Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Mensaje por Maegor Velaryon el Lun Jul 04, 2016 2:39 am

Código:
[i] Fortaleza Roja. Un día antes del baile inaugural, por la tarde-noche, cuarto de Corlys y Rhaenys.[/i]

El viaje por mar nunca le había disgustado, sentir el viento surcar su platinada melena le hacía sentir un sentimiento bastante familiar y cálido. Pero, para él, no había nada más grato que sentir el fuego en sus manos. Su llegada tarde no se debía a más que tareas pendientes que había dejado en Marcaderiva, como Castellano se tenía que encargar personalmente de ellas.
Fue un trayecto corto hasta Desembarco, lo molesto fue pasar por toda la ciudad, desde el puerto hasta la Fortaleza Roja.
Intentó que nadie diera aviso de su llegada, quería hablar primero con su hermano y su esposa.
Una vez llegó allí en su pequeña comitiva, ordenó guardar todo y, a un joven sirviente, le ordenó llevarle un mensaje a Rhaenys y Corlys. El mensaje era claro, “un noble de alta cuna les esperaba para hablar en la privacidad de su cuarto” Sin tener ningún mensaje que se pudiera mal interpretar. Aunque supieran los 7 lo que podrían llegar a interpretar aquellos dos, todas las dudas se le despejarían a ver la seria y paciente cara de Maegor.

En el trayecto que recorrió hasta llegar a los aposentos de la pareja observó cada punto del lugar. Cada estandarte y adorno le recordaba a sus sobrinos fallecidos, un asentimiento que a flor de piel no lo podían ver los guardias que le acompañaban, pero él lo sentía por dentro.
En la puerta, un par de guardias de la casa Velaryon estaban custodiando, sabía de primera mano que Corlys y Rhaenys no estaban allí, además de que Corlys nunca dejaría que nadie más que guaridas de la casa Velaryon les custodiara. Una ventaja para él.
Se paró en frente de ellos, con su dura mirada clavada entre medio, viendo la puerta, los guardias de él, estaban fríos a sus espaldas. – Retírense. – Dijo, simplemente, el Velaryon, con un tono tan frío que podría haberlos helado. Los guardias se miraron, lo conocían, tenían órdenes de su hermano de no moverse del lugar, estaba seguro, pero… Lidiar con Corlys… O lidiar con Maegor. Sería su elección.

Sabiamente escogieron irse, no sin antes dar una reverencia. Los guardias de Maegor tomaron su lugar y el Velaryon ingresó.
Dentro todo estaba tranquilo, las velas apagadas, el lugar en silencio. No había nadie, por suerte. Se tomó la libertad de caminar hasta el balcón, abriendo las puertas de par en par y dejando que el viento una vez más le cayera en su rostro, haciendo que las cortinas igual de platinadas que su melena se mecieran casi al unísono.
Allí esperó.

Rhaenys fue la primera en acudir, seguramente por el mensaje del sirviente. Los guaridas le abrieron la puerta enseguida que ella estuvo presente, Maegor la oyó entrar, más no dijo nada. Sabía que la curiosidad de Rhaenys le llevaría hasta ver el balcón y no podía pasar por alto el cabello y el perfil del castellano de Marcaderiva, aquel que es su cuñado. – Rhaenys. – Dijo Maegor simplemente, girando su rostro, no más, con una mirada calma.


Última edición por Maegor Velaryon el Vie Jul 08, 2016 5:20 am, editado 1 vez
avatar
Maegor Velaryon
Noble

Noble

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Mensaje por Rhaenys Targaryen el Lun Jul 04, 2016 4:27 am

El día había comenzado temprano para los Amos de Marcaderiva, pese a que no se encontraban en su hogar. La costumbre de levantarse durante las primeras horas de la mañana los acompañaba allí a donde iban. El día entero lo habían pasado completamente juntos, hasta la tarde en donde Rhaenys se iba a Pozo Dragón para montar a Meleys, y Corlys se dirigía a hacer lo que fuera que tuviese pendiente. Su dragona se hallaba recostada en el frío piso de la enorme construcción cuando la princesa entró en ella para buscar a su querida compañera; el olfato de los dragones era poderoso, y aún mientras dormía, Meleys se removió sintiendo el aroma de su jinete, despertando lentamente, conforme Rhae cruzaba la estancia en dirección a ella.

