Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


We Lannisters do have a certain pride. — Privado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We Lannisters do have a certain pride. — Privado.

Mensaje por Cerenna Lannister el Vie Jul 22, 2016 11:33 am

Día 14, Mes I.
Johana Lannister, Lyman Lannister.

Nada había en aquel día que pudiese robarle la atención de su familia. Ninguna competición, ningún baile de poca monta, nada. Por ello había sido el perfecto para reunir a la manada. Ésta incluía también a Johana pues, a pesar de ser una Westerling llevaba años conviviendo con ellos y al fin y al cabo era su sobrina política. Pedirle a Jason que la dejase atrás hubiese sido un error y Cerenna Lannister no cometía errores. No intencionadamente. El lugar de encuentro era el que, días atrás, había dado cobijo a la misma leona con lord Grafton, una casa adecentada en la que la discreción estaba asegurada. Había anochecido un par de horas antes y eso hacía que se sintiese más cómoda, a pesar de las velas y lámparas de aceite que iluminaban tanto la casa como el comedor. Allí precisamente es donde se encontraba la leona, con la mano suavemente apoyada sobre el vendaje. Había estado reflexionando mucho durante los últimos días, principalmente como abordar el tema con su familia. ¿Qué y cómo iba a decírselo? ¿Cómo iba a justificarse? Lo último que deseaba era que se rompiese ante sus sobrinos la imagen que tanto esfuerzo le había costado crear.

En ello seguía pensando cuando rubias cabelleras entraron en el comedor. Los recibió con una sonrisa, invitándoles a sentarse. Se interesó por su estado, por cómo lo estaban pasando en el torneo y demás. Charla amena antes de entrar en materia. ¿Qué pudo durar? ¿Cinco? ¿Quince minutos a lo sumo? Solo la cortesía dictaba los tiempos. La cortesía y la propia Cerenna.—Por mucho que disfrute de esto, no es el motivo por el que os he llamado, lamentablemente.—dio un pequeño sorbo a la copa que tenía frente a sí y empezó, a medida que hablaba, a deshacerse de la venda. Lenta, muy lentamente, sintiendo cada tirón en la carne herida.—Desde que el rey Loren hincase la rodilla tras la batalla del Campo de Fuego, los Lannister nos hemos mantenido fieles a los Targaryen. Guardianes de Occidente, espadas a su disposición.—en mayor o menor medida.—Y así es como nos lo pagan,—alzó la barbilla una vez se deshizo del vendaje, exhibiendo el dragón tricéfalo del antebrazo con una mueca de desagrado. Los verdes orbes se posaron en cada uno de los presentes, demorándose tanto como consideró oportuno. —marcándonos como ganado de su propiedad cuando lo único que hemos hecho ha sido volcarnos una vez más a sus designios.—pero algún día serían ellos los que acabarían en el matadero, ellos y sus bestias aladas.

Hablaba con calma, sí, pero podía notar como la rabia alteraba los patrones de su voz. La rabia y el dolor, la fingida impotencia.—Creo que todos conocéis la fama de mujeriego del príncipe Aegon y lo caprichosos que pueden llegar a ser los Targaryen. Bien, todavía no sé porqué llegó a interesarse en una mujer que le doblaba la edad, pero poco antes del inicio de las festividades, recibí una invitación de su parte. Un desayuno.—poco a poco, relataría lo que quería que supiesen sus sobrinos. Lo que le interesaba.—Es difícil negarle algo a un dragón, menos aun cuando se corre el riesgo de despertarle. Seré sincera, no fui allí desinteresadamente. Es más, creí que podría conseguir un trato, sellar alguna transacción, incluso allanar el terreno para alguna posible alianza en un futuro...—y miró directamente a Johana, quien tarde o temprano daría un vástago.—Pero sus impulsos, la cercanía, la provocación. Sé cuando un hombre desea algo más.—no lo dijo con orgullo, sino como si aquello fuese una carga demasiado pesada para llevar sola.—Así como también sé lo que son capaces de hacer para conseguirlo.—respiró hondo, le estaba costando sacarlo.—Por ello hice lo que hice para evitar una deshonra mayor. Es más, no hubiese sido ni siquiera eso de no ser porque él forzó la situación. —se pasó un mechón de cabello tras la oreja. No se metería en detalles porque todos eran lo suficientemente adultos como para imaginárselo. Tuvo que dar otro sorbo de nuevo.

