Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


No hay alianza más fuerte que la sangre | Privado

Ir abajo

No hay alianza más fuerte que la sangre | Privado

Mensaje por Amira Jordayne el Jue Jul 07, 2016 4:38 am

La carta que el cuervo había traído consigo todavía estaba arrugada en su mano. Hace semanas ya que el ave de plumaje negro se había acercado al hogar de los Jordayne y había hecho llegar aquella invitación cuya letra manuscrita y curvilínea venía de pluma y mano del Maestre de Desembarco del Rey, un hombre de quien había escuchado mucho, pero que nunca había visto. Ese papel, amarillento y cuya tinta corrida adivinaba que ya varios días había pasado siendo leído una y otra vez, no tenía nada de personal, sino todo lo contrario. Uno podía imaginar cómo cientas de aquellas cartas se habían hecho para ser enviadas por todo Poniente, escritas una y otra vez por el mismo anciano de mano arrugada y cuyos dedos, a pesar de lo temblorosos, se la arreglaban para mantener la pluma en alto antes de escribir. Su firma daba la autoridad que los años querían quitarle, con un estampe al final que indicaba que aquel mensaje distaba de ser una broma de mal gusto. No. Era verdad que se celebraba un torneo en Desembarco del Rey, y que los nobles debían asistir si no querían quedar al olvido de las cosas que se planeaban en aquel Reino.

Amira elevó su rostro al horizonte y soltó la carta al mar. Las olas que vivas y despiertas golpeaban la proa se la tragaron sin pensar en la importancia de su mensaje o en el peso de quien firmaba. Para aquel mar dominante, señor y amo de todo aquello cuyos ojos ahí alcanzaban a ver, los hombres no eran más que sucesos que iban y venían, no como él, que en cada movimiento demostraba ser eterno. La joven de oscuros ojos se quedó por un momento viendo cómo aquellas olas devoraban el papel y lo hundían, presumiblemente, hasta el fondo de sus arenas. La tinta debía de correrse y quizás un pez, confundido y contrariado, se lo comía sin suponer que al hacerlo comía parte de lo que la corte de los Dragones eran: imposición disfrazada de galantería. Y aquel pez sería comido por otro, uno más grande, más temible que aún a un pez que llegase a adivinar la imposición, sería acallado por los miedos y la amenaza que aquellas criaturas aladas y escamosas producían. Así nadie se atrevía a hablar.

El sol ya caía y sus últimos rayos teñían de rojo y rosado el cielo cuyas nubes danzaban, airosas y ligeras sobre su cabeza. A su alrededor se oían gritos y murmullos de los marineros que tan acostumbrados estaban a ese barco y a ese mar, barco que no era el propio, pero en el cual había estado ya alguna vez con anterioridad. La media luna y la espada ondeaba sobre el mástil principal, orgullosa de proceder de aquella lejanas y calurosas tierras de Dorne, que tan distintas eran a la ciudad que los recibiría al atardecer próximo. El sólo pensar en aquella multitud de gente correteando, el aroma a orina de sus escondrijos y el miedo con el que todos parecían mirar la Fortaleza Roja, le daba asco. Aquel pensar se reflejaba en el ceño fruncido de sus bellas facciones, despejadas gracias a la larga trenza que caía tras su espalda. Sus manos se aferraron a la baranda y cerró los ojos imaginando la caída de los dragones como un evento real, y no sólo una proyección de sus sueños. El hundimiento de aquellas horribles y terroríficas criaturas tragadas por el fondo del mar. Y el olvido de sus lenguas de fuego para la humanidad, casi como si nunca hubiesen existido.

