Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Mazdhan zo Loraq el Lun Jul 04, 2016 10:44 pm

Mediados del año 124, hace 5 años.

Las puertas de la gran pirámide de Meereen se habían abierto para recibir a los representantes de las más grandes familias de la ciudad y a poderosos comerciantes y amigos venidos de todo Essos ante la invitación de Mazdhan zo Loraq, Rey de Meereen, Vástago de Ghis, Octarca del Antiguo Imperio, Maestro del Skahazadhan y Sangre de la Arpía. El primer rey que la Bahía de Esclavos viese desde la época del gran imperio Ghiscari, y por lo que se rumoreaba y lar razón de que todos esos influyentes hombres y mujeres hubiesen acudido, quien buscaría restaurar la antigua grandeza de su civilización.

El hogar del rey estaba engalanado con una desbordante opulencia, hermosos tapices centenarios en las paredes, decoraciones de oro y plata por donde uno alzara la mirada, una cantidad de esclavos y siervos que debían estar en relación de tres por cada invitado y la seguridad debía ser de cinco por cada uno. El rey no había escatimado en gastos para agasajar a sus invitados. En el gran salón, una de las salas más altas a las que los invitados podían acceder, estaba dispuesto con sillones, tapices y cojines por todo el lugar, era un espectáculo de seda y colores que invitaban a los recién llegados a escoger el que más le gustase, una vez establecidos los esclavos sirvientes comenzaban a pasar las bandejas con comidas y bebidas, luego de eso una fila de esclavas y esclavos de cama iban a recibir a los invitados quienes se quedaban con quienes fueran de su gusto para que les hicieran compañía durante la velada. ninguna copa alcanzaba a vaciarse antes que fuera rellenada y la comida no dejaba de ser servida hasta que la persona explicitamente lo solicitase.

El sillón que usaba el rey estaba en una zona más alta, no era el trono pues para eso estaba la sala real, pero no por ello era menos elegante, una enorme arpía en su respaldo pero a su vez tapizado con telas y cubierto con cojines pues ese era después de todo un lugar de festejo. A los pies del rey habían tres siervas y dos siervos vestidos con prendas ligeras, los juguetes favoritos del rey, al menos en ese momento. La gente que llegaba venía a presentar sus respetos y entregaba un regalo al anfitrión, que estos esclavos acercaban al rey para que lo mirase y luego, según su gusto por este, los ubicaba a su lado, mientras más le gustase más cercano al rey era ubicado.
avatar
Mazdhan zo Loraq
Rey

Rey

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Thyia Stark el Mar Jul 05, 2016 4:19 am

Su señor entró a la pequeña habitación en que estaba viendo el horizonte árido y sin fin, venía con su cálida y amplia sonrisa enseñándole una túnica blanca y brazaletes ocre que dejó en la cama para que los observara- ¿Por qué?- se limitó a preguntar sentándose en la cama a detallarlos, aquellos regalos siempre incluían un motivo, un evento, un visitante, una misión, jamás llegaban porque sí, pero el hombre devolvió su pregunta con otra para verificar que le gustaba la prenda- es hermoso, pero ¿por qué?- le insistió hablándole con la confianza que se tenían cuando nadie más veía y ahí estaba él, hablando de una invitación del gran y poderoso rey de Meereen a la que asistiría como uno de sus invitados de honor, pero al captar que ella solo quería saber porque el vestido resumió todo a un "vendrás conmigo", en alguno de sus viajes, según contaba le había hablado de ella y el rey o sus invitados, tal vez por simple cortesía le había dicho que le trajera la próxima vez que le visitara y ese momento había llegado. Asintió aceptando el presente y se dispuso a descansar, la noche siguiente sería entretenida o eso prometía su amo.

