Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Maegor Velaryon el Miér Jul 06, 2016 2:17 am

Fortaleza Roja. Por la mañana, minutos después del desayuno.
vestimenta:

El día lo tenía planeado, mientras los demás esperaban encontrar los mejores puestos para ver la fase de duelos mano a mano en el Torneo, Maegor tenía planeado otros asuntos. Primero se dirigiría a la calle del acero, sus armas eran muy buenas y especiales, pero no tendrían nada que hacer si el fuego de un dragón las quemaba. Un arma quemada de sobremanera perdí su filo y su firmeza, un golpe contra cualquier objeto y se partiría en mil pedazos. Le encantaría poder llegar a encontrar un arma de acero valyrio, pero en aquella ciudad no sería posible, a menos que tomara las armas legendarias de la casa Targaryen y, estaba más que claro, nunca haría eso.

El desayuno había sido ligero, sus sirvientes siempre le llenaban la mesa de comida y él no hacía más que beber una infusión de hierbas y poco más mientras estudiaba un libro de la biblioteca personal de los Targaryen, ese sacado con permiso. El tema que el rey había tocado en el baile le había dejado muy pensativo y ansioso, más en su rostro aquello nunca se reflejaría, su rostro estaba calmo y serio, como siempre.
No pasó mucho tiempo hasta que un sirviente llegó con un mensaje, lady Cassandra Baratheon le invitaba a compartir el desayuno. Maegor no podría estar más desinteresado en aquello, pero tenía en conocimiento que Cassandra era una mujer cercana a los Targaryen, por línea de sangre. La sangre valyria corría por sus venas, más no se reflejaba en su aspecto, tal vez verle más de cerca la daría una idea de cuánto podría influir aquella codiciada estirpe en alguien que no la mostraba a simple vista.
La curiosidad le ganó y, antes de salir a hacer lo primero que debía, se dio un tiempo para ir a ver a Lady Cassandra.

Un guardia de la casa Baratheon abrió la puerta a donde se alojaba lady Cassandra, no sabía si estaría con el resto de su familia ni mucho más, todo aquello estaba fuera de protocolo, no era algo que le importara en lo absoluto al Velaryon, pero era algo fuera de lo normal por parte de una dama.
Pasó el umbral y dentro había algunos guardias de la misma casa acomodados en la habitación, sirvientes que iban y venían con bandejas de comida, una mesa con una gran cantidad de la misma y, al final de esta, estaba sentada lady Baratheon. Maegor, con sus manos en la espalda y su rostro casi inexpresivo inclinó levemente su cuerpo. – Lady Cassandra. – Dijo, simplemente, antes de empezar a dar pasos para adentrarse más en el lugar. - ¿Cuáles son las razones por las que ha pedido mi presencia? – Preguntó, antes de que pudieran empezar con las formalidades, no le agradaba el hecho de estar saludando cariñosamente, recibiendo comida que no quería y halagos que no buscaba. Tampoco los daría, por lo que fue completamente directo.

Maegor Velaryon
Noble

Noble

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Cassandra Baratheon el Jue Jul 07, 2016 6:39 am

Visitar la fortaleza mítica de los dragones bajo el esplendor de la corona le había dado fuerza a sus afirmaciones y ambiciones. Cassandra veía por las noches las estrellas y se imaginaba cómo se sentiría sentir la brisa nocturna acariciar con ternura su rostro, montada sobre el lomo de alguna de esas bestias antiquísimas. ¡Todo lo que podía llegar a hacerse respetar! No todos los nobles podían tener la oportunidad de domar un dragón, y si ella lo lograba entonces admiraría a muchos. A sabiendas de que soñaba con ser respetada, se permitía estar en las nubes de esa forma porque no permitía que sus ilusiones se interpusiesen en su camino real. La joven Cassandra había viajado un considerable tramo para asistir a un evento social y político en la celebración del día del nombre del Rey Viserys I, algo que sin duda serviría para que pudiese forjar los lazos que tanto necesitaba en su camino a convertirse en la señora de Bastión de Tormentas.

