Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Lyonel Hightower el Miér Jun 29, 2016 8:01 pm

Había llegado la noche anterior a Desembarco del Rey por motivo de el gran evento. Aun faltaban dos días para que todo iniciara pero los preparativos comenzaban a hacerse de notar. Mucha gente por palacio y mucho ruido.
La noche anterior había visto a sus primos, a la princesa heredera, a sus hijos y a los reyes. No había sido una bienvenida grande ni mucho menos, pero agradeció que le volvieran a recordar el nombre de cada uno de ellos, hacía mucho que no les veía y no es que cambiaran poco.

Sea como fuera, aquel día (después del desayuno), había decidido que debía pertrechar su equipo para el torneo. Había oído de él antes de salir de Antigua: Un torneo de combate. No podía perdérselo. No es que fuera malo con la justa, pero le gustaba mucho más la adrenalina de un combate. Además, había aprendido mucho en esos años y quería demostrar de lo que era capaz. ¿Qué mejor ocasión que esa?

Tras pedirle a uno de los sirvientes que le trajera su armadura y sus armas, las cargó (sin equiparlas) hasta fuera de loa aposentos, una pequeña plaza cerrada solo para miembros de la familia y los sirvientes más confiables.
Dejó todo sobre un banco de piedra y se sentó, dispuesto a observar que todo estuviera bien.
La armadura acababa de ser reparada para la ocasión, pero siempre era bueno observar los amarres para que todo estuviera bien. Sobretodo tras un viaje tan largo.

Cuando confirmó que todo era correcto, agarró su espada, recién equilibrada, y hizo algunos pequeños movimientos con ella.

Fue entonces, tras hacer algunos movimientos de pies, cuando se percató de la figura de un chico en aquella plaza. Había pasado desapercibido para Lyonel, siquiera sabía cuanto tiempo llevaba allí.

¿Aegon? —preguntó aun estando seguro de que aquel pequeño cuerpo pertenecía al hijo de la princesa—. No os había visto. ¿Como has dormido? Si mi alcoba se asemeja algo a la vuestra, puedo asegurar que mejor que en las nubes. —Intentó ser agradecido por la hospitalidad, aun que la verdad es que le había costado coger el sueño en colchón ajeno.

Sin soltar la espada, pero bajando esta para que no fuera ningún peligro, se acercó al chico de cabellos cenizos. Una vez al lado de este miró alrededor. No había nadie, aun que seguro que alguien les estaría mirando. En palacio siempre hay ojos observándote, siempre. Pero parecía que no había nadie.
Lyonel sabía que era el invitado, que debía de ser educado por protocolo con los dueños del lugar. Pero... sabía tambien las historias. Todo lo que les habían contado a el y su hermano desde pequeño. Sabían como la Princesa Heredera intentaba arrebatar el trono a su verdadero dueño, su primo. Y sabía la repercusión que aquello tendría en su casa.
Pero Aegon era solo un niño, un niño callado y que estaba allí solo. En parte le recordó a él.

Me han dicho que eres bueno con la espada —mentía, nunca le habían dicho algo así—. ¿Piensas presentarte al torneo de combate a mele? No se si hay una liga para niños o algo similar... —sonó tal vez de manera jocosa, aun que no era su intención—. ¿Te apetece practicar? Seguro que tiene que haber algunas espadas de entrenamiento por aquí. ¿Sabes donde?

Lyonel Hightower
Noble

Noble

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Aegon III Targaryen el Vie Jul 01, 2016 9:29 pm

Un buen equipo asegura una victoria
Fortaleza Roja | Mes I Año 129

Hacía tiempo que el joven dragón no regresaba a Desembarco, el cual tiempo atrás había sido su hogar. Aún recordaba muchas de las estancias y pasadizos de la Fortaleza Roja, aunque tal vez no los hubiera recorrido tan a menudo como sus hermanos mayores. Sin embargo, Aegon gozaba de buena memoria, y a veces le entretenía retarse a sí mismo, jugando a recordar cosas.