El día siguiente le pareció un pestañeo, como si las horas se hubiesen evaporado después del desayuno y retornaran al atardecer cuando empezó a arreglarse para asistir con su amo a la fiesta que se ofrecía en la pirámide, su expresión era serena pese a que por dentro sentía curiosidad por ver el interior de la misma pero nada de lo que hubiese imaginado alcanzaba a ser la majestuosidad de la misma que tan solo a la entrada le hizo quedarse con la boca abierta. Los rastros de infancia que aún conservaba se descontrolaron en su interior, deseaba explorar ese lugar, grabarlo todo en sus retinas, cada tela, los colores, el aroma a incienso de esencia que no lograba definir, la misma arquitectura ya era digna de quitar el aliento, pero volvió la vista al frente y retomó su compostura antes de entrar al salón donde se llevaba a cabo la reunión.
Vio a su amo avanzar a largas zancadas con la sonrisa grabada en el rostro y muy a su pesar, le siguió sin poder detenerse a contemplar el escenario que la maravillaba, le vio detenerse frente a un opulento hombre rodeado de otros y múltiples regalos y sirvientes, al parecer también parte de la decoración y tras reverenciarse incluso se acercó y estrechó su mano como si de amigos se tratasen, tal vez lo eran, se limitó a pensar mientras esperaba a unos metros atrás de él y detrás suyo, los esclavos de su amo cargaban un cofre el cual él les hizo acercar- a tu complacencia- le dijo y definitivamente Thyia dedujo que eran amigos, si el hombre era el rey y anfitrión no le tutearía si no tuviera esa confianza, su amo no era estúpido, era de las cosas que más clara tenía- y ella- agregó tendiéndole la mano mientras ella se acercaba a él con movimientos suaves y pasos lentos hasta detenerse a su lado siendo rodeada por su brazo- es Thyia- la presentó e inmediatamente reverenció al hombre sin quitarle los ojos de encima, le pareció la definición exacta de “poderío”, pero no era eso lo que diría

-Un honor conocerle majestad- aseguró con la voz delicada que solía usar ante los allegados de su amo, amo que la miraba esperando que dijera algo más- es un privilegio poder asistir a su magnánima celebración- admitió con franca admiración hacia el lugar detallándolo todo rápidamente antes de volver a verle con una sutil sonrisa en los labios- ha sido dotado de un gusto exquisito- aduló con honestidad empujando con un grácil movimiento el cabello que le había caído en los hombros al reverenciarle, su amo retiró la mano de su brazo en señal de poder guardar silencio y obedeció, inmediatamente, agachó la cabeza por respeto pero sostuvo la mirada en su amo y el rey frente a ella con las manos juntas esperando la autorización de su amo para retirarse, pero esa orden no llegaba, el hombre hablaba con el rey del viaje del que habían regresado hace dos semanas, por lo que ella se tomó la libertad de deleitarse con esa parte de la sala que alcanzaba a divisar, pero aquello fue pasajero, no tardó en sentir que incomodaba el reencuentro y ante la carcajada de su amo y un silencio al parecer grato en el que quedaron, importunó con esa voz dulce que usaba para hablarle en público- amo- le llamó- si gusta puedo retirarme- le ofreció y este le dedicó una mirada al rey como esperando que fuera él quien lo decidiera, así que esperó por una respuesta volviendo a fijar toda la atención en el hombre que tenía enfrente
avatar
Thyia Stark
Pueblo

Pueblo

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Mazdhan zo Loraq el Jue Jul 07, 2016 6:05 pm

Desde pequeño el Loraq había aprendido una primicia cuando se trataba de la vida en corte, había que hacer sentir a todos, incluido a los estorbos y enemigos, que depositabas en ellos un trato especial, que tenías una cercanía en ellos que no tenías con otros, que les privilegiabas sobre el resto. A algunos de los invitados se les permitían ciertas licencias para con el monarca, en parte porque tenían tratos pasados con él o bien porque el rey tenía planes futuros para ellos. El primer caso era el del sonriente comerciante que llegó a presentarse.

El rey permitió que se acercara y le estrecho su mano como muestra de amistad y confianza, si aquel hombre intuyera que su utilidad para el rey había acabado hacía unos meses y que el mismo hombre que ahora le honraba sería quien movería los hilos para quitarle todo lo que hoy en día poseía, de seguro la expresión en su rostro sería una muy diferente. El rey miro el regalo del hombre, el cofre que le acercaron los esclavos contenía tres finos y claramente costosos tokar, hilos de oro y plata predominaban en su confección y las gemas que los decoraban. - Como siempre demuestras generosidad y buen gusto. - Sus palabras usaban un tono fraternal que bien se esperaría de un hermano. Si no fuera por su privilegiada memoria jamas habría recordado a que se refería el mercader, pero gracias a ello bien sabía que el hombre se había jactado de una esclava de corta edad pero de gran belleza e inteligencia, al punto en que había prometido mostrársela en el futuro.