Fui una ilusa al pensar que todo acabaría ahí. La misma mañana del baile, la princesa Helaena, hermana y esposa del príncipe, me citó para otro desayuno.—ahí si que no iba a reservarse ningún detalle. Los Targaryen podrían tener dragones, pero ella escupía veneno.—Desconfiad de los lobos con piel de cordero, pues son peores que los lobos que no se esconden.—enlazó las manos a la altura de la barbilla, pero pronto hubo de volver a la posición anterior pues le estiraba la herida.—No tardó en tacharme de adúltera, de una vulgar ramera cuyo único propósito era el de destruir su matrimonio. Desconozco como se enteró de lo sucedido, si fue el propio Aegon por algún extraño juego entre ellos, no lo sé.—lo peor de todo era que ni siquiera se habían acostado, al contrario de lo que pensaba la princesa.—Ella, quien comparte lecho con su misma sangre, tuvo la osadía de no solo humillarme a mi, sino a nosotros, a la casa Lannister.—había cerrado el puño con fuerza, deseando que en el interior se encontrase el frágil cuello de la princesa. —Pero hubo más que palabras, claro, y todavía tengo impresa la fuerza con la que los brutos de sus soldados me sujetaron mientras ardía su medallón en las brasas. Todavía recuerdo el canto del hijo al que tuvo como testigo mientras el calor devoraba la carne. Sangre y fuego, decía. Sangre y fuego.—Cerenna se abstrajo, recordando el episodio. Pero ya no era dolor, sino ira, lo que predominaba en su memoria.

¿Pero sabéis qué? Ha valido la pena. Ha valido la pena porque ahora sabemos qué opinan de nosotros los Targaryen: no somos más que una familia prescindible que creen pueden manejar a su antojo, hacer de ella lo que les plazca. Humillar, torturar a sus miembros creyendo que van a salir impunes. Ha valido la pena porque ahora sabemos qué poco hace falta para desmigajar una familia que nos trata como basura. Ha valido la pena porque ahora sabemos con certeza quién es el eslabón débil de la familia.—y cuales son sus pequeñas y numerosas debilidades. Debilidades que Cerenna había erradicado en sí misma mucho antes de verlas crecer. Y sibilina, se replegó en su silla como la cobra vuelve a enrollarse tras su aviso.

Cerenna Lannister
Dama

Dama

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We Lannisters do have a certain pride. — Privado.

Mensaje por The Golden Lion el Sáb Jul 23, 2016 11:52 pm

Que Cerenna Lannister convocase al resto de la familia, era algo que a Lyman no le pasaba para nada desapercibido. Por eso, al entrar a aquella discreta casa donde se llevaría a cabo la reunión y al responder las preguntas sobre como iba todo últimamente, que les hizo su tía, el León Dorado no pudo más que sospechar. Conocía las habilidades de ella y sabía que, genuinamente, dudaba que a ella le interesase el estado de los asuntos de sus familiares, al menos de los considerados triviales. Si los había convocado, tenía un motivo especial para hacerlo. Después de todo, uno simplemente no llamaba a los Señores de Occidente para nada.
Y pronto, la Lannister reveló el motivo de su llamado. Lyman, con un jubón de cuero rojizo con el león dorado de su Casa bordado en el pecho, se cruzó de brazos mientras escuchaba los motivos que habían llevado a Cerenna a convocar aquello... ¿Que el príncipe Aegon la había invitado a desayunar y que había forzado la situación para que la cosa llegase a más? ¿Y qué luego su esposa Helaena Targaryen había amenazado a Cerenna y la había tachado de adúltera?