Aquel día había conseguido llegar solo a uno de los rincones interiores de la Fortaleza Roja, aunque aquel gozaba de estar descubierto. A Aegon le gustaba fijarse a veces en los detalles de la arquitectura de la fortaleza, aunque aún no tenía un criterio y conocimiento sólido en la materia para valorarla debidamente, pero le llamaban la atención algunos detalles y sus formas.
Aquel lugar no era uno de los más reconocidos debido a su sencillez, por lo que no solía haber mucha gente. Por eso amaba ir allí aunque, en realidad, los jardines eran más de su agrado. Pero no para quedarse mucho tiempo, solo para contemplar su belleza.
Sin embargo, aquella mañana había decidido que volvería a huir de los agobiantes encuentros familiares y que, en su lugar, empezaría uno de los libros que había buscado en la biblioteca.

Por esas razones, había decidido desayunar en su alcoba. Solamente porque su madre así lo indicaba. En realidad, al Targaryen solo se le abría el apetito hasta pasada al menos una hora desde que despertaba. Mas le gustaba ahorrarse problemas en la medida de lo posible.
Cuando acabó y fue vestido, se paseó por los pasillos de la Fortaleza Roja. Afortunadamente para él, solamente había tenido que encontrarse con el servicio, que desde altas horas de la madrugada ya estaba en pie para llevar acabo sus labores. Todos los criados lo conocían. Estaba seguro de que lo habían visto en alguna ocasión. Sin embargo, eran pocos los que se atrevían siquiera a mirar o a saludar al niño. Él nunca había dado la suficiente confianza para hacer eso. No lo hacía con sus iguales, mucho menos con el servicio. Sin embargo, de vez en cuando había alguien que hacía una breve pausa para saludar al pequeño dragón. Príncipe Aegon, decían, a la par que le hacían una modesta reverencia. Él, pese a las distancias que tomaba, intentaba ser educado. A fin de cuentas, eso le habían enseñado, y asentía ligeramente a modo de saludo, aunque su expresión se mantuviese inánime.

Una vez hubo seleccionado el libro que iba a leer, siendo asesorado por el viejo bibliotecario, salió del inmenso castillo de libros y se dirigió a la bella plaza central que andaba buscando. Se dirigió hacia uno de los bancos y allí tomó asiento. No quería ser regañado por haberse manchado de tierra. Y allí, empezó a ojear las primeras páginas.

No esperaba ser interrumpido. O mejor dicho, no esperaba que nadie osara a interrumpirlo. Por eso elevó su vista con curiosidad hacia el joven que le hablaba. Clavó sus exóticos ojos en él durante unos segundos, examinándolo, mas sin lograr distinguir de quién se trataba.
En silencio, escuchó al desconocido, manteniendo un dedo dentro de su libro para no perder la página. Apenas dirigió una mirada de soslayo con desinterés a su espada, antes de esperar a que acabase para hablar por primera vez.
Me estás tapando la luz del sol —dijo dirigiéndole una mirada al libro que sostenía, para que el simpático intruso supiera a qué se refería.
No estaba dispuesto a continuar aquella conversación.


Aegon III Targaryen
Rey

Rey

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Lyonel Hightower el Sáb Jul 02, 2016 3:13 am

Ahí estaba Lyonel, plantado frente a aquel chico al que habían presentado la tarde anterior, y recibiendo la mayor mirada de desigualdad que había recibido nunca.

Había escuchado historias de este chico, no muchas por su corta edad, y tampoco muy interesantes. Pero como príncipe tenía siempre un ojo encima.
Había llegado a los oídos de Lyonel su forma de ser, siempre tan distante, tan seria. Sin hablar nada, nunca. La verdad es que siquiera sabía porque pensaba que con él iba a ser diferente. Porque no lo fue.