Debía tener no más de doce días del nombre y ya se notaba que con los años ganaría gran belleza, pero era la clase de belleza la que atrajo su atención, el tono de su piel asi como sus facciones no eran propias de una esclava, pues eran por donde se le viesen de origen ghiscari, las esclavas que los amos alardean suelen ser exóticas, de rasgos valyrios, ponientí o de las islas del verano, pero era extraño ver a una joven bonita con rasgos nativos en esa posición. Si le soltaban por la habitación y se uniera al grupo de pequeñas hijas de nobles que correteaban por el saló nadie tendría como identificarla como esclava. Para confirmar sus sospechas la chica tenía buenos modales y un acento propio de la bahía de esclavos, no estaba seguro de como había llegado a las manos de ese hombre pero ya entendía porque se jactaba de ella. - Sed bienvenida, Thyia. - Dijo en tono bastante seco, pues pese a que si generaba cierto interes en él que incluso llegaba a la curiosidad, no por ello dejaba de ser presentada como una esclava.

Uno los hombres que estaban a sus pies fue a coger el cofre de los esclavos del mercader dedicándole una mirada a su majestad, con un gesto el rey indicó el lugar que se le otorgaría al obsequio recibido, ubicándolo un par de escalones por sobre lo que en verdad merecía, para complacer a "su amigo" y mostrarle su preferencia. Comenzó a hablar con aquel hombre quien le contó los por menores de su último viaje hacía las tierras de Yi-Ti. Haciendo de anfitrión dio un par de comentarios para elogiarlo y agradecerle por sus servicios a Meereen, para luego comentar una broma ante la que el comerciante reaccionó de forma exagerada y algo desagradable, pero como siempre su sonrisa expresó agrado en respuesta. Fue la esclava quien para su fortuna dio cabida a terminar esa charada de una buena vez, la mirada del rey divisó que ya habían al menos otras dos personas que venían a presentar sus respetos y regalos. - Lo mejor será que ambos lo hagan, como anfitrión me debo a las formalidades, ya conversaremos más tarde. - Cuando ambos comenzaban a alejarse, una de sus favoritas, la marcados rasgos valyrios, cogió la muñeca de la pequeña esclava acercándola hacia donde estaba y buscando con sus ojos violáceos a su amo. - ¿Podría quedarse con nosotros unos momentos mi amo?, prometemos no interrumpir. - Los otros esclavos de ese reducido y exclusivo grupo se quedaron mirando a la muchacha, el ser parte de ese grupo de esclavos podía parecer una bendición, pero el tener tanta atención del rey también podía considerarse una maldición, solo algunos lograban entretener al Loraq sin que este perdiese el interes y la esclava valyria había logrado entrever el interes que la niña había despertado y por ello era la que más tiempo llevase como una de sus favoritas. - Si a mi amigo no le incomoda. - Sabía que no lo haría pero no estaba de más decirlo para hacerle partícipe de la decisión. - La niña le será devuelta cuando nos juntemos nuevamente, antes de finalizar las celebraciones.
avatar
Mazdhan zo Loraq
Rey

Rey

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Thyia Stark el Sáb Jul 09, 2016 8:36 pm

Volvió la vista cuando fue retenida por una mano suave y su mirada se turnó entre la muchacha y el rey a quien le hablaba y ante sus palabras solo vio que su amo afirmaba complacido de dejarla con ellos, le dijo adiós con un sutil movimiento de dedos mientras se dejaba guiar por la otra mujer que la puso cerca suyo, detalló con una sutil sonrisa a cada uno de los que estaban cerca al rey y finalmente al hombre que tenía a poca distancia y con los ojos entrecerrados le analizó mientras él ejercía su rol de anfitrión con los otros invitados y no lo entendió.
Su amo le había parecido que era cercano al rey, pero se portó igual con los demás o tal vez ahí, solo habían amigos, como fuera se unió a los cuchicheos de las mujeres que tenía a su alrededor mientras él hacia lo que un rey tuviera que hacer, pero rápidamente se apartó del grupo incomoda ante la zalamería de las mismas y constante necesidad de rozarle- él parece estar aburrido- le dijo a la misma que la hizo quedarse- tiene que ser tedioso esperar que lleguen todos para poder integrarse a la fiesta- le admitió cuando la mujer arqueó la ceja exigiéndole una explicación y no supo cómo tomar la sonrisa que la mujer esbozó, pero solo por si acaso guardó silencio chocando la punta de sus zapatos concentrándose en la música que sonaba, ¿Por qué nadie bailaba? Era lo único que podía preguntarse, se suponía que era una fiesta, pero todos hablaban al punto de crear una lluvia de susurros y no es que le molestara, mientras tuviera música se daba por bien servida, pero no dejaba de parecerle extraño