Cassandra había oído mucho de la servidumbre y sus padres de un caballero de la casa Velaryon. El hermano del actual regente, famoso por su amplio conocimiento y también un carácter severo. Hace mucho tiempo tenía pensando en un encuentro con aquel hombre pero no se le ocurría ninguna situación en la que pudiese estar sola, y mejor aún, que nadie se enterase de eso.

Con ayuda de sus damas de compañía y unos criados, Cassandra puso manos a la obra en su plan. Un lindo día por la mañana redactó el pergamino para citar a Maegor Velaryon a sus estancias, con el motivo de poder compartir un desayuno. No quería al hombre para llenarlo de cortesías si no para que la iluminase con su saber sobre dragones, por lo que no puso ninguna razón específica para la citación, y esperó. Fue vestida con un bonito vestido azul celeste y esperó en una mesa para ella sola, larga, en la que sólo habían dos asientos: uno en cada extremo. En todo lugar donde viese había comida, y la habitación se bañaba con la luz de un día comenzando, con un matiz alegre.

Cassandra esperó bebiendo zumo de naranja fresca. No tuvo que aguardar mucho más, porque Maegor arribó, no con una cara hecha para conquistar y ser simpático exactamente. Para fingir que tanta brusquedad no le importaba, Cassie esbozó una sonrisa.

Mi señor, buenos días. —Saludó, obviando por completo la falta de cortesía—Por favor, concededme una pequeña parte de vuestro tiempo sentándoos conmigo.  Venid, venid. Pedid lo que queráis, mis criados os lo traerán tan pronto como abráis la boca.

Hizo un gesto delicado con la mano para invitarle. Sabía que el que se negase podía desembocar en ofender a una dama noble, y si Maegor era tan inteligente como se veía, no iba a querer eso.

Creo que mi pequeña llamada a una reunión os ha pillado en un mal momento, mi señor. Me disculpo si ha sido así. Veréis, a mis oídos ha llegado que sois un hombre muy letrado en temas que atañen a los dragones, y quería saber qué tan cierto es eso. —Entrecerró los ojos, entrelazando sus dedos sobre la mesa—Me figuro que será importante para mí en el futuro.

Cassandra Baratheon
Dama

Dama

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Maegor Velaryon el Jue Jul 07, 2016 7:13 am

La cortesía de Cassandra era digna de toda dama, más Maegor era un hombre que no necesitaba de tanto. Se podía considerar afortunada por haberle aceptado aquello y haberle saludado, el rango de aquella mujer le obligaba. Además, no debía insultar a ningún noble que en un futuro podría ser una poderosa alianza, aquella mujer era de la casa Baratheon, no era una simple vasalla de una casa menor, sino todo lo contrario.
Su mirada se quedó clavada en ella un momento en lo que veía el ademan que le invitaba a sentarse, había estado sentado toda la mañana, pero ya estaba en aquel lugar, debía ser respetuoso cuanto menos. – Fruta del Dragón. –[/i] Le dijo a uno de los sirvientes, en vista de la propuesta que Cassandra le ofrecía. La fruta del dragón era una fruta color rojiza con ciertas protuberancias parecidas a pequeñas escamas, crecía en las Islas del Verano, y su sabor combinado con algunos cítricos era en verdad delicioso, puesto que carecía de toda dulzura.

Una vez dicho eso se paseó hasta llegar a la otra silla que estaba en aquella mesa repleta de frutas, observó todo, sin ánimos y sin esperanzas de encontrar algo que le pareciera apetitoso. Solo una de las velas allí presentes en la mesa le invitó a acercar su mano, dejando el reverso sobre ella y que el pequeño fuego se esparciera equitativamente en la pequeña porción del reverso de su mano, hasta donde las pequeñas llamas pudieran llegar. Sin poner en peligro su ropa, claro. Un pequeño gesto que siempre le llamaba cada que encontraba un poco de fuego.
La atención estaba sumida en ese pequeño pedazo de fuego que había en la habitación, más cuando Cassandra empezó a hablar sobre aquel tema su atención se desvió hacia ella. Retiró su mano del fuego y la puso en su espalda, sin esconder ninguna marca, pues ninguna allí había. [i]- ¿Será importante para usted, lady Cassandra? –
Preguntó, con cierta frialdad en lo que caminaba hacia donde estaba la dama, pasando por alto, nuevamente, todo lo que había en la mesa.