Cuando este dijo lo de la luz la cara de Lyonel cambió por completo. ¿De verdad esa había sido su respuesta? ¿Le había hablado de aquella manera.
Las cejas de Lyonel se torcieron y simplemente se giró, para volver donde estaba antes, con su armadura y el resto del equipo.

Siguió a lo suyo, mientras destinaba alguna que otra mirada al chico, sin decir nada. Sin conversar nada. No sabía que estaría leyendo, pero no iba a preguntarle... no es que Lyonel no leyera (que era cierto, no leía más que lo necesario), si no que aun que lo hiciera, no le apetecía mantener una conversación sobre libros.
¿Pero que niño de nueve años prefería leer a jugar?

Terminó por dejar su armadura y las armas allí y ir hacia dentro del edificio.
Tardó unos minutos, pero finalmente volvió.

Se plantó frente a Aegon y le tendió una de las armas que traía, de madera. —Cógala —le dijo sosteniéndole la mirada. Iba a ser el ultimo intento, si no simplemente le dejaría allí con el libro—. Seguro que ya comenzó las lecciones de esgrima. En Antigua inicié mi aprendizaje poco antes de tu edad. Muéstrame que sabe hacer, príncipe —le costó decir aquello ultimo. Pero debía ser cordial.

Esperó, con la espada cogida por la punta y cediendo el mango a el chico, mientras el mantenía la otra de madera en su otra mano.

Lyonel Hightower
Noble

Noble

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Aegon III Targaryen el Dom Jul 03, 2016 6:52 am

Un buen equipo asegura una victoria
Fortaleza Roja | Mes I Año 129

El niño seguía mirando al Hightower, sin lograr identificar su identidad. Le sonaba, pero no podía afirmar con seguridad haberlo visto antes, pues Aegon solía olvidarse con facilidad de un rostro, a no ser que llamara especialmente alguien su atención, lo cual era algo excepcional y muy poco común, y en el caso del heredero de Antigua, no había sido la excepción.

Había sido tan cortante porque no había prestado especial atención en los intentos en vano del mayor por resultar agradable y ganarse su simpatía, además, recurriendo a la imaginación. Así pues, se limitó a referirse a lo único que entonces le preocupaba: su libro, para el cual el recién llegado le resultaba un obstáculo. Así pues, aunque no fuera su intención, reaccionó bien cuando lo vio alejarse. Una distracción menos, pensó victoriosamente. A decir verdad, incluso la cara de disgusto del Hightower le pareció divertida, hasta darse el lujo de esbozar una sonrisa, aunque esta, lejos de parecer espontánea y natural, casi simuló un orgulloso gesto para reafirmar su pequeña victoria.

A Aegon le resultaba molesto que le tratasen como si aún, después de tanto tiempo, apenas tuviese cinco días del nombre. Aquello era algo a lo que no podía acostumbrarse; no podía, no quería. Pero, sobretodo, odiaba la hipocresía, y que esta fuera utilizada como un arma para ganarse su simpatía. Aegon nunca había sostenido una espada. Él no estaba interesado en esas cosas, prefería dejárselas a sus hermanos mayores, de los que tanto se esperaba. En su caso, jamás se vería en situaciones que requiriesen un arma. Él no estaría el frente de un ejército, ni lo comandaría. De él no se esperaba nada. O al menos, así lo sentía. Solo era un niño más de rasgos exóticos, un gran linaje y una casa importante. Nada más.
Sin embargo, para él aquello era insuficiente. Así pues, perdió el interés en lo que se esperaba y no se esperaba de él. Perdió el interés en los ojos que lo miraban, que lo obsequiaban con cumplidos reciclados y le miraban con respeto solo mientras este no girara la espalda.
En su lugar, empezaba a preocuparse solo de sí mismo. De lo que le gustaba, de lo que disfrutaba haciendo. Ser útil única y exclusivamente para sí mismo, sin depender de nadie ni crear lazos innecesarios que pudieran privarle de aquella sensación de libertad imaginaria de la que tanto gozaba.