Era tal el gusto por ese arte que hasta se removía suavemente en su lugar al ritmo de cada melodía prestando atención de vez en cuando a las mujeres y el tema que tuvieran sin dejar de tararear la música que conociera, algunas de esas mujeres cuando no habían invitados para dar sus respetos hasta le hablaban al rey por instantes, pero sus temas a ella no terminaban de importarle y volvía a centrarse en la música y ver el lugar para asombrarse que incluso otras muchachas de su edad solo hablaban- ¿no se tiene permitido bailar?- le preguntó al rey girando a hablarle de la nada, si alguien podía responder su intriga era él y era el momento exacto, porque los siguientes invitados aún no se acercaban a dar sus respetos- yo bailaría, para eso hay música- agregó recogiendo sus piernas para apoyar el mentón sobre sus rodillas justo antes que los nuevos invitados se acercaran, una vez se retiraron volvió a hablarle a las mujeres dando por hecho que su respuesta sobre el baile no llegaría y ahora hablaban de sedas de colores entre sonrisas coquetas asegurándose que tonos le quedaba mejor a cada una, por instinto volvió la vista al rey que era a quien ellas le hablaban, porque pese a rozarse y hablar de las otras, todas le miraban a él- si es tal el caso, porque no le preguntan a él, si el gusto de su alteza para la ropa es igual que para la decoración, le daría el color acertado a cada una- les aseguró como si fuera obvio mientras trenzaba el cabello de la que tenía más cerca hasta terminar y ladearle la cabeza para que mirara al rey- ¿así o suelto? no es el mejor tema, pero es una forma de animar la velada hasta que lleguen todos- le dio a escoger al rey justo antes que fuera a ella a quien le comenzaran a cambiar el peinado entre risitas
avatar
Thyia Stark
Pueblo

Pueblo

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Mazdhan zo Loraq el Lun Jul 11, 2016 7:32 pm

Mientras el rey continuó con la recepción de los últimos llegados a la celebración, los miembros de sus preferidos trataron de ganar la atención del monarca aprovechando a la joven muchacha que "Valyria" había conseguido. Uno de los hombres, el de cabellera larga y dorada que no estaba en esos momentos ayudando con los cofres, se había acercado a la muchacha con una sonrisa en el rostro y sin miedo al contacto físico; La mujer del verano del verano le siguió el juego pero al parecer aquello fue demasiado para la muchacha quien se alejo hasta donde estaba la rubia, quien miro con satisfacción a sus "compañeros". Su primera reacción al escuchar a la niña fue arquear la ceja por lo acertado del comentario de la pequeña, pero luego de eso se vio obligado a sonreír. - Es por ello que estamos a sus pies en estas ceremonias, es parte de nuestro deber hacer de estas partes más amenas. - Admitió la mujer sonriéndole mientras la acercaba a ella en un gesto más bien protector, que invitaba al resto de los esclavos a alejarse.