La gran puerta enrejada de la jaula se abrió con un suave chirrido, dándole el paso a la Reina Roja para que saliera de su prisión, pero en vez de eso, la gran bestia se reacomodo para continuar durmiendo.- Con cada año que pasa te vuelves más perezosa, Mely -le dijo la mujer de rasgos valyrios mientras metía la mano en una bolsa que había estado cargando y sacaba del interior un par de liebres muertas.- Vamos, hermosa… ¿No tienes hambre? -agitó los cadáveres cerca del rostro del animal, el cual reaccionó enseguida abriendo sus fauces para devorar los bocadillos.- Venid a por ellas -la instó la pelirrubia, alejándose de la entrada de la jaula para que Meleys se animara a dar unos cuantos pasos hacia afuera también.

El paseo por los aires duró un par de horas y cuando por fin descendieron para volver a Pozo Dragón, las estrellas ya se podían notar en el firmamento que iba pasando del naranja al violáceo. Rhaenys ya había dejado a Meleys dentro y se dirigía a la salida cuando uno de sus criados se paró en la entrada de la gran mole y esperó a que llegara hasta él.- Que bueno que esta vez no se os ha ocurrido entrar -le dijo la Targaryen a forma de saludo, esbozando una amistosa sonrisa. El criado sonrió apenas, seguramente no le hacía gracia recordar que el día anterior casi había muerto quemado al osar dar unos cuantos pasos dentro del Pozo.- Os han enviado un mensaje, mi señora -respondió el hombre extendiéndole el pequeño pergamino a la Señora de las Mareas. Aquel sabía muy bien que a la Ama de Marcaderiva no le gustaban los rodeos.- ¿De quién? -el semblante de la Targaryen ensombreció por un instante.- Vuestro cuñado, mi señora -las palabras le devolvieron el semblante relajado. Asintió y dio las gracias antes de volver a la Fortaleza Roja, en donde, según el mensaje, la esperaba Maegor.

Apenas entró a la gran construcción, supo que debía dirigirse a sus aposentos; conocía tanto al hermano menor de su esposo como para saber que prefería la tranquilidad antes que el ajetreo que se daba en las plantas bajas de la Fortaleza. Al llegar ante la puerta de las habitaciones notó enseguida que los guardias del castellano custodiaban la entrada. Los saludó con un simple asentimiento de su cabeza y esperó a que le abrieran la puerta para entrar. La noche ya caía sobre Desembarco cuando la Reina que Nunca Fue entró en la amplia estancia y sintió el fresco de la brisa colarse a través de las largas portezuelas de vidrio que daban al balcón.- Maegor -le saludó con voz familiar, acercándose al hombre esvelto que se hallaba en la terraza y la miraba de perfil con aquelos ojos violáceos y calmos.- Pensé que Corlys también estaba aquí, ¿no le has enviado el recado a vuestro hermano? -preguntó saliendo al aire libre y apoyando sus brazos sobre la rejilla que los protegía de una larga caída.- ¿Sucede alguna cosa? -quiso saber luego, conciente de que quizás algún problema en Marcaderiva hubiera provocado aquella reunión tan repentina.
avatar
Rhaenys Targaryen
Lady

Lady

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 24/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Mensaje por Maegor Velaryon el Lun Jul 04, 2016 5:06 am

La inmediata preocupación de ella por su hermano no le era de sorprender, eran tan unidos que se sorprendía que pudiera encontrarlos separados aquella vez.
Sin moverse de su lugar, observando las estrellas, esperó a que su cuñada pasara a su lado hasta estar acomodad en aquella rejilla sobre el balcón, antes de responder a su pregunta. – Supuse que estaríais juntos. – Afirmó el hermano del medio, con toda seguridad, sin una pizca de rencor o reclamo, solo tranquilidad. – De cualquier forma, mandé a avisarle a él a parte. Ha estar haciendo… Cosas importantes. – Recriminó al final Maegor, pues su hermano era un gran líder, un gran lord para la casa Velaryon, pero aún así Maegor no podía evitar encontrarle errores que podrían hacerlo aún mejor. Tal vez la larga edad del mayor le estaba cobrando.