No respetarlo era atentar contra ello, y Lyonel Hightower había logrado hacerlo dos veces seguidas en muy poco tiempo.
Aegon miró la espada que le ofrecía y volvió a escucharlo. Cuando acabó, dijo:
¿Cómo os llamáis? —preguntó alzando la vista, sin moverse del sitio. Sin embargo, no ofreció el tiempo suficiente para que acabara su respuesta—¿Qué es lo que queréis de mí?
Clavó directamente sus ojos malva en él, aunque su voz apenas expresaba emoción. Aegon pensó que el desconocido solo intentaba alcanzar su confianza para conseguir algo a cambio. A fin de cuentas, era evidente que era un Targaryen. Eso o que simplemente intentaba burlarse de él. ¿Quién querría luchar contra un niño si no era solo para vencerle y seguidamente humillarle? Aegon sabía que no tenía ninguna posibilidad. Las espadas le aburrían y, cuando sabía que no iba a ganar el juego, no jugaba.
Pedid de una vez lo que queráis y dejad de hacerme perder el tiempo —sentenció, esta vez más molesto por lo que él interpretó, era una ofensa.


Aegon III Targaryen
Rey

Rey

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Lyonel Hightower el Lun Jul 04, 2016 5:01 am

Lyonel. Hightower. Ayer me... bueno, es igual —se indignó un poco porque siquiera le recordara después de que, hace poco menos de quince horas, les hubieran presentado.

Dejó de estirar el brazo con la espada quedando aun con esta en la mano, y juntando finalmente las dos en una solo. —¿Como que que quiero? —preguntó ante la primera pregunta, sin entenderlo bien. Pero este no le explicó que se refería, simplemente le dijo que no le hiciera perder el tiempo.

No quiero nada de vos. Solo quería divertirme. No puedo salir de la fortaleza hasta esta tarde, según padre "la ciudad es demasiado grande y podría perderme" —simuló su voz—. Como si antigua no fuera mas grande que esto.

Miró al chico bien, y pudo ver que estaba molesto por el simple echo de hablarle. Era el príncipe, el hijo de los anfitriones de aquel lugar, y de la fiesta a la que eran invitados. Debía de ser educado, y sabia cuando sobraba en un lugar.

¿Quiere, o no? —no iba a insistir más. Tampoco es que él fuera a divertirse mucho palizando a un niño. Incluso seguro que tal vez tenía que dejarse perder un poco por cortesía. Pero seguro que era mejor que blandir la espada solo.
Así que simplemente volvió a levantar la espada, sediendosela por si quería cogerla. —No seré duro. No mucho al menos. —dejó escapar una pequeña risa ante aquel comentario, esperando sacar algo de vida al príncipe.

Lyonel Hightower
Noble

Noble

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Aegon III Targaryen el Jue Jul 14, 2016 6:51 pm

Un buen equipo asegura una victoria
Fortaleza Roja | Mes I Año 129

En un inicio, el Targaryen no reconoció al joven por su nombre, Lyonel. Sin embargo, por supuesto que sí sabía de los Hightower. Fue entonces cuando recordó por qué le sonaba tanto su cara. Claro, él era el recién llegado que había venido aquella mañana. Un primo suyo, al parecer. Lo cierto es que Aegon no le había prestado demasiada atención.

Lo contempló desde su sitio impasible mientras se quejaba de su padre. Sonó bastante convincente. Es posible que en realidad solo buscara eso, divertirse y entretenerse. El joven príncipe no le veía lo interesante a la espada. Las guerras se le simulaban como conflictos bélicos impulsados por incompetentes que no sabían cómo solucionar un problema por sí mismos, así que mandaban a sus perros armados a hacer el trabajo sucio, a los cuales adiestraban desde el momento en el que nacían. Aegon agradecía que todo ese entrenamiento y responsabilidad recayera sobre sus hermanos y no sobre él, que prefería no involucrarse en tales conflictos.