Los esclavos varones se turnaban para recibir los regalos y posicionarlos con el resto, las mujeres conversaban entre ellas o con el rey en los puntos muertos que se formaban entre invitado e invitado. En uno de esos momentos quien utilizó aquel lapso fue la pequeña dirigiéndose directamente a él, para sorpresa de un par de los preferidos. La niña no tenía como saberlo pero a los únicos esclavos a que se les permitía hablarle tan abiertamente era a sus preferidos, habían ocasiones en que el rey de Meereen invitaba a hablar a esclavos y en esas ocasiones podían hacerlo, pero más de uno de los presentes temió por la muchacha. El rey en cambio sonrió, había invitado a la pequeña a permanecer entre sus preferidos, aunque fuese solo por un día, y como tal le trataría. Además eso generaría desconfianzas y rencillas entre el grupo, lo cual siempre era entretenido. - No se puede bailar, al menos de momento. - Esa era la razón de porque los esclavos de cama deambulaban por las mesas y espacios acojinados que usaban los invitados, y aún ellos ponían ciertos limites a los servicios que prestaban. - Si recibiera a algunos antes del festejo y a otros no, estaría haciendo una diferencia en el trato, todos los presentes son amigos cercanos y estaría mal dar privilegios a unos por sobre otros basados en el momento en que llegaron, algunos viajan largos trayectos para venir aqui. Además la fiesta durara varios día, habrá tiempo de sobra para bailes y juegos.

Un nuevo invitado con su comitiva se acercó a presentarle sus respetos y regalo, Mazdhan continuó con los protocolos, tratando a "su amigo" con todos los honores del caso. La presencia de una joven era bastante agradable, no sabía si era la niña en particular o era la frescura de la juventud que parecía rejuvenecer a su jardín. El rey procuraba enfocar su atención en sus invitados de los que afortunadamente ya casi no quedaban, solo dos o tres recepciones más y darían por concluidas esa parte de la velada. Las mujeres rieron coquetas al escuchar el comentario de la niña, el mismo rey hizo un gesto con su cabeza como agradeciendo el halago. - El de Verano suelto, el de Valyria trenzado y recogido. - Sus palabras no dudaron un segundo en su dictamen, el último de los invitados fue presentado, alabado fuera el señor de la luz.
avatar
Mazdhan zo Loraq
Rey

Rey

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Thyia Stark el Miér Jul 13, 2016 12:40 am

Escuchó atenta la respuesta del rey sobre no bailar y se limitó a exhalar, no tendría de otra más que esperar, pero por suerte encontraría al lado de los otros que la rodeaban algo que hacer, pensó, pero algo había cambiado, la sonrisa cordial que le habían dedicado, ahora le parecía falsa, había hecho algo que no debía o simplemente ahora le despreciaban por... no encontró motivo así que prefirió volver a integrarse con ellos, tal vez estaban molestos porque se había apartado cuando se intentaron acercar y por suerte el rey cooperó al dar una respuesta dejándola sin saber que hacer. Intercaló mirada entre las mujeres intentando saber cuál era Verano y cual Valyria pero incapaz de saberlo se limitó a preguntárselos antes de seguir peinándoles, pero a ellas les pareció más divertido darle pistas para que adivinara, no era justo, exhaló molesta forzándose por no hacer la mueca de desagrado que quería surgir y las escuchó con atención, finalmente cuando la una dijo "Ardiente" supo que debía ser verano y segura de no equivocarse comenzó a trenzarle el cabello a Valyria- porque tú eres Valyria verdad?- le susurró al oído y cuando la vio afirmar, se irguió en su puesto orgullosa terminando justo cuando el ultimo invitado había llegado, los miró a todos expectante por ver lo que seguía incluso terminó sujetando la mano de Verano intercalando mirada entre el grupo de personas y ella, impaciente por ver lo que fuera a pasar
 
Oficialmente empezaría la celebración y de un momento a otro toda expectativa se evaporó para ser invadida por una duda exacta, volvió la vista al rey pero no era momento de hablar, lo más probable que se diera un discurso o algo similar ahora que todos habían llegado, ya le preguntaría después o en su defecto al grupo que estaban ahí; resopló un mechón que se desacomodó de su lugar por buscar a su amo entre la multitud que parecía aglomerarse a esperar la inauguración de la celebración, pero no lo encontró- ¿no que querías danzar?- escuchó que le hablaba uno de los hombres que habían estado ubicando regalos y dedicándole una sonrisa altiva similar a la que él tenía, afirmó- ya se puede- siseó entre dientes causándole desconfianza, buscó en la mirada de los otros alguien que le secundara, pero se sintió cena de víboras, esas miradas parecían cargadas de veneno y no habiendo otra opción lógica, hizo lo obvio, se ubicó al lado del rey apoyando sus manos en el brazar del sillón y sobre ellas su mentón- él dice que ya se puede bailar, ¿es cierto?- indagó desviando su mirada hacia el hombre que le había hablado inicialmente antes de volverla al rey esperando su aprobación, que ojala llegará porque si no, realmente no encontraba que iba a hacer el resto de la noche- creo que no les agrado- le contó ladeando la cabeza para verle siendo consciente de las miradas ásperas sobre ella por estarle hablando al rey, pero en parte era un comentario para sí misma- ¿hice algo mal?- indagó decidida a enmendarlo de ser así, porque obviamente las personas que rodeaban al rey no tenían problema en ser fieras
avatar
Thyia Stark
Pueblo

