Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Mensaje por Robbert Bolton el Dom Jul 17, 2016 3:05 pm

Golpeado y cansado se retiró de la arena, aunque con una sonrisa siniestra en el rostro, la que acostumbraba a poseer. Era un hombre que sabía que los años no pasaban en balde y que posiblemente aquella había sido su última melé, tanto como posiblemente iba a ser la última que el rey vería.

Robbert consideraba que nada malo había en envejecer, pues los años te quitan tanto como te dan y es que la experiencia y la mentalidad que tenía con veinte no era la mitad de lo que tenía ahora y no lo cambiaba por nada. Pero envejecer conlleva la carga de saber asumirlo y dejar paso a los más jóvenes y retirarte a aquello que es más apto para ti. El Bolton era un buen comandante, pero a medida que esto había ocurrido, sus habilidades como guerrero había disminuido. Debía admitirlo y debía además velar por el futuro.

Pero su hijo no era el futuro. Por más vueltas que le daba ese joven era débil de mente, mediocre en cada tarea que se proponía y débil para ser capaz de llegar a sus metas y objetivos. No era el hijo ideal, pero mucho menos el heredero apropiado. Lo que el señor de Fuerte Terror esperaba era como ocurrió en su caso, heredar el poder de abuelo a nieto, saltándose la generación que correspondía a su hijo. Y no, no hablaba de matarlo, al menos de momento. Pero para que eso fuera posible primero necesitaba nietos y esto se veía difícil si él no se ponía manos a la obra. Ya había encontrado una futura nuera que por lo que había oído esperaba fuese capaz de aportar algo a su hijo. Esperaba no tener él que ocuparse también personalmente de las tareas maritales para que un niño naciera de ahí, pues sería lo que restaba a la ineptitud de su hijo.

Llegó a la tienda, seguido de su aterrado -que no fiel- escudero que se apresuró a quitarle las protecciones y a dejarlas bien colocadas para empezar a limpiarlas. La tienda del Bolton presumía un hombre controlador, ordenado y maniático. Mientras el escudero se ocupaba de las piezas de metal, él se quedó con la camisola sudada y se sirvió una copa de vino, haciendo recuento mental de daños, descubriendo qué le dolía y meditando sobre la gravedad de lo mismo. Cuando llevas tantos años empuñando una espada, sabes bien cuando una herida es de preocupación o no.
avatar
Robbert Bolton
Lord

Lord

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Actualmente 'Desembarco del Rey'

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Mensaje por Erënya Mormont el Lun Jul 18, 2016 12:08 am

Me estaba empezando a divertir en las gradas, viendo a mi futuro suegro aguantar el tipo contra chavales de los cuales casi podría ser abuelo. Sin embargo, como todo en mi vida, la diversión no me duró demasiado. A partir del momento en el que me fijé en él, faltó tiempo para que el sureño contra el que estaba luchando (uno de esos caballitos de mar, los Velaryon) lo eliminase. Bufé, disgustada, y no tardé demasiado rato en dejar de poder soportar a toda aquella gente junta y su incesante parloteo, así que me dispuse a irme. Estaba a punto de salir de la zona de las gradas cuando noté una mano aferrarme de forma brusca por el brazo. Alcé la vista de forma fulminante hacia el imbécil que se atrevía a ponerme la mano encima, que resultó ser... mi propio hermano.

- Padre dice que vayas a ver a Lord Bolton, que debes conocerlo -me dijo, con aquel aire despectivo y altanero que yo tanto odiaba. Habría dado la mitad de mi vida con tal de saltarle los dientes de un puñetazo en aquel momento.

- Padre dice demasiado y hace demasiado poco -le espeté, desembarazándome de su mano de un fuerte tirón-. Pero iré, así al menos no tengo que sorportaros. Y que te quede claro -susurré en tono amenazador-. Si vuelves a tocarme, me aseguraré de que nuestra Casa no tenga herederos por tu parte, idiota.

Abandoné las gradas hecha una furia, con el ceño fruncido y los ojos echando chispas. Estaba harta, harta de soportar sus desprecios por algo que no era mi culpa, harta de que me tratasen como a la oveja negra de nuestra casa por decidir ser una guerrera como mis antepasadas, en vez de la puta de cualquier señor. Harta de que intentasen obstaculizar cada uno de mis intentos de hacerme un nombre por mis propios medios. Harta de que me siguiesen llamando "la Maldita", de ser la teórica culpable de todo lo malo que pasaba en la Isla del Oso. Suspiré, recordando con nostalgia el último mes con los Pies de Cuerno. Al menos ellos, cuando demostré mi valía, me habían tratado con cierto respeto.