Entonces escuchó tras de sí unos pasos. Abrió los ojos y alzó el mentón, observando el joven que se paraba a su lado-. ¿Habéis dejado el timón por fin? Pensé que vuestro brazo no podría volver a moverse- comentó, sonriendo en la comisura de sus labios y volviendo a mirar el mar, cuyo rojo reflejado por el color del cielo le recordaba el color de la sangre de un naufragio que tanto daño le había hecho a su familia.
avatar
Amira Jordayne
Lady

Lady

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 29/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay alianza más fuerte que la sangre | Privado

Mensaje por Dante Dayne el Sáb Jul 09, 2016 4:07 am

-Tu última información fue muy acertada y lamentablemente significó la muerte de varios de tus antiguos amigos, así que te premiaré por eso- la gente de campoestrella preparaba los últimos detalles antes de comenzar el viaje hacia desembarco del rey, pero antes que cualquier otra cosa Lord Dayne se había citado con aquella que contra su voluntad tenía que seguir respondiendo a sus caprichos… Una víctima de los ideales de su marido, pero igual de culpable a los ojos de Dante -Te permitiré viajar a desembarco con nosotros, si eres buena chica y consigues buena información incluso puede que te deje estar con ella en algún momento - aquella sí que fue una buena noticia para la mujer, sus ojos que minutos antes habían parecido vacíos ahora brillaban con nueva vida y no dudó en mirar a su señor con gratitud -Ya te dije que no podías mirarme al rostro a no ser que te lo ordenara, ya sale de mi vista y ve a cambiarte no puedo llevarte así vestida en mi barco-. La mujer quizás era una víctima en toda aquella historias igual que lo había sido él, pero poco le importaba a esa altura, todo lo que sabía era que le faltaría vida para vengarse y que aquello no hacía más que comenzar… Pero ahora tenía que dar comienzo a una nueva etapa para él, aquella sería la primera vez que visitaría desembarco siendo un Lord y esperaba sacarle todo el provecho posible a la situación.

Los planes para el viaje eran simples, no viajaría con un ejército ni nada por el estilo, sólo una escolta personal a la que esperaba se sumará la de su prima la cual viajaría con él desde Tor en donde atracaría sólo por un día para luego emprender el viaje sin detenciones hasta desembarco del rey, si el tiempo era favorable y no existían contratiempos en el mar angosto deberían llegar a tierras de la corona dos días antes de que comenzaran las celebraciones, tiempo suficiente para entablar algunas conversaciones con otros de los señores que visitarían en lugar, además de discutir otros de los supuestos temas importantes que se tratarían en este festival que disfrazaba el propósito de reunir tantos señores en el mismo lugar... y en el caso de que todo estuviera mal o no tuviera sentido alguno, por lo menos arrastraría con él a Amira al mal rato.

La parada en Tor fue bastante breve, por suerte Amira había comprendido perfectamente el mensaje de "será una breve parada", ciertamente no era uno de esos encuentros de los que hablan los cuentos de caballeros, pero tampoco era algo anormal en ellos, no eran precisamente la pareja de primos más cariñosos o al menos no los más expresivos. Salvo un breve saludo no tuvieron otro encuentro hasta que el barco de los Dayne estuvo una vez más navegando hacia el norte. -Así es la vida de los Lord, si no hago yo que todo funcione bien esto es un desastre, pero ya no tienes que seguir extrañandome- Le respondió mientras se ponía a su lado y observaba el horizonte por unos segundos y luego se giraba apoyándose en la baranda, a fin de cuentas ya se hartaría de ver el mar en lo que les quedaba de viaje. -Fue una sorpresa que aceptaras la invitación para ir a desembarco, no pensé que hubieras renovado tus gustos por los juegos de caballeros ¿O estas pensando entrar en la pelea cuerpo a cuerpo a golpear pequeños lord?- a pesar de que Dante había sido nombrado caballero hace ya muchos años, nunca se había sentido como uno y tampoco gustaba demasiado de esa clase de eventos pero este en particular tenía asuntos que lo volvían más interesantes.
avatar
Dante Dayne
Lord

Lord

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay alianza más fuerte que la sangre | Privado

Mensaje por Amira Jordayne el Miér Jul 13, 2016 6:12 pm

Con su vista en el extenso paraje marino bajo la luz del atardecer, Amira escuchó las palabras de Dante alzándose sobre el vigor de las olas en ese mar, que en ese momento, se hallaba con una grácil calma. Su perfil lo observaba de soslayo, cautivada todavía, y para siempre, por aquel baile de lenguas de agua que había a sus pies. Así como muchos se veían hipnotizados por el fuego, ella siempre se había visto hipnotizada por aquella danza que nunca parecía perecer. El movimiento eterno, según su madre le había dicho en más de una ocasión.