Pueblo

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Mazdhan zo Loraq el Miér Jul 13, 2016 4:38 pm

El último de los cofres se abrió frente al rey para mostrar unas hermosas sandalias de madera blanca, aunque se notaba gran trabajo en ellas incluso su preferido que acarreaba el presente parecía dispuesto a llevar ese regalo, simple ante sus ojos que habían contemplado una infinidad de maravillas pasar frente a él, hasta el final de la fila donde se clasificaban los presentes. El rey hizo algo diferente y le pidió con un gesto de su mano que le acercasen aquel regalo, las levanto y examino con cuidado, al girarlas una sonrisa se dibujo en su rostro y pidió que las pusieran en el quinto lugar, un puesto de gran honor, el esclavo sin comprender hizo lo que le dijeron y el rey agradeció el presenta haciendo alusión al esmero y detalle del mismo. Solo el rey había podido verlo a esas alturas, pero las suelas de ambas sandalias conformaban una imagen al ponerse una junto a otra, era la de un rostro casi humano que se había mantenido intacto del tronco original del que fuesen talladas, la mirada de aquel árbol conservaba una expresión de eterno pavor.

La pequeña protegida del mercader se acercó entonces hasta su trono, se notaba que estaba complicada con todo lo que ahí sucedía y asi lo demostró con su actitud y preguntas. El rey no pudo sino sonreír y por primera vez se levantó del trono y ante ello la tercera mujer "Ibben", más pequeña que Verano o Valyria, se acercó con una majestuosa copa de cristal cortado, bebió un pequeño sorbo antes de arrodillarse ante el rey y presentársela. Mazdhan la tomo y la alzó, acto que el resto de la corte no tardo en imitar. - Amigas, amigos, hermanos. Bienvenidos sois bajo mi techo. - El rey sonrió con complicidad, como si aquello no pasara de una pequeña reunión con amigos. - Que los festejos comiencen. - De inmediato tras aquella declaración la música cobró más vida que nunca, los esclavos de cama que estaban repartidos por entre los invitados comenzaron a sacar a bailar a los invitados y varias parejas empezaron a unirse al jolgorio. Eso era solo el comienzo, a medida que avanzara la velada los excesos solo incrementarían su calibre y eso sería solo el comienzo de una fiesta que duraría por varios días.

El rey se volvió a sentar y miro a la pequeña que se apoyaba en su trono. - Ahora si pueden hacerlo. - Las palabras que vinieron le hicieron sonreír, esa ingenuidad era algo extraño para una esclava, incluso a esa edad. - No lo entiendes porque siempre has gozado de una posición de privilegio para con tu amo, él sabe que eres de gran valor y lo serás más en el futuro y por ello te consciente. - La mirada del rey paso por todos y cada uno de sus "preferidos". - Ellos cinco también poseen una posición de privilegio, probablemente no existe esclavo en todo Essos que tenga tales atribuciones, pero a diferencia de tu posición la de ellos no esta asegurada, su valor depende de mi estado de ánimo o de que no aparezca alguien que cause mayor interes en mi. - Sus ojos café buscaron los de la pequeña esclava. - Ellos comienzan a verte como una eventual competidora. - Dijo sonriendo para luego hacer un gesto al mismo esclavo que había estado cuchicheando con la niña. - Me llamo su excelentísimo. - El esclavo tenia cabello y ojos negros, su tez era pálida pero se veía bronceada lo que no era de extrañar pues en Meereen el sol solía ser implacable, además de eso mostraba una gran altura y cuerpo tonificado, pero con algunas cicatrices que daba a entrever su verdadero origen. - Guerrero, la niña quiere bailar, acompáñala.
avatar
Mazdhan zo Loraq
Rey