En cualquier caso, era posible que hubiera cometido el error de prejuzgar al Hightower. Sin embargo, eso no quitaba que su insistencia se le hiciera tediosa e insoportable.
Bajó la mirada durante unos segundos, pensativo. Sí, había sido demasiado duro y no se había comportado de la forma adecuada. Muy mal, Aegon, se repitió mentalmente, imaginando la regañina que le hubiera caído de haber estado vigilado por un adulto en ese momento. A él realmente no le gustaba ser un maleducado y, en lo posible, lo evitaba. Se aguantaba sus comentarios constantemente; tal vez por eso no hablaba demasiado. Mas a veces lo veía necesario para alejar de la forma más clara y rápida posible a gente que le resultaba una molestia.
Disculpadme, no os había reconocido —dijo mientras apoyaba el libro sobre sus piernas y volvía a mirar a Lyonel—, pero es obvio que no quiero cruzar la espada con vos.
En el momento en que las palabras salieron de su boca pensó que aquello había sonado como una excusa de miedo o inseguridad. No era así. No temía enfrentarse a él, pues él mismo había insinuado que no sería duro. Es más, viendo sus intenciones de agradarle, hasta es posible que se dejara vencer. Esa era la menor de sus preocupaciones.


Aegon III Targaryen
Rey

Rey

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Lyonel Hightower el Vie Jul 15, 2016 12:42 am

Cuando el chico, despues de todo, bajó la cabeza ignorandole, Lyonel bajó su brazo dejando de ofrecerle el arma. ¿Que demonios pasaba con ese crio?

Por suerte habló, pidiendo disculpas y... bueno; el tambien había recibido clases de cortesía. Sabía distinguir de sobra cuando le hablaban por cortesía y cuando no.
Se colocó ambas espadas en la misma mano y las apoyó sobre su hombro. Callado mirando a los ojos violetas de aquel niño. Era tan insoportable y extraño como decían los rumores que había escuchado. En tan solo cinco minutos con él ya le había sacado de quicio.

¿Sabes? —se pensó un poco que decir, miró un segundo a su lado, y entonces volvió a mirar al niño—. Que te den.

Le miró fijamente, para despues dejar que una pequeña sonrisa se dibujara en su rostro. Estaba seguro que poca gente le había dicho eso al niño, era el príncipe del reino... ¿quien iba a decirle algo así? Incluso mientras pensaba eso le dio algo de "miedo" que tuviera represalias... pero aun así siguió adelante.

Espero que te diviertas mucho con su libro, príncipe Aegon. Y que algún día sean tus amigos de de las historias los que le defiendan de una pelea. O que sea ellos los que le enseñen a coger una espada. Le diría que espero que nunca tenga que verse forzado a defenderse con una, pero... en realidad me haría gracia ver como le pide que se aparte de la luz a el bandido que intente robarle. O que intente hacerle daño. Siempre puedes defenderte con la tapa del libro. Aun que imagino que en tal situación tendrá a cien hombres dispuestos a ponerse delante de la espada antes que vos. Pero la verdad... no podría conciliar el sueño sabiendo que la persona a la que le han atravesado el corazón por mi, siquiera me respetaba, o tan solo lo hacía por un puñado de monedas o por tener un maldito apellido desde que salí del coño de mi madre. —tras aquello se dio la vuelta y volvió donde estaba su armadura. Simplemente siguió confirmando que los agarres estaban bien colocados, o que la chapa no estuviera desgastada.