Pero el problema fue cuando Lyman vio el brazo de su tía. Frunció el entrecejo al observar la cicatriz de quemadura con forma del dragón tricéfalo Targaryen.
¿Cómo es que se atrevían siquiera? ¿Es que acaso Helaena consideraba a su marido completamente inocente de lo que había pasado? Lyman, si bien poco interesado en la corte, era lo suficientemente listo como para darse cuenta de que su tía no era, ni mucho menos, completamente libre de culpa de las cosas que había sucedido. Aquello de "no saber que había visto Aegon en una mujer que le doblaba en edad", era un cuento que no se tragaba, principalmente porque Lyman consideraba que, a pesar de su edad, Cerenna era una mujer lo suficientemente hermosa e inteligente como para encandilar y seducir a cualquiera... Pero eso no quitaba que el príncipe fuera un hombre adulto que estaba plenamente consciente de lo que hacía.
Si Helaena había herido a Cerenna por eso... Era algo completamente estúpido de su parte. Se preguntaba, de ser así, cuantas mujeres de Desembarco del Rey deberían tener grabado el dragón de tres cabezas en sus carnes. Además... ¿acaso la había amenazado con sangre y fuego? ¿Con sangre y fuego? ¿Qué era lo que tenían los Targaryen en la cabeza? Aunque bueno, Lyman había conocido a la princesa Rhaenyra y no le había dado la impresión de ser una mujer poco razonable, aunque por lo que se decía de los Targaryen, ese no era un atributo que compartiesen todos los miembros de la familia.

- Ultraje.- murmuró Lyman, aún manteniendo la mirada sobre la herida que se le había hecho a su tía. Aquella visión había despertado buena parte de la furia y la fogosidad que dormían en su interior. Despertar a un dragón no era buena idea, pero despertar a un león tampoco. Cerró los ojos, sin embargo, intentando serenarse. De cualquier modo, la decisión sobre que hacer no era suya, sino de Jason. Observó a su tía directamente a los ojos: - ¿Qué se puede hacer? Después de todo, estamos en el principal bastión de la princesa... Y no creo que al rey le agrade oír lo que sucedió. - Viserys seguramente tenía problemas mucho más importantes que lidiar con líos de faldas y, aunque pudiera hacerlo, Lyman dudaba que el monarca fuera a fallar en contra de su hijo, o algo semejante. Dirigió su mirada a Jason y Johana - De entre todos vosotros, yo soy el menos capacitado para lidiar con éstas cosas. Si no fuera algo estúpido, iría donde se encuentra la princesa y la haría pagar por haber ofendido de esa manera a la Casa Lannister... - pero sabía muy bien que eso era casi tan idiota como marcar a la supuesta amante de Aegon. Negó con la cabeza - Las sutilezas son todas vuestras, mis señores. Aunque Garra de León está dispuesta a llevar a cabo lo que sea necesario por el bien de los Lannister.

The Golden Lion
Rey

Rey

Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We Lannisters do have a certain pride. — Privado.

Mensaje por Johana Lannister el Dom Jul 24, 2016 2:12 am

Johana llegó junto a Jason a la casa en que Cerenna los había citado con la premonición de que nada bueno podía traer la invitación: los años de convivencia con los Lannister le habían enseñado que la vieja Leona nunca andaba sin un truco bajo la manga: la leona siempre tenía puestos -cual araña- un pie en cada hilo del telar buscando la mejor forma de atrapar las presas, de armar la tela más intrincada y compleja posible para asegurarse de que sus planes salían perfectos, de que su marcarada estaba siempre intacta.

La Señora de Occidente nunca había llegado a tragarse la idea de que la tía de su marido fuese tan inocente ni tan pura como parecía tratar de hacerles creer, pero tampoco había dejado de asombrarse de la habilidad de dicha mujer de vender fantasías y de tirar -como un titiritero a sus títeres- los hilos que hacían que el Señor de Occidente se moviera en un sentido o en otro, disputándose con ella el nivel de influencia sobre él.

El León Cordero que le había tocado a ella de esposo era metódico y tranquilo, igual que su tía, pero nunca había llegado a ser ni tan despierto, ni tan astuto y, sobre todo, no tenía el mismo nivel de... ¿malevolencia? del que hacía gala la mujer; si bien los años junto a su tía habían hecho que Jason adoptase el mismo gusto por el juego de tronos, las habilidades de la tía eran inconmesurablemente mejores para dicha tarea que las del sobrino.

De los tres Lannisters de la Roca, Jason era el único que aceptaba, indefectiblemente sin cuestionar, las palabras de la leona como si fueran 'palabra santa', dejando entrever lo chiquillo que era cuando estaba junto a ella: siempre devoto, siempre fiel, siempre cordero.

Johana sabía que la vieja Leona no terminaba de aceptarla, tal vez por haber sido parte de una familia vasalla, tal vez por considerar que no era un miembro digno de la manada, pero existía la posibilidad de que eso cambiase: los años junto a los Lannisters la habían convertido en más leona que el propio león con el que se había casado, y la idea de que alguien pudiera atacar el honor de la familia por la cual había sacrificado su libertad y su vida no le hacía la más mínima gracia.