Casi sin darme cuenta, mis pasos me habían conducido al pabellón de Lord Bolton. Tomé aire, tratando de relajarme un poco. No quería pagar mis frustraciones con el padre de mi prometido, porque él no tenía la culpa de ellas. Suspiré y entré con seguridad. Habituada como estaba a analizar rápido las situaciones a mi alrededor, mis ojos recorrieron a Robbert de arriba abajo como un relámpago. Realmente no parecía que tuviese más de cuarenta años, bajo la camisa sus músculos aún se adivinaban poseedores de una gran fuerza, y su rostro transmitía determinación, calma y seriedad.

- Lord Bolton -saludé, con los mejores modales que pude reunir (que no eran muchos)-. Soy Erënya Mormont, la... prometida de vuestro hijo. Mi padre me ha pedido que os hiciese una visita, para conoceros y, con suerte, conocer a mi futuro marido -casi no me reconocí al hablar. "¿Desde cuándo soy tan educada?", pensé. Tal vez fuese la presencia de Robbert, que no negaría que era algo intimidante, ¿pero cuándo me había dejado yo intimidar por nadie?
avatar
Erënya Mormont
Noble

Noble

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 14/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Mensaje por Robbert Bolton el Lun Jul 25, 2016 1:17 am

El señor de Fuerte Terror a pesar de su maniático sentido del orden y la pulcritud que su tienda mostraba, no parecía sentirse incómodo o impropio con sus sencillas ropas sudadas y llenas de polvo. Su escudero salió de allí para traerle algo de comer, pues aunque otro señor habría puesto rumbo a sus aposentos y habría dejado las tareas a sus criados, él siempre gustaba de supervisar. Además, se sentía más cómodo en aquella tienda que en unos aposentos que no eran suyos. Lo único que llevaba peor era el calor insoportable y pegajoso del sur, pero su molestia no llegaba a dilucidarse en su rostro. Parecía aburrido más bien y meticuloso, como si estudiase todo a su alrededor mientras bebía aquel vino fresco con fruta que le habían dejado en una jarra. Tras una copa que disfrutó y vació con moderada actitud, se acercó a una suba de agua fría y procedió a lavarse el rostro con ella, igual a mojarse el cabello, de forma que su camisa terminó igualmente ya no húmeda solo de sudor, si no del agua.

Estaba tomando una toalla de lino para secarse un poco cuando alguien entró si pleno aviso. Imaginaba que su escudero, pero cuando habló se dio cuenta de que estaba en lo equivocado. Sin dudas, habría de trabajar en los modales de su nuera, eso de entrar a la tienda de un hombre sin aviso o anuncio alguno... Carraspeó ligeramente, dejando la toalla de lado y haciendo una inclinación apropiada de un señor a una joven dama.

-Lamento informaros, joven Mormont, que mi hijo ha permanecido en nuestras tierras para que vaya tomando práctica a la hora de gestionarlas en mi ausencia- anunció. Era una forma de vender que su hijo era menos problema allí en manos del maestre que allí frente a todos. Aunque sin dudas, más le valdría aprender algo o Robbert iba a tener que procurar vivir muchos años para preparar a su heredero. El que debería nacer de esa mujer.- Pero es un honor conoceros al fin, he oído mucho sobre vos y sin dudas, todo despertó en mi una gran curiosidad- anunció, aunque su voz era tan monocorde y su gesto tan frío que se diría que solo lo decía por decir. Aunque algo en su mirada decía que si, esa fama de maldita, le provocaba algo así como diversión.- Siento que me encontréis en un estado tan poco apropiado para recibiros- añadió entonces, aunque era la forma diplomática de decirle que la culpa era de ella por no esperar a ser invitada o no avisar, pues allí estaban, solos y él poco apropiado en su vestir e higiene para gestos sociales.- Pero ¿Deseáis una copa de vino? Mi escudero ha ido a por algo de almorzar, si gustáis, podéis uniros a mi. Claro está, si no tenéis ningún otro acto social que atender ahora que la prueba concluyó.
avatar
Robbert Bolton
Lord