-Los rumores no son mentiras, he pasado gran parte de mi vida estudiando a esas magnificas criaturas. Incluso al dragón de mi cuñada, cuando he tenido la oportunidad. – De lejos, claro, nadie se acercaba a un dragón, por más domado que estuviera, aquellas bestias podían ser celosas y que solo sus jinetes dejaran que se acercasen, más de una vez en el Pozo donde eran guardados en Desembarco, los criados han sido parte del aperitivo. - ¿En vuestra sangre corre la sangre de la antigua Valyria, no es así lady Baratheon? – Preguntó, una vez sus pasos le llevaron casi al lado de la mujer, mirándole hacia abajo, con un semblante tranquilo, más bastante serio.
Conocía la respuesta de aquella pregunta, entendía el linaje de la casa Baratheon en aquella época, una Targaryen fue su abuela, o eso creía. Pero necesitaba escucharlo con seguridad de los labios de la Baratheon.

Antes de que Cassandra pudiera explicarse mucho más acerca de su ascendencia, el criado llegó con la fruta del dragón, cortada en rodajas en una bandeja con un pequeño bol al lado que traía distintos cítricos para acompañar. El Velaryon tomó un pequeño trozo de aquella fruta con las manos y la comió, sin más, era un gusto extraño, entre amargo y ácido. Era curioso, puesto que aquella fruta igual podría definirle perfectamente.


Última edición por Maegor Velaryon el Jue Jul 07, 2016 10:56 pm, editado 1 vez

Maegor Velaryon
Noble

Noble

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Cassandra Baratheon el Jue Jul 07, 2016 8:06 am

Observó con deliberada atención ese pequeño gesto en el que el Velaryon exponía su piel a la llama danzarina de la vida. Cassandra enarcó una ceja. Sí, sabía que los de sangre de la vieja valyria podían tener ciertos privilegios, aparte de ser todos ridículamente atractivos. Incluso él podía serlo si tan sólo dejase esa cara permanente de haber probado un limón particularmente agrio. Era un hombre alto de lacio cabello platinado y ojos violeta claro, supuso que cuando era joven pudo haber robado uno que otro suspiro de las doncellas, pero si para entonces se comportaba como si tuviese una estaca enterrada en el trasero, no albergaba muchas esperanzas. Cassie se bebió una buena parte de lo que aguardaba su copa, aguantándose las ganas de poner los ojos en blanco.

Sí. Sí, lo será. Me intrigan bastante los dragones, y quiero llegar a ser la jinete de alguno en el futuro. Si es que no muero siendo la cena de uno. —Agregó con cierta amargura. Si bien era su sueño domar a una de esas criaturas sabía que no era un hecho que pudiese hacerlo realidad. De hecho las posibilidades de que sus restos reposasen en la panza de un dragón eran muy altas para su gusto—Creo que palabras como las mías habéis escuchado en boca de muchos. Y no sé qué deciros para convenceros de que yo soy diferente, pero confío en que podéis iluminarme con lo que sabéis, si es que tan bueno sois en esa materia.

Una cosa era tener un rumor confirmado y otra verlo en acción. Cassandra observó cómo los criados llevaban a Maegor lo que había pedido y se sintió intrigada por la fruta, pero educadamente se fijó en su desayuno, probándolo con mucho gusto de poder llenar su estómago. Cassandra no gustaba de tener gente caminando cuando se suponía que era un desayuno, en el que ambos debían guardar asiento y charlar como dos nobles que eran, así que bajó los cubiertos con toda la cortesía que pudo y se volvió hacia Maegor, los ojos pacientes y educados, pero con cierta advertencia brillando en ellos.