Entonces él hizo una pregunta que no dejaba de ser importante. Tras el funeral de su padre se había prometido a no volver a pisar nunca aquella ciudad. Lo había dicho embargada por el dolor de la pérdida y la rabia de su muerte, tan absurda e incontrolable para cualquier humano normal. Sus ojos entonces, fríos, duros y aguados por las lágrimas habían llamado a Desembarco del Rey la ciudad maldita; y aunque hoy seguía pensando lo mismo de aquella apestosa y tumultosa ciudad, volvía a ella por un llamado de un viejo Maestre, preparada para las humillaciones que todos los nobles de todos los páramos recibían ante la exhibición de la fuerza de aquellas horribles y escamosas criaturas que aterrorizaban al resto de la población. Con ese pensamiento la serenidad de sus facciones se endureció un poco. Su cabeza llevaba un tiempo pensando en algo, algo tan grande y tan peligroso que la llegaba a asustar. Pero estaba convencida que no había otra manera de actuar frente al peligro, que aunque pareciese lejano, no dejaba de ser real. Su padre no era ni sería el primero en morir de una manera así de absurda.

- Quiero acabar con los dragones- dijo entonces con firmeza, pero sin necesidad alguna de alzar la voz. Su espalda de irguió al decirlo de manera inconsciente, y su mentón, orgullosamente alzado, demostraba que la necesidad de aquella tarea debía ser más fuerte que el miedo a llevarla a cabo-. Acabarlos y romper el poder de su fuego, ¿sabes?. Terminar con el miedo que producen sus amarillentos ojos y escamoso cuerpo- y el asco que se sentía en su voz al decir aquello no era menor a la repulsión que fulguraba en sus ojos. No con muchos podía decir aquellos de manera tan directa y real, pero Dante era de aquellas personas que comprendían el dolor de la pérdida. La suya se había dado de manera muy diferente, era verdad, pero por lo mismo él podía aplacar el dolor en la venganza personal que llevaba acabo. Ella en cambio, y tantos otros que habían visto perecer a sus amados por culpa de una criatura cuyo poder era mucho mayor a su inteligencia, y su control nulo si su jinete no estaba sobre su cuerpo, no conocían venganza alguna. Las posibilidad de vengarse era tan mínima porque el miedo y el mito se sumaban y llevaban a un torbellino de resquemores que impedían planear una manera de devolver la justicia a un acto tan maléfico. Pero ella quería romper aquel círculo de temores y llevar a que aquellos actos dejasen de quedar impunes-. Nadie debería ver cómo su familia o su pueblo muere sin poder hacer algo al respecto. Es ese miedo y aquella reverencia que tantos tienen frente a quienes se creen dragones en cuerpo humano, me molesta, me revuelve las tripas, me produce insomnio. He pensado mucho en ello, y si los dornienses pudimos hacer frente a su fuego y ser el reino libre que somos, ¿por qué, acaso, debemos temerles? ¿por qué dejar que sus criaturas nos sigan haciendo daño?- cuestionó verbalizando sus pensamientos con esa rabia que traía adentro, aquella que a cada día se hacía más honda, y cuyo resentimiento la llevaba a imaginarse a sí misma con una espada matando aquellas criaturas, algo fantasioso, pero agradable en su cabeza-. ¿No crees que sólo en nuestras manos está la posibilidad de cambiar aquello?- preguntó entonces girando su rostro del todo hacia él.
avatar
Amira Jordayne
Lady