-Nada muy alarmante. – Aseguró Maegor, ante la otra pregunta de su cuñada. Sacó una de sus manos de la espalda y la apoyó en la misma rejilla donde su acompañante lo hacía, con la otra guardada. – En el puerto se habían filtrado algunos traficantes y uno de ellos era un pirata. Dijo, con total tranquilidad. – Fueron enjuiciados y, luego, ejecutados en la misma plaza. – Agregó, con total frialdad y desinterés por la vida de aquellos hombres que él mismo mandó a ejecutar.
-Se han estado divulgando rumores en las tabernas cercanas al mismo puerto. – Agregó, antes de que su cuñada pudiera decir algo. –Dicen que Corlys, en su viaje a Desembarco, ha arribado primero que vos y que ha aprovechado para ir a los mejores burdeles de Desembarco antes de tener que volver a tus brazos. En palabras casi textuales. – Sabía que eso no le gustaría NADA a Rhaenys, pero era necesario decirle, pues era lo que estaba pasando. – Mientras el gato no está los ratones hacen una fiesta. – Dijo, sin gracia alguna mientras soltaba el frio metal y se daba la vuelta para empezar a caminar hacia dentro de la estancia.

Una vez allí esperó a que su cuñada dijera lo que tuviera para decir, antes de continuar. – No hay que mencionar que aquellos que lo divulgaron terminaron sin lengua y están apresados, esperando su regreso, Rhaenys. – Luego tomó una copa y una jarra con un vino que estaban en una pequeña mesa del lugar, sirviéndose libremente. – No sin antes hablar, claro. He rastreado el rumor hasta aquí, donde algunos hombres habían dicho que vieron a Corlys llegar solo en su barco insignia. Imagino que vos viajasteis en vuestro dragón y por eso no los han visto juntos. – Agregó de forma directa, para luego llevar a su boca la copa de vino y beber apenas mojando un poco sus labios. – No quise entrometerme más, pues no es mi jurisdicción, Rhaenys. – Le dijo luego, dejando la copa en la mesa, caminando hacia donde estaba ella con los brazos en la espalda. – Pondría mis manos en el fuego por mi hermano, algo que no haría normalmente y tú lo sabes. Solo para decir que no es más que un rumor. – No era el momento adecuado para hacer que la familia se dividiera por un rumor, así que Maegor apoyo en lo que pudo a su hermano, aunque por dentro eso le estuviera carcomiendo. Aquello era bastante figurativo, pues aunque las pusiera, no se quemaría. De hecho, giró su vista a una de las pocas velas que allí se encontraban encendidas, dejando su palma arriba de su llama por un buen rato. – De resto, Marcaderiva sigue en pie. -
avatar
Maegor Velaryon
Noble

Noble

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Mensaje por Rhaenys Targaryen el Jue Jul 07, 2016 9:24 am

-Entiendo, gracias por ello -habló, sonriendo con cierta complacencia; a Maegor jamás se le escapaba nada. “Cosas importantes” la voz de su cuñado era tranquila como un mar sin oleaje, pero tal como éste, guardaban una profunda y avasalladora fiereza; la verdad era que Rhaenys tampoco sabía muy bien qué era aquello que mantenía a su esposo ocupado por las tardes, pero no le interesaba, después de todo cada uno debía tener su privacidad. El gesto calmo y meditabundo no desapareció del rostro blanquecino de la Targaryen, quien, si bien mantenía la vista fija en el horizonte estrellado y oscuro, prestaba total atención a la palabras de Maegor. Asintió satisfecha por el desenlace que aquel pirata había tenido, pues ella detestaba que la gente se ganara el pan de la mesa deshonrosamente.

