Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


Una flecha de hielo [Chrysta +18]

Ir abajo

Una flecha de hielo [Chrysta +18]

Mensaje por The King in the North el Miér Jul 27, 2016 5:31 am

El fulgor de la fiesta aún crepitaba lentamente, como el fuego de una chimenea en pleno invierno. Las risas, el alcohol, las miradas intensas, las conversaciones indecorosas, el jugueteo de la diversión en los rostros de los asistentes; todo se consumía y se apagaba, progresivamente, como una vela olvidada en la mesita de noche.

El Rey había convocado a tantas personas, que no se lograba ver las esquinas del salón, ni la entrada, ni siquiera las escaleras. Pero ya poco a poco los invitados se estaban yendo, los guerreros se debían preparar para las justas, las damas se sumergían en la vergüenza de haber dicho algo que no debían, y algunos señores, de haber pasado el mayor bochorno de sus vidas.

Para Cregan, la vergüenza de haber estado desnudo frente a tantas personas se había disipado como la niebla al llegar el sol en la mañana. El ridículo se había transformado en dicha, y la culpa en alegría. Toda la esencia que integraba al lobo se había visto envuelta, abrazada, consolada y cobijada por ella, como una manta caliente y suave. Ella había excavado en aquel cristal endurecido por tanto tiempo. Había embargado las raíces de su amargura y las había vuelto a florecer. Ella contuvo su sufrimiento y lo hizo sonreír como un idiota. Cregan había cambiado, y aunque ella quizás no midiera el efecto que tuvo sobre el Señor de Invernalia, los sentimientos afloraron como la primavera luego de un duro invierno en su corazón.

Chrysta Tarly despertó los sentimientos más profundos de Cregan, sin querer, sin intención o sólo por casualidad. Él no sabía por qué, no tenía idea qué había pasado en el baile, en la música, en la comida, en las miradas o en la magia del caos. Había tanto tiempo encerrado en sus propios lamentos, en las frías habitaciones de Invernalia, en una habitación aislada del todo el mundo, derrotado por el enemigo, destrozado por la guerra de la depresión. Pero ya no, ya todo había cambiado, y fue por amor.

Aquella noche él se había despedido dulcemente de Chrysta, la besó en la mano y se dirigió a su cuarto, en las dependencias de la gran Fortaleza Roja. Cregan subió las escaleras de piedras con una antorcha, mientras las luces danzaban en las paredes y las sombras escapaban de su presencia. La sonrisa estaba grabada a fuego en su semblante, desde la despedida con ella. Delineó su rostro con los dedos y se dio cuenta de su estado. Se preguntó qué había pasado, por qué aquella sensación tan fuerte en todo su cuerpo. Movió la cabeza y siguió caminando.

Entró por la puerta que daba a su habitación, y se quedó plantado bajo el umbral. El lugar era grande, espacioso, con un mueble especialmente dispuesto para él, con una amplia cama de bordados violetas y diseños traídos de las Ciudades Libres; todo el decorado propio de un noble. Los dragones adornaban las esquinas y las paredes, mientras el emblema Stark resplandecía levemente sobre su pecho.

El frío del lugar no se comparaba en nada con el que sentía día a día en Invernalia, no se comparaba en nada con la soledad que lo aprisionaba cada noche. Dejó su chaqueta en el perchero y se quedó absorto mirando el techo. En él había una figura de dos dragones tricéfalos, de oro y esmeralda, batallando entre sí por alcanzar la llama del centro. Cregan pensó que los lobos se verían mejor y sonrió. Cerró los ojos y se sumergió en sus pensamientos.