Por supuesto. Desciendo de los Targaryen. La herencia de su sangre aún sigue en mí. —Concedió, frunciendo un poco el ceño—Mi señor. Me estáis incomodando. ¿Podríais, por favor, tomar asiento? Así vais a poder disfrutar de vuestro plato mucho mejor. —Añadió, esbozando una dulce y súbita sonrisa.

Cassandra Baratheon
Dama

Dama

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Maegor Velaryon el Jue Jul 07, 2016 10:58 pm

La mujer era, claramente, de un carácter fuerte. Lo notó enseguida Maegor, podría aprender más de la gente de lo que pensaba acerca de los dragones de cualquier otro tema que pudieran tener.
Le miró fijamente el Velaryon, casi intentando buscar en el fondo de su alma. Él sentía algo más allá cuando veía a alguien de la sangre de valyria, era algo difícil de explicar, una corazonada más que nada. Algo que le hacía sentir cierta empatía, se sentía a gusto compartiendo aquel momento con ella, además del hecho de que le encantaba hablar de aquel tema. Aunque en su rostro no se figuraría una expresión de alegría alguna, seguía serio, incluso cuando comió aquella fruta. – Palabras como las vuestras las he oído más de una vez, lady Baratheon. – Admitió el hombre de largo cabello. – Pero muy pocos dignos, capaces de siquiera llegar a sentir simpatía alguna con un dragón. Muchos de ellos solo los quieren por el poder que conllevan, por la grandeza que traen. Y no es incorrecto, pero nunca domarás un dragón pensando en ello. – A menos de que seas completamente elegido para él, muchos de la sangre de valyria llevaban esas intenciones, sin ir más lejos, Maegor Targaryen, aquel que llevaba su nombre, Balerion fue domado por el hombre más cruel de todo Poniente, que tenía solo ansias destruir por completo a sus enemigos.

Su afirmación de donde descendía solo le dejaba más claro que sus intenciones podrían ser bien vistas. Su petición de sentarse, era totalmente aceptable. Maegor, sin decir nada, dio vuelta a sus pies y caminó hasta el otro lado de la mesa, donde tomaría asiento con mucha tranquilidad.
La mesa por suerte no era tan grande como para tener que hablar a los gritos, y la fruta no rebosaba tanto como para tener que buscar la mirada de Cassandra entre ella. Era una forma de estar a gusto. Estaba seguro que ni los criados ni los guaridas divulgarían lo que allí pasaba, no por nada Cassandra le había hecho llamar allí.
-Entonces, lady Cassandra. – Prosiguió, una vez estuvo cómodo en aquel asiento. La fruta que había pedido la tenía a su lado, pero el hambre se le había ido. Además no le gustaba comer mientras hablaba, era un gesto muy descortés, a sus ojos. - ¿Conoce de dragones? Además de los vulgares libros que son distribuidos a veces por los Maestres, claro. – Dijo, muy despectivamente acerca de aquello, creía que esos libros no estaban siquiera cerca de lo que era la naturaleza de un dragón. En parte era entendible, no era bueno divulgar mucha información, la información es esencial para un enemigo y saber de tu arma más poderosa es peligroso para cualquier general.

-Los dragones son criaturas maravillosas. Son casi tan listas como las personas, si no es que más. – Dijo Maegor, ahora más sereno en su rostro, hablar del tema le calmaba. – Puede que no hablen, pero son complejos y, a diferencia de lo que cree la gente, no son unas bestias que buscan solo comida y matar por ello. Todos necesitan comer, mi lady, un dragón también. – Agregó, aunque sea una obviedad.