Entreabrió sus labios para dedicarle alguna que otra palabra de felicitación a su cuñado, pero éste la interrumpió enseguida con más reportes sobre Marcaderiva, aunque éstos últimos no serían de su agrado. Rhaenys había pasado a rodear con sus manos la fría baranda de la terraza, y al escuchar sobre aquellos rumores, éstas se aferraron con fuerza al barandal, como si se tratase de los cuellos de aquellas ratas con lenguas de víboras. En todos los años que llevaba casada con Corlys, siempre había tenido que aguantar rumores infundados sobre su familia de posibles infidelidades de su esposo, de la homosexualidad de Laenor, de las infidelidades de Rhaenyra, de la procedencia de sus nietos, y más, y a sus 55 días del nombre podía decir que estaba harta de tener que prestarle oídos a palabras venenosas. De todas formas esbozó una sonrisa amarga.- Se equivocan -soltó desdeñosamente.- Yo llegué primero que Corlys a esta apestosa ciudad -su voz restalló como un látigo sobre la carne.

Se giró sobre si misma y observó al Velaryon dirigirse hacia dentro de la habitación; pese a que sus noticias habían sido agrías, aquella mención sobre lo que les había sucedido a los divulgadores de tales rumores.- Os agradezco el gesto, querido cuñado; servirán para alimentar a Meleys cuando volvamos a Marcaderiva -siseó, y de pronto la sonrisa amarga se había transformado en una de intimidante fiereza. Dio unos pasos hacia dentro de la habitación, mirando de soslayo cómo el hermano de su esposo se servís tranquilamente del vino que había sobre la mesita; pensó en servirse para ella, pero le pareció que primero terminaría de escuchar el relato del hombre que la acompañaba.- Exacto, he venido con Meleys, deseaba participar con ella en la innovadora Carrera de Dragones que mi primo, Su Alteza, ha organizado -acotó recuperando aquella voz calma que la caracterizaba.- Aunque si esos chismosos hubiesen visto bien,habrían notado que yo estaba esperando en el muelle a Corlys. -Se limitó a explicar, sabía que Maegor le creería, por lo que no necesitaba decir más. Asintió comprensiva ante las palabras del valyrio; era obvio que en Desembarco del Rey los Velaryon no podían darse el lujo de ejecutar a quiénes habían comenzado el rumor, aunque de todas formas pensaba que podría pedirle aquel favor a su primo.

Contempló al Castellano mientras se acercaba a ella y aseguraba poner sus manos al fuego por el honor de su hermano. Rhaenys sonrió divertida ante aquella afirmación.- Ni de una ni de otra forma os quemaríais, Cuñado -le dijo haciendo alusión a que los rumores eran falsos y a su condición de extrema tolerancia a las llamas, de la que hizo gala luego, cuando posó la palma de su manl sobre el fuego tímido de una vela, y éste apenas logró entibiar su piel.- Me alegro de que así sea, estoy segura de que cuando Corlys sepa lo bien que habéis dejado vuestras tierras, se sentirá complacido de teneros como hermano. -Lo decía en serio; puede que el cariño entre los hermanos no fuera algo que se demostraran mutuamente, pero ella sabía que existía, que eran leales entre ellos y que, a su modo, se querían.

Se acercó a la mesita y tomó otra copa vacía, para luego servirse un poco de vino. Se disponía a dirigirse a Maegor cuando unos pasos afuera de la estancia despertaron su atención; las puertas de la habitación crujieron ligeramemte al abrirse y dar paso al Amo de Marcaderiva, aquel por el que estaban esperando.
avatar
Rhaenys Targaryen
Lady

Lady

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 24/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Mensaje por Maegor Velaryon el Vie Jul 08, 2016 5:19 am