Lord

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Actualmente 'Desembarco del Rey'

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Mensaje por Erënya Mormont el Miér Jul 27, 2016 4:26 am

Abrí algo más los ojos de lo normal, con sorpresa, cuando me dijo que su hijo no se encontraba en Desembarco. Sin embargo, tras la sorpresa, una ola de ira me recorrió el cuerpo, y tuve que hacer ímprobos esfuerzos para que no se me notara. Odiaba hacer cosas para nada, y estaba furiosa (para variar) con mi padre. No porque aquel maldito viejo lo supiera, que estaba segura de que ignoraba aquel detalle, sino porque ni siquiera se había molestado en averiguarlo. Me había llevado a aquella maldita ciudad como si fuese mercancía, y sin saber siquiera si el imbécil al que pretendía venderme estaría presente. Si no tuviese tanto respeto a la sangre y el honor de mis ancestros, lo estrangularía con mis propias manos aquella misma noche. Me esforcé en parecer calmada, y en aquel momento me di cuenta de que tal vez no fuese lo más apropiado haber entrado en el pabellón de Lord Bolton sin haberle dado tiempo a adecentarse tras la justa.

- El honor es mío -respondí, inclinándome un poco, algo rígida, pero de todos modos respetuosa-. Lamento oír que... vuestro hijo no está aquí -dije, tal y como supuse que mandaba el protocolo, mascando en mi interior la rabia que sentía-. Espero que no os hayan asustado los rumores -traté de bromear, esbozando una tensa sonrisa-. Disculpadme, tal vez debí haberos avisado de mi visita, pero mi padre y mi hermano insistieron en que no perdiese el tiempo -a pesar de mis esfuerzos, no pude evitar que mi voz sonase algo despectiva al hablar de ellos. Supongo que los despreciaba demasiado como para ocultarlo-. Sería un placer almorzar con vos, mi señor. Seguro que mi señor padre no nota mi ausencia, con el espectáculo de la melé -comenté. Otra vez mis emociones me traicionaban, porque al pronunciar la palabra melé mi voz estaba teñida de cierta nostalgia. Me habría gustado participar, ¿pero cómo hacerlo sin el blasón de mi casa?

Me senté junto a él y acepté aquella copa de vino. No me entusiasmaban precisamente los caldos del Dominio o de Dorne, prefería el aguamiel norteño o el fuerte licor que destilaba el bodeguero del castillo de mi padre, en la Isla del Oso, pero hacía demasiado calor como para rechazar algo fresco para beber. Le miré a los ojos, mientras bebía, como si nos estuviésemos evaluando. Tenía una mirada fría, seria, que no traicionaba sus emociones. Sus fuertes rasgos indicaban determinación, así como su expresión. No se parecía a la mayor parte de hombres que había conocido, aduladores y condescendientes conmigo.

- Habéis luchado bien hoy -dije, sincera. Para un hombre de su edad, había hecho mucho más de lo que se esperaría de él. Recorrí con la mirada su cuerpo de nuevo, rápidamente, apreciando mejor su musculatura. Por mucha mella que le estuviese haciendo la edad, se notaba una juventud guerrera y poderosa en sus músculos, así como la fuerza que daban incontables horas de entrenamiento-. Ese dorniense al que derribasteis tiene fama de ser duro, y el Velaryon lo hizo bastante bien -clavé mis ojos, grises como el acero, en los suyos y suspiré-. Ojalá yo hubiese podido participar -me atreví a decir, mientras mi rostro mostraba por un momento fugaz todo el hastío que sentía de aquella ciudad, y la nostalgia que me embargaba al pensar en mi hogar o en mis pasadas aventuras.
avatar
Erënya Mormont
Noble

Noble

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 14/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Mensaje por Robbert Bolton el Jue Jul 28, 2016 12:06 am

La joven no solo no brillaba por sus modales si no que parecía transparente como el agua en calma, eso último si era más un problema. Esperaba que su propia mano dura y los modales de su hijo -lo único en lo que destacaban- fueran lo que necesitaba la joven para aprender, además de que su “masculinidad” se le pegase a su hijo, pero que fuese tan obvia en sus pensamientos y emociones era algo en lo que trabajaría de inmediato. Su hijo era otro obvio. Y era un defecto imperdonable.