Maegor Velaryon
Noble

Noble

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Cassandra Baratheon el Vie Jul 08, 2016 2:24 am

Cassandra se vio bastante satisfecha cuando Maegor hizo caso a su petición. Le gustaba que la gente acatase sus palabras, verse desestimada no era algo de su gusto y sin duda le haría rabiar en el fondo. La muchacha tamborileó sus dedos, sutilmente, sobre la superficie de la mesa conforme observaba al Velaryon con sus aires taciturnos y de saber infinito. Era casi como un maestre, sólo que no tenía ese velo de los años sobre él, ni caminaba encorvado, y claro que no tenía canas en ese pelo platinado que rozaba la perfección. Suspiró pensando en que él había corrido con la suerte que muchas mujeres deseaban. ¿Por qué los valyrios tendrían tanta suerte con su genética? Claro que ella no se quejaba. Sabía que si bien su aspecto no era de una belleza legendaria, resultaba atractiva, y eso era suficiente para hacer que Cassandra se sintiese satisfecha.

Pensar así es un error garrafal. Porque se subestima a una bestia que no debe ser subestimada, requiriéndose de ella sólo un fin vano. Yo no quiero un dragón para darme aires de grandeza ni de poder. — A pesar de que le gustaría mucho tener esa ventaja sobre su padre, no podía negarlo. Pero sus principios eran otros. Cassandra fijó su mirada en la del hombre al otro lado de la mesa, inquisidores, que buscaban al menos un halo de humanidad en Maegor Velaryon. El hombre parecía más un rostro tallado en piedra que un caballero noble.

Sí, me he instruido. Mi curiosidad no tiene límites y de vuelta en Bastión procuro codearme con gente que sepa de este tema. Pero no todos tienen la experiencia que vos. Si bien me decís que habéis dedicado toda vuestra vida al estudio de esas criaturas, ¿cómo es que aún no habéis domado alguna? —Inquirió con verdaderas ganas de saber y no con la intención de ser hiriente. Luego se percató de que el Velaryon podía tomárselo a mal pero Cassandra no se disculpó. Sólo se llevó una cereza a los labios y explotó todo su dulce sabor dentro de su boca, relamiéndose ante el jugo tan delicioso.

Quien juzgue la naturaleza bruta de un dragón es un idiota. —Fijó sus ojos en Maegor—No sé qué pensar de los que ven a un dragón como un monstruo. Como todo lo hermoso que esconde un poder sumamente devastador, debe tener la complejidad suficiente que haga justicia a sus actos. Disculpad, mi señor —se removió en su asiento, cambiando su posición para parecer más interesada—, pero quisiera saber desde qué edad empezasteis a interesaros por esta materia. Como un dato extracurricular podéis decírmelo, pues la curiosidad está rondando por mi cabeza, me pica por recibir respuesta.

Enarcó la comisura derecha de sus labios. Los ojos de Cassandra brillaron, fijos en los violáceos de Maegor.


Cassandra Baratheon
Dama

Dama

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Maegor Velaryon el Vie Jul 08, 2016 4:51 am

-No he encontrado la oportunidad apropiada para llegar a domar alguno. – Aclaró Maegor, sin terminar de ofenderse por la pregunta, algo que era algo extraño en él, en otro momento tal vez se habría puesto de pie y se habría ido, pero ahora el tema que se conversaba era en verdad entretenido para él. – Pese a ser cercano a la casa Targaryen, nunca me he visto con el honor de poder encontrar algún dragón para domar. Hasta ahora. – Caníbal había sido anunciado por el rey hacia poco, conocía el dragón hace bastante y lo tenía en vista para ir a por él. Pero ahora con esa jugosa recompensa era aún más interesante el buscarle, su paciencia le había servido para bien y ahora podía ganarlo todo… O perderlo.