El calor que emanaba Rhaenys por su enfado era casi palpable en el ambiente, hablar de esas cosas sabía que le irritaba de sobremanera, pero esos eran los rumores. Al menos la brisa que entraba desde el balcón calmaba un poco las cosas, pero sabía que su cuñada no se quedaría tranquila hasta tener en sus manos a aquellos conspiradores y poder hacerles sufrir por su inmundicia. – Sea como fuera, te hayan visto o no, les dio igual. Esos rumores no los hace un marinero ebrio en los muelles. – Dijo, aclarándole a Rhaenys aquello. – Esos hombres fueron mandados ahí, con ese mensaje, y lo soltaron cuando vieron el momento de debilidad. – Le dejó claro, era obvio que aquello era una jugarreta más armada y que aquellos que vieron en el muelle fueron puestos ahí para ver. Y si fueron puestos ahí para ver, habían sido mandados por alguien que sabría cuando Corlys llegaría y cuando Rhaenys llegó. La ciudad era un nido de ratas, de eso no tenía ninguna duda, aquello lo demostraba aún más. – Los tengo vigilados. Te puedo indicar quienes son, esperando que los de esta ciudad no hayan olvidado que fuiste una Targaryen. –

El juego con la vela era algo común en él, siempre que tenía la oportunidad lo hacía, era una sensación de satisfacción y a la vez de poder, o inmunidad. Rhaenys hizo una pequeña broma acerca de ello, Maegor no hizo más que dejar salir una mueca en la comisura de sus labios, las sonrisas nunca se le habían dado bien, pero en la privacidad con su familia alguna que otra vez podría darse ese lujo. Además con Rhaenys llevaban una relación particular, la curiosidad de Maegor por los dragones y el hecho de que Rhaenys montara uno le hizo acercarse un poco más a su cuñada en cuanto a temas de información, Rhaenys montó toda su vida, más de un dato podría contarle a Maegor, además de dejarle estudiar su dragón de cerca. -Ojalá y así fuera, Rhaenys. – Dijo, refiriéndose a Corlys y su complacencia por el trabajo de Maegor. El más joven de los dos no esperaba nada de eso de su hermano, era el trabajo que le tenía asignado y no tenía que recibir ningunos ánimos por hacer su trabajo como debía. Tampoco es que luego de que Corlys volviera de su viaje a Maegor le dedicaran muchas palabras de agradecimiento por llevar Marcaderiva mientras él hacía rica a la familia fuera.

Antes de que Rhaenys pudiera decir algo al respecto, Maegor quiso cambiar el tema. - ¿Cómo está Meleys? – Preguntó mientras dejaba que su cuñada se sirviera igual de aquel vino y esperaba a que se acercara para seguir hablando aquella noche. Más toda respuesta fue interrumpida por los pasos de su hermano, se escucharon fuera y luego la puerta se abrió sin ningún problema. Aquel hombre viejo, pero que parecía que llevaba la fuerza de un joven, pasó por el umbral. Su cabello de la cabeza y su barba eran blancos, más por las canas. La misma ascendencia tenían los dos hermanos, los tres hecho, pero Maegor fue quien más marcado tuvo sus rasgos valyrios. Su cabello largo y ojos violáceos que resaltaba por sobre toda su apariencia eran las pruebas.
Los dos hermanos eran un contraste, dos partes de una misma moneda. Corlys llevaba le cabello corto y una abundante y generosa barba. Mientras que Maegor tenía su cabello platinado sumamente largo y ningún rasgo de vello facial recorría su mandíbula.
-Hermano. – Soltó Maegor como un saludo algo frio, fue acompañado con una leve inclinación de su cabeza. Puede que el cariño no lo expresara, pero siempre se podría llegar a preocupar por su hermano, era de su sangre, no deseaba su muerte tanto como no deseaba la propia. Pero palabras afectuosas nunca había recibido en su infancia Maegor, no sabía pronunciarlas, no sabía sentirlas.