Lady

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 29/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay alianza más fuerte que la sangre | Privado

Mensaje por Dante Dayne el Miér Jul 20, 2016 7:24 am

Las pérdidas eran complejas, no iba a culpar a Amira por el como estaba manejando ella la pérdida de su padre, él no era nadie para cuestionar las formas menos sabiendo cómo estaba llevando el mismo sus propias pérdidas, pero aquello que le planteaba era complejo de hecho no era algo que fuera a poder conversar con ella en otro lugar puesto que sólo la seguridad de su barco le ofrecía la posibilidad de tocar un tema tan delicado como la destrucción de los los Targaryen… Si, los Targaryen, Amira había hablado en todo momento de destruir a las bestias pero a la larga eso significa la destrucción de la familia real ¿es que a final de cuentas que son los Targaryen sin sus dragones? Sólo un montón de locos incestuosos que se han encargado a través de los siglos de sembrar odio y cubrirlo con el temor que provocan sus bestias. Destruir a los Targaryen sonaba en los oídos de Dante como una buena forma morir para alguien que ya no tenía mucho más en la vida para perder -Mira, quién lo iba a decir mi prima toda una traidora… Las casas de poniente son cobardes, no harán mucho contra eso, nunca lo han hecho… es más fácil matar a los Targaryen y después a sus dragones, sin un jinete un dragón no es más que una bestia, grande y fuerte pero una bestia-. Amira era el único familiar directo que le quedaba, una prima por línea sanguínea de su madre… Algo bastante distante quizás pero un lazo suficientemente fuerte como para no dejar que muriera en planes sin sentido.

Dorne ya había logrado asesinar a uno de los dragones, al menos se sabía que no era imposible destruirlos, pero no iban a poder ellos dos solos, era un camino muy largo por recorrer pero probablemente ese era el mejor momento para comenzar a andarlo -¿Eres consciente de que este será un juego muy largo si ese es el camino que quieres tomar? No podremos llegar desembarco saltando por la borda con la espada en mano… Si quiere mi ayuda te la daré, eres de mi sangre, pero tengo mejores planes en la vida que podrirme en un calabozo, primero tenemos que averiguar, seguro en poniente hay alguien más con estos pensamientos y sería bueno saber cuál es la postura de los Martell-. En la cabeza de Dante ya se comenzaban a dibujar cientos de planes he ideas con las que llevar a cabo ese objetivo, era complejo y probablemente fuera la tarea de toda una vida pero al menos aseguraría un futuro diferente para las próximas generaciones.

Las ideas de su primera sonaban bien como una frase de libertad que se grita en el mercado, por un momento también se llegó a imaginar como aquel alborotador había gritado las mismas cosas en campoestrella antes de tomarlo y matar a su familia... pero Amira era su primera y no tenia mucho más que hacer que apoyarla, era el ultimo familiar vivo que tenía -De todos modos intenta no repetir esa historia fuera de este barco, aunque no lo creas me gusta mi cabeza justo donde esta, sobre mi cuello, si vamos a matar dragones es más fácil hacerlo vivos-. Matar un dragón... aún debía pensar como iba a hacer eso, todo lo que sabía era que lo mejor era apuntar a los ojos y el gran problema era que él nunca había sido un gran arquero y a diferencia del general de los orgullosos dornienses nunca había manejado muy bien las lanzas, lo suyo y lo de los Dayne eran las espadas, pero por mucho que fuera un mandoble era muy probable que un colmillo de dragón fuera más largo que el alcance de su brazo -Sólo por casualidad ¿Tenemos algún plan? quizás podría enviar a la chica esta a conseguir información para mi, es probable que en poniente tengamos a otros Lord con aires de oprimido-
avatar
Dante Dayne
Lord

Lord

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay alianza más fuerte que la sangre | Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.