Escuchó con la mirada fija hacia lady Cassandra cada palabra que salía de su boca, eran casi las mismas que él tendría en opinión a los dragones y sus razones tampoco eran muy egoístas, aunque el hecho de querer domar a un dragón siempre era egoísta en esencia. De igual forma le corría la duda en su cabeza del por qué quería hacerlo, tal vez sería por lo mismo que él, solo por el simple hecho de tener bajo tu merced a una criatura tan bella como lo era un dragón.
Dejó de lado todo lo que dijo hasta cuando preguntó por él, entonces levantó una ceja. – Desde muy joven, siempre he tenido cierta fascinación por esas criaturas. Y más aún cuando la esposa de mi hermano ha llevado al suyo a Marcaderiva. – Meleys había sido su principal fuente de información desde que estaba allí, lejana claro, pues el dragón era algo celoso y no dejaba que muchos se le acercaran tanto, aunque Rhaenys había llevado a Corlys en ese dragón alguna vez.

Entonces tomó la copa del vino que estaba delante de él para saborear un poco con sus labios aquella bebida, sin tomar nada de golpe, prefería estar lucido ese día. - ¿Y usted por qué desea tener un dragón bajo su merced? – Preguntó Maegor, como si nada, algo le había revelado antes con su padre, pero quería saber una historia más… Completa.

Maegor Velaryon
Noble

Noble

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Cassandra Baratheon el Sáb Jul 09, 2016 2:07 am

Cassandra pidió, con gesto hecho con la mano, que rellenasen su copa con más zumo. Los criados atendieron sus deseos pronto, depositando también cerca de ella unos pastelitos de fruta que tanto le gustaba. Se permitió unos segundos de silencio mientras se llevaba a una de esas delicias a la boca, regodeándose con tan exquisito sabor. A veces lo que más disfrutaba de haber nacido noble era el privilegio de tener una mesa llena de comida, pero como dama, no debía abarrotarse tan seguido, pues esa figura delgada y estilizada no se ganaba comiendo sin decoro. Hizo de tripas corazón al dejar a un lado la bandeja, pasando los pastelitos con más zumo, que aclaró su garganta, dejándole una agradable sensación de frescura.

Bueno, sin duda es una historia agradable en el margen que la realidad impone. —Suspiró, había oído tantas tragedias exageradísimas que justificaba entre lágrimas de cocodrilo el amor por algo. Por lo menos esa cara de amargura que se gastaba Maegor no era en vano. A Cassandra no le gustaba que tratasen de hacerle creer en cuentos de fantasía—Si está en vuestro destino ser merecedor de esa oportunidad, seguramente vais a poder surgir victorioso. Veo que sois un hombre curtido e inteligente. Sé que vais a saber bien usar eso. —Añadió estudiándolo con ojo crítico.

Estaba al tanto de la ofrenda del Rey para el osado que lograse domar al dragón que llamaban Caníbal, una bestia que no tenía ningún decoro para tener su festín a base de humanos, animales, e incluso otros dragones. Era un reto muy arriesgado, y aunque llevaba muy poco tiempo tratando con Maegor le llenaría de pena saber que había fracaso en el intento de domar a Caníbal.

En todo caso rezaré por vos, mi señor. Para que el Padre y el Guerrero iluminen vuestro camino y le den la victoria que ansía. —Él en ningún momento le dijo que iba a por el dragón, Cassandra asumió con astucia que eso pasaría. No había que ser una mente conspiradora para caer en la cuenta: tan fanático de los dragones, ahora uno venía a por él y el domarlo vendría con un regalo más jugoso: tierras y oro. ¿Quién en su sano juicio perdería semejante oportunidad de tener los recursos para llevarla a cabo?

Yo me he cansado de viajar a caballo. Quiero saber qué se siente tener el viento soplando contra mi rostro y ver el mundo bajo mis pies sobre el lomo de un dragón. Quiero a un amigo que me pueda defender al estar en problemas. Y también —añadió, su mirada oscureciéndose—ver cómo mis enemigos perecen entre los dientes de una bestia así. O bajo su llama. El final que te ofrece un dragón no es bonito para quien lo abrace, pero sí para el que lo mira.

Se hundió en su asiento, de repente los ojos se le perdieron en la llama de la vela, bastante taciturna.

Cassandra Baratheon
Dama

Dama

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cuentos y venados. [Cassandra Baratheon]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.