Llevó la copa una vez más a su boca para darle otra degustación al vino, mientras dejaba que Rhaenys saludara a Corlys, seguro ella le pondría al día con aquellos rumores que le contó antes que él.
avatar
Maegor Velaryon
Noble

Noble

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 03/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Mensaje por Corlys Velaryon el Vie Jul 08, 2016 8:23 am

- 10.000 dragones y el cargamento del mejor vidrio myriense es vuestro mi Lord, vos sabéis que en todo el mundo jamás encontraréis uno de mejor calidad - le dijo un hombre de mediana edad, con los dedos atestados de anillos de oro y piedras preciosas que contrastaban con su tostada piel, su dominio de la lengua común ponientí no era del todo pulcro así que hablaba en la variante myriense del alto valyrio. Corlys lo observó durante unos segundos con aquellos ojos violáceos tan penetrantes que parecían dagas, al final, tamborileó los dedos de su mano derecha sobre la mesa, mientras con la mano izquierda peinaba suavemente su barba - Mi querido Melhor, sé que vuestro hermano tiene uno de los mejores viñedos de la costa del Mar de la Alegría, agregadle 40 barriles de vino veraniego y 10 barriles de su mejor reserva, por 7.500 dragones pagados al contado y me comprometo a ocupar mis barcos para transportar el cargamento, es mi última oferta y sabéis bien que nadie podrá superarla -  le respondió el Velaryon en un perfecto valyrio, la contraoferta ya había sido lanzada y sólo esperaba una respuesta, así que  inmediatamente después dio dos palmadas a la mesa y reclinó su espalda en el asiento que se encontraba  en la terraza del prostíbulo más elegante de Desembarco y de forma relajada se quedó mirando al cielo hasta que, de pronto una figura familiar apareció rompiendo la única nube que enturbiaba el azulado cielo de la capital, brillaba como una braza ardiente “Mis reinas” pensó esbozando una cariñosa sonrisa hasta que el tacto ajeno sobre su pecho lo trajo de vuelta a la realidad, Corlys alejó con suavidad la mano de una hermosa mulata de ojos verdes e hizo que se apartara con elegancia  - Vos siempre tan correcto, amigo Corlys - dijo el myriense mientras hacía que la mulata y una pelirroja se sentaran en cada una de sus piernas - vuestra mujer debe ser realmente hermosa como para que rechaces a esta pantera - remató mientras olisqueaba el cuello de la morena - Cuando tienes a una Dragona, una pantera no parece gran cosa… con todo respeto mi lady - la risotada del Essosi estremeció la terraza - eso os lo concedo, mi lord - respondió al tiempo que soltaba la cintura de la pelirroja y tomaba una copa de vino -  ¿Y lo otro? -  siseó con seriedad la Serpiente, como indicando que el juego había terminado - ¿Acaso tengo otra opción? -  replicó - No una mejor - contestó el Velaryon -  Vos lo habéis dicho, sois el único lo suficientemente rico como para pagar esa cantidad al contado… trato hecho, Lord Corlys, cuando vos dispongas podéis pasar por Myr y quién sabe, quizá pueda haceros alguna que otra atención -. Esa fue apenas la segunda de un total de siete reuniones que tuvo  aquel día luego de separarse de su mujer. Y es que el Estatus, las riquezas y los contactos que la Serpiente Marina había alcanzado no podían ser descuidadas, menos ahora que en el aire se podía oler la tormenta venidera.

Cuando salió del prostíbulo ya casi era de noche; su guardia lo rodeaba y permanecía atenta a todo lo que a su alrededor ocurría, así que él se permitía distraerse un poco y  mientras avanzaba miraba con relajo el cielo que horas antes su mujer había surcado “¿Qué estará haciendo Rhaenys?” pensaba en el instante en que el ruido metálico de sus hombres deteniéndose lo hizo frenar en seco - Tengo un mensaje para usted, mi lord - dijo un hombre que le parecía cara conocida - ¿de parte de quién? - preguntó la Serpiente con seriedad - De vuestro hermano, mi señor - respondió, despejando así todas las dudas del porqué su familiar rostro. El hombre le pasó el papel a uno de los guardias y esperó que éste se lo pasara a la cabeza de la Casa Velaryon - Muchas gracias, podéis retiraros - le dijo cuando al fin tuvo el pergamino en sus manos. la Serpiente se acercó a uno de los faroles y con la danzante luz de las llamas, lo leyó. Acto seguido continuó silente el camino que lo llevaba hacia la Fortaleza Roja.