Lyonel Hightower
Noble

Noble

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Aegon III Targaryen el Dom Jul 17, 2016 9:20 pm

Un buen equipo asegura una victoria
Fortaleza Roja | Mes I Año 129

¿No lo he hecho bien? Se preguntó el niño ante la reacción del Hightower, la cual le vino por sorpresa. Aquello era algo que realmente no esperaba después de haber hecho el esfuerzo de alejar su orgullo y disculparse ante el noble. El Targaryen conocía bien su posición. Sabía quién era, un descendiente del rey. Se habían encargado de recordárselo cada día de su vida, y por tanto era consciente de que pocos eran los que no debían dirigirse a él con una reverencia como príncipe que era. Lyonel no formaba parte de aquella excepción, aunque compartiera lazos de sangre con el Targaryen, y Aegon no lo había obviado. Sin embargo, no había tomado represalias contra él por su falta de cortesía, aunque igualmente no le había respondido adecuadamente, mas sus razones fueron otras. Ahora que sabía que el Hightower carecía de malas intenciones, se había disculpado por su error. Por eso mismo lo último que esperaba tras disculparse era aquella reacción y orgullosa sonrisa triunfal.

Lo escuchó, pese a ello, atentamente. Ahora sí había conseguido llamar su atención.
Sus comentarios le hicieron enfermar. Aegon odiaba que insultaran sus libros, o que utilizaran la lectura para insultarlo directamente a él. Aquello acababa con su paciencia, porque posiblemente leer fuera de las pocas cosas que amaba hacer, de las pocas que le daban razones para levantarse un monótono día más. Era algo realmente importante y personal para el Targaryen, y detestaba que lo subestimasen. Por eso, mientras lo escuchaba, tuvo la tentación por primera vez de agarrar esa espada. Tal era su instinto que apretó sus puños hasta clavar las uñas en su propia carne para reprimirlo. Dolía, pero no se iba a permitir ahora perder el control.

Al principio, fueron las historias fantásticas de los libros las que le sirvieron para escapar de la realidad. Ahora, en cambio, no era cuentos lo que el pequeño príncipe buscaba en aquellas hojas, sino el conocimiento que le ayudase a enfrentarse a aquella realidad. Se sentía minúsculo e ignorante en un mundo de adultos que siempre aseguraban saber más que él, adultos que le achacaban cosas que "él no entendería".
Por tanto, Lyonel hablaba sin saber con lo primero que se le pasaba por la cabeza, y Aegon odiaba eso.

Cuando acabó, un halo de tristeza danzaba en los ojos violáceos del pequeño. Sin embargo, este permanecía oculto bajo una expresión seria, casi inánime, como al principio.
Ensayó mentalmente sus palabras. A lo lejos, podía ver a los criados de la fortaleza ir de acá para allá, mientras que otros observaban la escena mientras trataban de, en vano, disimular.

Durante el discurso de Lyonel muchas fueron la palabras y contestaciones hirientes que desfilaron por la cabeza del niño. Sin embargo, cuando finalizó no se decantó por ninguna. Aegon no discutía. Mas no iba a quedar, sin embargo, sin contestación.
Rezad, Hightower, por que logre ahogar mi ira, o vuestra osadía os traerá consecuencias, se dijo a sí mismo mentalmente, mientras intentaba librarse del nudo que se había formado en su garganta.

Se disculpó una vez por educación; una segunda hubiera sido humillarse. Así pues, finalmente se puso en pie.
Que el Faro ilumine Antigua como jamás lo hizo antes, para abrir sus mentes y portarlas de conocimiento, y opacar así la ignorancia de su señor, cuya decencia roza la de un salvaje, y de cuyo honorable cometido no es merecedor.
Sus palabras fueron tajantes, no dejaban margen a la discusión. Ni la más mínima emoción acompañó su voz, tampoco ningún gesto.

Sin haberlo sabido hasta recientemente poco, se encontraba ante el heredero de probablemente una de la ciudades que el joven príncipe más deseaba conocer. Jamás hubiera imaginado escuchar aquellas palabras por parte del heredero de los Hightower. Tal vez por aquella imagen idílica que él buscaba de repente sintió una gran decepción. Eso, junto al gran golpe que había recibido por sorpresa -y por primera vez-, acabó con su ánimo.
Volvió a tomar el libro y, sin quedarse a escuchar lo que el joven tuviera que decir, abandonó el lugar.


Aegon III Targaryen
Rey

Rey

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen equipo asegura una victoria [Aegon el Menor]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.