-Interesante que lo lamentéis. Vuestro padre me dijo que habría que llevaros a rastras para conocerlo y sin embargo aquí estáis, por vuestro propio pie, molesta porque mi hijo no esté- dijo burlón y al mismo tiempo frío. Era un don, aunque pareciera contradictorio mostrar algo sin mostrarlo realmente, su voz demostraba que le hacía gracia pero su cara era hielo esculpido, frío e inalterable en apariencia.- No soy fácil de asustar, Mormont. No soy ni vuestro padre, ni vuestro hermano- era una forma fácil de decirle que ni se creía las idioteces que ellos creían ni se mostraba tan débil y estúpido. Que los hombres Mormont no estaban en su mejor generación era obvio, pero seguían siendo una casa imponente del Norte cuyo apoyo le venía de perlas.- Bueno, normalmente sería la dama la que tuviese un problema porque la encontrasen sola con el padre de su futuro marido en un estado tan inapropiado. Pero me da que a vos ese tipo de cosas os importan poco... A mi me dan igual, a fin de cuentas, aunque una habladuría llegase a oídos de mi hijo y este increíblemente le diese credibilidad- sobretodo porque era idiota y siempre esperaba lo mejor de todos, aunque alguien podría interpretar que esa confianza en su progenitor era merecida, pero estaría errando.- Jamás me diría nada, ni a vos.

Le retiró al silla y la dejó sentarse para luego sentarse él frente a ella, con la mesa entre ellos. No era muy larga, pero si bastante para acoger a seis comensales, así que la distancia era más que de sobras apropiada.

-Gracias, Lady Mormont. Es mi última melé en la arena, así que al menos puedo irme diciendo derroté al príncipe Martell y que además que mi pupilo quedó entre los últimos- asintió.- El Velaryon estuvo a mi tutela desde niño. Que ganase me hubiese hecho sentir orgulloso, por desgracia ha ganado un crío con nulo talento y que está dónde está porque nadie reparó en él. Curioso ¿verdad? Así es la vida, muchas veces el débil sobrevive porque nadie lo ve una amenaza- sonrió ligeramente al oírla decir que hubiese querido participar.- ¿Cómo hizo la Martell? Habría sido digno de verse. Pero decidme ¿Qué habría dicho vuestro padre de veros en la arena?


Última edición por Robbert Bolton el Mar Ago 02, 2016 12:04 am, editado 1 vez
avatar
Robbert Bolton
Lord

Lord

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Actualmente 'Desembarco del Rey'

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Mensaje por Erënya Mormont el Lun Ago 01, 2016 10:51 pm

Sí, seguro que mi padre habría dicho que tendrían que arrastrarme hasta el bosque de dioses para que me casase o algo por el estilo. No perdía jamás la oportunidad de presumir de hijo y lamentarse de hija cada vez que se reunía con algún gran señor. Para él, yo no era más que una carga, una decepción y un error que no podía enmendar. Sonreí cuando quitó importancia a las habladurías que pesaban sobre mí, y me encogí de hombros cuando comentó que tendría que ser yo la que se sintiese incómoda por la situación.

- No soy una dama al uso, Lord Bolton -comenté, despreocupadamente-. Supongo que mi padre os hablaría sobre ello al arreglar mi matrimonio.

Tras sentarnos e intercambiar algunas impresiones sobre la justa, su pregunta me hizo clavar mis ojos en los suyos, tratando de discernir en vano en qué pensaba. Debido a mis experiencias, estaba acostumbrada a analizar la personalidad y forma de pensar de la gente, y no era algo que se me diese mal, pero no había nada que analizar en Lord Bolton. Su rostro era impenetrable, una máscara de hielo, severo y pétreo hasta el extremo. Me pregunté si de verdad sería capaz de sentir alguna emoción.