Una vez allí, su andar fue sigiloso como el de una serpiente acechando su presa. Apenas cruzó un par de reverencias con los que por aquellos días poblaban la enorme fortaleza y a pesar de las pequeñas interrupciones avanzó directo hacia la habitación que compartía con su esposa, al llegar ahí su mirada afilada y severa se clavó en los hombres que guardaban su puerta y estos al verlo se cuadraron con elegancia marcial. - Podéis retiraros -  les dijo de forma escueta, sabía que eran hombres que formaban parte de la guardia personal de su hermano y a pesar de que, en teoría le debían pleitesía a él como cabeza de la casa, no le gustaba que pasaran por sobre su autoridad. Abrió la puerta y entró con un semblante serio - Mi Reina. Hermano - dijo a modo a de saludo mientras caminaba al encuentro de su esposa y besaba con ternura su frente e inmediatamente después se volteaba hacia Maegor - Primero que nada, vos sabéis que no me gusta que pasen por sobre mi autoridad, vuestra guardia es libre de poder esperaros afuera, pero no volváis a despachar a los hombres que yo dispongo para cuidar mi puerta, es arriesgado sobretodo en este lugar - le dijo, mientras se dirigía hacia la mesita que soportaba una buena cantidad de botellas, algunas de agua, otras de licor de distintas y lejanas locaciones, eligió una de agua y llenó una de las copas -  ¿Qué es lo que tenéis que decirnos? hermano, conociéndote, de seguro no solo era para vernos - preguntó algo más relajado. Quería a su hermano, casi como a un hijo después de todo era sólo unos cuantos años mayor que Laenor y casi de la misma edad que Laena. Prácticamente lo había criado. Intentó hacerlo lo mejor posible pero sin dudas algo hizo mal, porque desde siempre sintió que su hermano ponía una barrera que él no podía cruzar. Lo miró por unos instantes a la luz de las velas: se parecía tanto a Laenor, que un escalofrío le recorrió la espalda e intentando espantar a los fantasmas tragó un buen sorbo de agua.
avatar
Corlys Velaryon
Lord

Lord

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 24/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Mensaje por Rhaenys Targaryen el Dom Jul 17, 2016 1:32 am

Maegor tenía razón: aquellos rumores se habían hecho para provocar discordia en el matrimonio, para separarlos o distanciarlos. Tenía que ser muy ingenua para siquiera creerlos. Asintió suavemente mientras sopesaba las palabras de su cuñado: el hecho de saber quiénes habían comenzado los rumores era en parte bueno y en parte malo. Era bueno porque, al conocer la identidad del o de la arpía, Rhaenys podría tomar en sus propias manos la labor de cortar su o sus lenguas ponzoñosas; y era malo porque, dado la situación que vivía tanto el reino como su familia últimamente, tales dichos podrían haber sido creados incluso por algún familiar, y si era así, sabía que la toma de acciones podría tener consecuencias aún mayores.- ¿Quiénes son? -quiso saber, pese a todo.- ¿Les conozco de algún lugar? -El corazón le latía fuerte bajo el pecho, temerosa de las identidades de quienes habían soltado el rumor; deseaba hacerles pagar por su ofensa, pero sabía que allí, en Desembarco, ni ella, ni Corlys o Maegor podrían hacer nada sin antes pedir la autorización de Su Alteza, a menos que las vidas de los mentirosos fuera insignificante. De todas formas prefería no correr riesgos y dirigirse a su primo.- Me gustaría enseñarles una lección yo misma, pero creo que lo más sensato será remitirme a la justicia del Rey…

