, como siempre.

La Sin Rostro solía reprenderme seguido, por muchas razones distintas. Constantemente su desprecio se destilaba por mi mente, recordándome lo mucho que le fastidiaban mis sentimientos y mis temores.

'Sabemos perfectamente quienes somos y qué somos: una Hija del Dios sólo le teme al Dios, por algo es Nadie, y el Dios no deja que sus hijos le teman, sino que los conduce por calma hasta el regalo final' -me recordó.

En fin, que esa había sido una buena tarde y estaba ultimando detalles para salir a caminar por Desembarco cuando alguien vino a avisarnos que algunos caballeros se habían apersonado ante nuestros carromatos y venían en nuestra búsqueda.

'¿Ahora qué has hecho, Rapaz? ¿De qué nuevo guardia voy a tener que salvarnos?' -le reproché a la ratera; ya dos veces en lo que iba de la semana había tenido que presentarme ante guardias afirmando que allí no estaba la persona que buscaban, persona que -vale decir- no era ni más ni menos que yo. No es que Rapaz fuera mala como ratera o que hubiésemos perdido el toque o la habilidad, era simplemente consecuencia de que la ciudad estaba plagada de guardias para evitar motines por parte de toda la gente que estaba allí. Por suerte, nuestro aspecto de nobles y honradas damas lograba disuadirlos y los convencía de que estaban buscando en el lugar equivocado (mucho me temo que si no hubiesen llegado a esa conclusión Nadie tendría que haberse hecho cargo a pedido mío).

Con la tranquilidad de siempre, nos acercamos hasta donde estaban los hombres: dos isleños con toda la pinta de haberse acabado de bajar del barco llegaban hasta nosotras, mostrando con desenfado su absoluto interés por nuestra persona.

'¿Qué podrían querer dos isleños con nosotras?' -me pregunté totalmente desconcertada.

avatar
Linys Daer
Pueblo

Pueblo

Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.