Última edición por Cregan Stark el Dom Jul 31, 2016 6:31 am, editado 1 vez
avatar
The King in the North
Rey

Rey

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 10/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una flecha de hielo [Chrysta +18]

Mensaje por Chrysta Stark el Vie Jul 29, 2016 10:43 am

Había sido la noche más extraña de toda su vida, siempre el silencio era su mejor compañero y la necesidad de alguna compañía siempre era descartada, hasta esta noche donde sentada en una banca y con una sonrisa en su rostro intentaba recordar si todo lo que había pasado era real. A lo mejor fueron los efectos de esa bebida traída desde tierras lejanas la que nublo sus sentidos y la alejo de sus limitaciones, abriendo nuevas sensaciones que para ella eran desconocidas.

Todavía se podía escuchar la música proveniente del salón, aunque a Chrysta ya no le importaba volver a entrar, ni siquiera se acordaba quien fue el que la obligo a asistir, tal vez alguna de sus hermanas o su padre con tono amenazante, pero en este momento solo le daba las gracias por haberla arrastrado. Miro el vestido que le obligaron a usar y como las pequeñas manchas de licor se comenzaban a secar, si no fueran por aquellas manchas y quien las había ocasionado nunca hubiese conocido a Cregan Stark.

Intento recordar la última bebida antes de que la habitación se convierta en su peor pesadilla y lo único que recordaba era que una extraña la había sacado arrastras del salón, y después lo vio a él. De solo recordar la conversación sentía que sus mejillas se encendían nuevamente, de alguna manera él fue amable con ella y Chrysta solo intento animarlo ya que le narro la vergüenza que este cometió en el salón frente al Rey y al resto de los invitados. Mientras conversaban intento comprender como una persona tan joven en apariencia tenía una de las miradas más tristes que sus ojos habían visto y eso fue una de las cosas que  le llamo la atención.

La despedida del joven caballero fue dulce, pero ella no estaba acostumbrada a ese tipo de tratos o a lo mejor los evitaba para no sentirse fuera de lugar, por lo que no supo cómo reaccionar a tal gesto. Casi por instinto comenzó a tocarse su mano al pensar en la sensación que provoco el roce de los labios del lobo al despedirse, porque se sentía de esa manera era algo que no lograba comprender, a lo mejor el solo hecho de considerarse apreciada por hombre la hacía sentirse un poco más segura de sí misma.

Chrysta debía volver al interior del salón para encontrarse con sus hermanos, que bajo las consecuencias de sus miedos imaginarios había abandonado su misión que tenía encomendada. Se levantó de la banca  cuando escucho el sonido del metal chocar contra el piso, era algo pequeño que desprendía un ligero brillo que rodo bajo sus pies y se agacho para alcanzarlo con sus dedos. Lo sostuvo entre sus manos y al tenerlo en su poder puedo apreciar la belleza del grabado, no tenía que convertirse en una adivina para saber a quién le pertenecía, lo que tenía en sus manos era de Cregan.

Sabía el camino que tenía que tomar para llegar a la habitación donde se estaba alojando en la Fortaleza Roja, pero algo la detenía a subir las escaleras para encontrarse con él. A lo mejor debería esperar hasta la mañana siguiente para enviar a uno de sus mensajeros para que se lo devolviese o el joven podría haberse dado cuenta que lo había perdido y lo buscaba incansablemente entre sus pertenencias.

Recordó el rostro gentil pero a la vez triste de Cregan, y pensó en valor sentimental que podría tener el pequeño objeto. Comenzó a subir la escalera apoyándose con una de sus manos en el frío muro de piedra para no tropezarse al subir los peldaños, le costó a sus ojos acostumbrarse a la oscuridad y solo al encontrarse en el pasillo la luna su fiel amiga le ilumino el camino hasta la puerta del joven. Detrás de aquella vieja puerta se encontraba el hombre que había conocido en la banca, apretó con una de sus manos lo que venía a devolver y con la otra golpeo tres veces contra la madera.
avatar
Chrysta Stark
Reina

Reina

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 03/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una flecha de hielo [Chrysta +18]

Mensaje por The King in the North el Dom Jul 31, 2016 7:32 am

En el fondo de la oscuridad nocturna, los pequeños insectos que recorrían las plantas cerca de las habitaciones, entonaban himnos en miniatura que el libro de la naturaleza guardaba con recelo entre sus brazos. Las ramas de los árboles susurraban palabras imperceptibles y el viento golpeaba la ventana de los nobles que residían en la Fortaleza Roja. El silencio había capturado cada alma que habitaba en Desembarco, cada alma que habitaba en el castillo.