Una mueca de muda preocupación y desacuerdo se hizo en el rostro níveo de la Targaryen ante las palabras de su cuñado; sabía que él creía que Corlys lo infravaloraba, y lo peor era que su marido había ayudado a reafirmar esa ridícula creencia, pero Rhaenys sabía muy bien que el Amo de Marcaderiva amaba a Maegor tanto como a un hijo y a un hermano, y realmente agradecía su destreza a la hora de cuidar de sus tierras y bienes. Abrió los labios para refutar sus dichos, pero el Castellano se apresuró a cambiar el tema antes de que ella pudiera decir nada, y para ser honesta, tampoco deseaba darle vueltas al asunto.- Más perezosa de lo normal -soltó con una sonrisa un tanto amarga. Bebía un sorbo del rojo vino justo en el instante en que las puertas de la habitación se abrieron de par en par, dejando al descubierto la familiar silueta del Señor de las Mareas.

La luz trémula de la vela apenas iluminaba la estancia cuando Corlys irrumpió en esta, pero la Targaryen pudo notar en su rostro un dejo de desaprobación. No creyó que fuera por la simple imagen de ver a su hermano y a su mujer conversando dentro de los aposentos, sabía que era otra cosa lo que podría estarle molestando, y aunque no se atrevía a decirlo claramente, intuía la razón.- Mi Amor -lo saludó, dejándose besar por él mientras entrecerraba los ojos ante el tacto tibio de sus labios, y el roce de su frondosa barba. Sonrió con ternura y luego alzó el rostro hacia él para mirarlo a los ojos, acariciando con su diestra la mejilla áspera de su esposo. Pero el momento duró poco, pues pronto se giró hacia Maegor para reprenderlo. La Jinete de Dragón suspiró; tal y como había dicho su cuñado, Corlys no pareció muy contento, al menos con el tema de los guardias.

-Maegor nos ha traído noticias de Marcaderiva, mi señor -respondió la princesa en un tono un tanto molesto, pues la actitud de su marido no le había agradado nada. No entendía qué era lo que tanto le molestaba, después de todo, esos guardias eran tan suyos como de Maegor. De todas formas no dijo nada, su mirada cargada de desaprobación lo decía todo.- Me estaba contando que unos traficantes se habían infiltrado en el puerto y uno de ellos era pirata. Vuestro hermano los ha sorprendido, juzgado y condenado apropiadamente. -Hizo una pausa para beber otro sorbo de vino, casi acabándolo, y dejarlo sobre la mesa. Luego prosiguió.- También me ha dicho que en el mismo puerto se estaban esparciendo rumores desagradables, sobre vuestra fidelidad como esposo -soltó; su voz se había vuelto gélida.- Dicen que os han visto llegar solo al puerto, sin mí, y que no llevabais ni cinco minutos aquí cuando os dirigisteis a los mejores burdeles de la ciudad, antes de regresar conmigo. -Un gesto de profundo desprecio se hizo en el rostro otrora amable de la mujer; no estaba molesta con su esposo, si no que se sentía cansada de que siempre se rumorearan las mismas estupideces. Antes de que Corlys pudiera decir nada, Rhaenys prosiguió.- No os preocupéis, vuestro hermano ha cumplido a la perfección su labor como Castellano; les ha cortado la lengua y los ha encerrado en las mazmorras, están esperando a mi regreso -un brillo fiero iluminó por un instante los orbes de la pelirrubia; ya se podía ver torturando a esos mentirosos.

-Además -agregó mientras se servía otro poco de vino, para luego revolverlo suavemente en su copa-, Maegor ha rastreado los rumores hasta aquí, dice que sabe quiénes son los difamadores -culminó, y luego se llevó el cáliz a los labios para beber otro trago; el líquido le calentó primero la lengua, bajando tibio por su garganta, hasta su estómago.- Como verás, mi señor, vuestro hermano ha hecho un excelente trabajo en nuestra ausencia -y con ésto quiso darle a entender a Corlys que lo de los guardias era una tontería, y que habían otras cosas por las que preocuparse. Esperaba que su marido preguntara el nombre de los bandidos y entonces, entre los tres, pudieran idear un plan para acallar aquellos rumores venenosos.
avatar
Rhaenys Targaryen
Lady

Lady

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 24/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros informales [Rhaenys|Corlys]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.