- Mi padre me ha prohibido terminantemente participar en ninguna prueba del torneo bajo el blasón de nuestra Casa -respondí, yendo directamente al grano, como era habitual en mí-. Tal vez tenga miedo de que la gente descubra que al menos uno de sus retoños tiene sangre en las venas, no lo sé. Pero el único motivo por que que yo participaría en la melé y el resto de pruebas sería para elevar mi honor y el de los míos, y él lo sabe -me encogí de hombros otra vez-. Nunca he hecho nada que haya traído deshonra al nombre de mi Casa. Todas mis antepasadas han sido mujeres guerreras, y por lo que mi ama de cría me contó, mi madre estaba orgullosa de esa tradición de la Isla del Oso. Y, sin embargo, a mí no se me permite honrar la memoria de mis ancestros -mi tono era duro, directo, incluso severo. Aquello era algo que siempre me había enfurecido, que mi padre rechazase la tradición guerrera de las mujeres de la familia simplemente por odio hacia mí-. Pero en fin, no es algo que pueda cambiar ni aunque discutiese durante mil años con él. La tozudez es el único rasgo que me ha legado, al parecer -concluí, suspirando con hastío.
avatar
Erënya Mormont
Noble

Noble

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 14/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Mensaje por Robbert Bolton el Mar Ago 02, 2016 12:22 am

-Sin dudas. La conversación sobre este matrimonio fue de lo más entretenida- comentó sin cambiar el tono o la expresión un ápice.- Vuestro padre no estaba muy convencido entre hacerme querer esa alianza o suplicarme que huyera de unir a nadie de mi sangre con vos. De lo más divertido que he visto en mucho tiempo- Soltó una carcajada tan fría que casi parecía hielo resquebrajándose.- No sé si os alegrará saber que mi hijo tampoco es un lord al uso. Por ello su esposa debe ser poco convencional, pero no diré que es por eso por lo que os elegí para él. Como ya sabréis es todo una alianza entre linajes, más allá de vos y mi hijo, es un legado.

Si esa mujer iba a ser su nuera y puede que en algún momento, señora consorte de Fuerte Terror -quizás señora o regente, si el inútil de su hijo terminaba muerto en algún momento- era mejor que fuese entendiendo como funcionaban las cosas y más aún, como las veía el actual señor norteño, pues esperaba que hubiese un legado y una continuidad de sus manos a las de su posible nieto. Como no era dueño de su propia vida, debería buscar planes alternativos por si moría antes de ocuparse personalmente del tema.

-Se os olvida, Lady Mormont, que aunque una mujer guerrera que salva a su gente, vence enemigos y gana batallas es valorada, alabada y recordada, eso no significa que los nobles de este reino estén preparados para que os exhibáis. Cuando se necesitan héroes en tiempos oscuros todo viene bien, pero en tiempos de paz el hombre a las cuentas y la mujer a la cocina- explicó con contundencia y claridad.- A pesar de todo es cierto que vuestro padre no ve el potencial que tenéis y parece poco conocedor de que el agua siempre encuentra un camino y que aunque intentes contenerla, terminará escapando de tus manos- dijo mirándola. La joven tenía unos ojos que solo podían definirse como eso, el agua helada del Norte, aquella que corría por los ríos con un leve reflejo verdoso.- Comprended a vuestro padre, a fin de cuentas, una mujer con carácter tiende a ser vista como un problema. Ahora sois el suyo, el de vuestro hermano, si no os encontraba un esposo y entonces lo seréis de la familia de vuestro esposo. Es normal que no quiera que trascienda en exceso este hecho, pero como os dije, vuestros defectos no son algo que me preocupe. He tratado con yeguas tozudas y es destreza el domar a un animal para que no pierda su fortaleza pero no se te vuelva en la contra... Comportaos conmigo y vuestra vida será mucho más liviana y sencilla que con vuestra familia- prometió. La amenaza del camino contrario estaba implícita sin tener que pronunciarla.- En mis tierras mando yo y os vale más tenerme a mi a vuestro favor que a mi hijo- admitió viendo como les servían la comida, sin romper el contacto visual con ella.- Como quiero que esta relación familiar inicie con buen pie...- inició- y demostraros que nos os vendo promesas vanas para que os encaméis con mi hijo sin incidentes, os daré un gesto de buena voluntad por mi parte. Una prueba de cómo os serán las cosas si cedéis a mis escasos y evidentes deseos como suegro.

Nietos, obediencia y la justa disciplina para que las cosas estuvieran en su justo lugar en sus tierras. No era tanto a sus ojos, pero estaba claro que esa chica estaba acostumbrada a las imposiciones de su padre y a ignorarlas por sistema, así que necesitaría del sistema mediante acción-recompensa para lograr resultados.
avatar
Robbert Bolton
Lord

Lord

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Actualmente 'Desembarco del Rey'

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo debes hacerlo tú mismo || Erënya Mormont

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.