Rey

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Thyia Stark el Vie Jul 15, 2016 4:09 am

Ella al igual que los demás les sorprendió que le diera tan buen lugar a unas sandalias pero nadie dijo nada, en cuestión de gustos de sus amos era mejor callar a no ser que pidieran la opinión, e incluso si la pedían no se podía decir lo que realmente se pensaba, sino lo que ellos querían escuchar, pero por suerte ella se encontraba terminando de recoger el cabello de Valyria que parecía una selva por lo abundante que era, pero rápidamente dejaría el grupo de nuevo solo para verificar lo que sospechaba, no terminaba de agradarle al grupo efectivamente pero no esperaba escuchar el motivo que le dio el rey
“Ellos comienzan a verte como una eventual competidora” quedó resonando en su mente mientras gesticulaba una perfecta “O” con la boca al oírlo, volvió la vista al grupo y pese a que sintió pena por ellos y privilegio por ser la única favorita de su amo sin tener que temer por otros, a ellos, solo les pudo dedicar una sonrisa maliciosa excepto a Valyria, ella le agradaba, tal vez por ser quien la hizo quedarse, pero muy dentro de ella solo alcanzó a agradecer los privilegios con los que disfrutaba con su amo y aquel casi agradable momento se interrumpió, entrecerró los ojos con molestia cuando el rey llamó al mismo del que había desconfiado y no volvió a apartarlos hasta que el rey se refirió a ella

¿Niña? ¿Le había llamado niña? fue acto reflejo el mirarlo de inmediato cuando escuchó ese término, se puso de pie tras asentar a modo de despedida- es Thyia- susurró mientras se apartaba del trono llevando a lado al desconfiable esclavo que parecía despreciarla por arrastrarle al baile, se dejó guiar y sincronizó movimientos al ritmo que marcara “Guerrero” cuando la melodía cambiaba dejando saber que empezaba otra canción y pese a que el baile se veía suave, suelto y de permanentes sonrisas agradables, la competencia de miradas que se sostenían podían delatarles; recordó que hace dos años su amo había tenido por mascotas dos víboras que danzaban entre ellas acercándose peligrosamente antes de atacar y aquello que podía ser tan hipnótico, solo era el previo a una batalla y en ese instante, con él a su espalda y manos en sus caderas moviéndola a su voluntad mientras ella le acariciaba el rostro, se sentía uno de esos venenosos seres
Ni siquiera la sonrisa más dulce de todas podría camuflar el ácido de las palabras que se dedicaron en esa canción- deberías estar con tu amo- había comentado el pelinegro antes que terminara la canción y girando frente a “Guerrero” un par de veces respondió con gracia y encanto- lo haría, pero estoy con el tuyo, para tu mala suerte- y tal vez fue una invensión de su mente, pero cuando la retuvo de la cintura pudo oírle sisear tras la sonrisa que ensanchó- hay que divertir al rey- le recordó buscando con la mirada al rey y se le soltó escurridizamente; porque cuando esos ojos negros brillaron supo que ese juego no lo dominaba, ellos al ser cinco, habían tenido que asegurarse su lugar y era obvia la experiencia que le llevaba Guerrero por lo que prefirió una tregua a no ser que él la rechazará- solo unas horas más y vuelvo con mi amo, tienes 4 amenazas más, no soy una de ellas- le prometió sin ser cierto, pues serlo o no, no dependía de ella pero la canción terminó- entonces limítate a estar, ni siquiera debería permitirte que le hables- reclamó con una voz neutral y una naturalidad tal que quien les viera, podría creer que hablaban de la decoración mientras regresaban al lado del rey con la vista fija en él- sería de mala educación estar e ignorar, además, es él quien tiene potestad de callarme- le respondió cortante volviendo a acomodarse el cabello que pudo haberse desacomodado e inmediatamente se acercó a las mujeres que rodeandola se giraron a preguntar al rey si gustaría un baile solo de ellas cuatro, por lo que esperó su respuesta sutilmente incomoda por la insistencia de Verano de rozarla
avatar
Thyia Stark
Pueblo

Pueblo

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celebrando en la gran pirámide [Thyia de Meereen]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.