La Señora de Occidente escuchó junto a su marido la historia de cómo Cerenna había sido 'manipulada' por el príncipe y 'ultrajada' por la princesa (palabra ésta pronunciada por Lyman en realidad para describir el hecho -otra muestra de la manera en que la leona lograba tirar los hilos de sus sobrinos, al hacer que interpretaran el hecho exactamente como ella quería-) y lo primero que se le vino a la cabeza fue que ni ella había sido tan inocente en esa historia ni el evento tan 'poco buscado' como lo estaba contando, sin embargo, su marido ratificó las palabras de Lyman, afirmó igual que éste que era un crimen, un insulto cometido en contra de la familia y coincidió en que era necesario hacerles pagar por lo cometido. Por un momento, la mujer temió que el León Cordero realmente fuese a lanzarse al ataque.

Johana, por su parte, pensó que si la leona no había sacado las garras en ese momento era sólo porque seguramente habría ideado alguna forma más sutil, más certera, más retorcidamente deliciosa de cumplir con el lema familiar de 'pagar las deudas' con creces, así que escuchó el relato y se limitó a decir: 'de acuerdo, los Targaryen han insultado a la manada ¿ahora qué haremos?. Claro está que saltarles a la yugular de entrada no es una buena idea o van a aplastarnos, Jason; independientemente de la fuerza que los Lannisters tengamos para contrarrestarlos no tenemos dragones, pero tampoco creo que vayamos a dejar esto así como está. El Rey dijo en el baile que le quedaba poco tiempo y todos sabemos que existe una división entre dragones: ¿cuál será el lugar que tomemos nosotros en esa disputa teniendo en cuenta lo que ha ocurrido?, ¿cómo vamos a hacer para pagar la 'deuda' del bonito presente que le han dejado a Cerenna en el brazo?'

Johana Lannister
Reina

Reina

Mensajes : 79
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We Lannisters do have a certain pride. — Privado.

Mensaje por Cerenna Lannister el Jue Ago 04, 2016 11:08 pm

Escuchaba con serenidad lo que sus sobrinos y Johana exponían. No sonrió, pero estaba satisfecha del trabajo tan bien hecho que había acabado haciendo con el paso de los años. Era en aquel momento cuando cosechaba los frutos de su paciencia. Con un movimiento les pidió serenidad, intercambiando una rápida mirada con la otra mujer de la sala. Después, cambió el vaso de mano, a la izquierda, mas no bebió.—No vamos a hacer nada.  No todavía.—sus verdes orbes se posaron primero en Jason, acallando cualquier posible protesta, y luego en Lyman. Él era el que más le preocupaba hiciese algo osado e inconsciente, a pesar de la madurez que había mostrado.—Está claro que algo así no debe quedar impune.—respiró hondo, volviéndose ahora a la mujer. —No, no tenemos dragones.—le sonrió de medio lado. Si los tuviesen, en lugar de estar discutiendo sentados en una mesa estarían sobre sus lomos.—Pero tenemos algo que ellos no tienen.—se dio un toquecito en la cabeza, prácticamente imperceptible.—Ya sabéis lo que siempre decía vuestro padre.—volvió a guardar silencio, dándoles tiempo para recordar. Su hermano y ella compartían una similar actitud con respecto a la vida, y todavía hoy se acordaba de ese mantra que repetía una y otra vez.

No obstante,—y ahora sí sonrió—toda deuda será saldada antes de que acabe el torneo.—todavía no sabía cómo, a pesar de que muchas ideas rondaban su cabeza, ideas que no propondría hasta que estuviese segura.—Como bien ha señalado Johana, es bien sabido por todos que existe una división entre los dragones y la herencia del trono, pero permitidme recordaros que nuestra lealtad está con el rey Viserys.—entrecerró los ojos, aprovechando para descansar un instante.

Desde hacía tiempo, sospechaba que Johana Westerling, Lannister ahora, había clavado sus garras en Jason y en aquel instante no tuvo duda. Era con ella con quien debía tratar ciertos temas, saltaba a la vista para alguien como Cerenna.—Pagará por sus errores, ella y solo ella.—sentenció, dejándoles de nuevo tiempo para participar en la conversación.    

Cerenna Lannister
Dama

Dama

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We Lannisters do have a certain pride. — Privado.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:38 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.