Los pensamientos de Cregan circulaban por su cabeza como miles de mirlos revoloteando juguetones, bajo un sol brillante y un cielo despejado. Estaban envueltos en una suave capa de una seda tan fina que cualquier movimiento podía romperla. Estaba en la perfecta escena de tranquilidad absoluta.

La oscuridad comenzó a teñir el cielo de su mente. Las nubes se arremolinaron y el sol desapareció. La tristeza invadió al lobo. El lobo aulló de dolor, su cuerpo se estremeció. La culpa clavó en su corazón como miles de puñales calientes. Día a día su recuerdo carcomió las entrañas de su pecho. Los buitres comieron de la carne putrefacta.

La luz volvió a brillar en su vida. Las escamas de su corazón desaparecieron y las puertas volvieron a abrirse al amor. Ella había destruido el candado que guardaba la culpa con un susurro, había logrado reconstruir su sonrisa con la suavidad de su voz. Había abierto el capullo que se había cerrado para siempre en la piel del lobo. Él había vuelto a amar. Había vuelto a nacer.

Tres golpes en la puerta de madera interrumpieron las cavilaciones de Cregan. Se levantó sorprendido de la cama, puso sus pies descalzos en la fría piedra del suelo y avanzaron haciendo un sonido blando y sordo. Estaba confundido, no sabía de quién se trataba. Pensaba que quizás sólo era un sirviente que le ofrecería algún servicio o sólo un noble que quería su alianza social.

Rotó la manilla y el metal hizo el sonido al abrirse la cerradura. Una figura conocida se comenzó a dibujar tras la puerta. Unos labios tan rojos como la sangre carmesí al brotar de una herida, un vestido de seda suave, violeta claro, largo, hasta los pies. Unos ojos hermosos, incandescentes, que hacían parecer a las antorchas meras luciérnagas que intentaban competir con la luz del sol. El cabello negro y brillante se formaba en un moño. El dulce rostro de aquella mujer que había cavado tan hondo en su cementerio de hielo, en su ejército infranqueable de desamor. Era Chrysta Tarly.

Sus ojos azules se toparon con los de ella. El silencio reinó unos cuantos segundos, que Cregan disfrutó como si fuera todo el verano, un verano eterno que podía abrazar frente a él. Sus labios se tropezaron por la impresión y unas palabras nerviosas y titubeantes salieron de su boca.

Milady —hizo un gesto con la mano para que entrara a su habitación—Los dioses han estado espiando en mis deseos, porque me han cumplido uno sin que yo se lo pidiera, al poder verla otra vez—dijo Cregan, con una sonrisa dulce en sus labios.

Las lámparas resplandecían con palidez frente a la silueta de Chrysta, que aumentaba su brillo blanquecino con cada paso que daba. Cregan cerró la puerta tras ella y la invitó a sentarse en una de las sillas acolchadas que estaban junto a él. Lord Stark posó sus ojos en los labios rojizos  y se quedó hipnotizado sobre la cama, frente a ella.

¿Qué la trae por aquí, Lady Chrysta? —preguntó con confianza, mientras se apoyaba en el borde del colchón con sus palmas.

Antes de que ella respondiera, Lord Stark se levantó con prestancia y miró a su alrededor, sacó dos vasos y una botella de vino que habían dejado para cada invitado en su habitación.

Mire, encontré esto, pero no podría tomarlo solo, ¿quiere acompañarme? —Cregan se sorprendió de su atrevimiento, pero algo lo hacía moverse con más confianza, como un lobo en su manada, entre la nieve de su hábitat.
avatar
The King in the North
Rey

Rey

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 10/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una flecha de hielo [Chrysta +18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.