Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


Baile de inauguración

Página 2 de 12. Precedente  1, 2, 3, ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Baile de inauguración

Mensaje por Dragon el Lun Jun 27, 2016 4:56 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Baile de inauguración

Situación

El gran comedor de la Fortaleza Roja estaba preparado para el gran acontecimiento. Estatuas, mesas en las paredes laterales con tapetes bellamente decorados y con todo tipo de exquisiteces provenientes de todas partes del mundo, antorchas con fuegos de todos los colores (cortesía del gremio de piromantes) y, por supuesto, pendones con el símbolo de los Targaryen.

Nobles y eminencias de todas las clases se encontraban alli aquella noche, incluso gente de dorne y hasta de Essos. En las cuatro esquinas del gran salón había una orquesta y todas tocaban las mismas canciones prácticamente al unísono, por lo que el ambiente sonoro era el mismo te encontraras donde te encontraras. No, el rey Viserys no había reparado en gastos. Incluso en el jardín había una fiesta de menor importancia para los plebeyos.

El rey Targaryen se encontraba al final de la sala, sentado en un amplio y acolchado sillón desde donde sonreía y saludaba a los invitados que se acercaban a él ya que su salud apenas le permitía mantenerse en pie, mucho menos formar parte de los bailes.

Normas

♦ Cualquiera puede postear aqui.
♦ Esperad al menos dos respuestas antes de postear de nuevo.
♦ Poned en Quote a quien hablais.
♦ ¡Divertíos mucho!

Mini evento


Entre las muchas bebidas exóticas que hay en las mesas, la que más destaca es una extraña bebida dorada proveniente de Yi-Ti. Esa bebida tiene el color del oro por lo que algo del mismo color no se puede distinguir, bien, pues algunas de esas copas tienen el fondo de oro, solo que hasta no haber tomado la bebida no se puede saber.

Cada vez que decidais tomar una de estas bebidas debereis lanzar un dado de 10 caras, si sacas un 10 ¡habrás encontrado la copa de fondo dorado! Encontrar una copa de fondo dorado será recompensado con 15 dragones en vuestro perfil. ¡Ahora bien! Esta bebida es increíblemente fuerte y tiene efectos impredecibles. Si fallas tres veces la tirada o si sacas un 1 en el dado serás automáticamente afectado por ella (puedes lanzar una sola vez por post, pero en tantos posts como quieras), con lo cual deberás lanzar un dado de: Efectos... cuyos resultados no revelaremos aqui. (No es nada peligroso... o al menos no seriamente peligroso).

Por cierto, no se puede lanzar el dado de evento en el subforo de juegos (ni en ningun otro). Así es sorpresa.





Tablilla exclusiva de 'The Dance Of Dragons'

Dragon
Admin

Admin

Mensajes : 926
Fecha de inscripción : 15/12/2014

Ver perfil de usuario http://thedanceofdragons.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo


Re: Baile de inauguración

Mensaje por Aemond Targaryen el Miér Jun 29, 2016 3:36 am

Menciono al Rey, Lucerys y Rhaenyra, interactúo con Aegon, Aedan, Helaena, Maelon y Jacaerys.

La perspectiva de ver a su medio hermana, a sus sobrinos supuestamente Velaryon y posiblemente al ladino esposo de esta no era, por así decirlo, del agrado del Tuerto. Tras pasarse el día volando para alejarse de los últimos preparativos y de la saturación de gente en la Fortaleza Roja, Aemond había vuelto de Pozo Dragón a un par de horas del comienzo del baile. Tiempo más que suficiente para aparecer presentable en el mismo, ¿no?

Los mayordomos parloteaban mientras el joven príncipe los ignoraba por completo, sumergido casi por completo en la bañera. Aemond, como parecía ser costumbre en su Casa, gustaba de bañarse en agua extremadamente caliente, a una temperatura difícil de soportar para cualquiera que no llevase sangre de dragón corriendo por sus venas. Aemond dejó pasar el tiempo, mientras el cacareo de los sirvientes se hacía más y más molesto. Harto de aquello, salió de la bañera, confrontándolos con su único ojo encendido de rabia.

Ignorando sus sugerencias, el Targaryen no se recogió la cabellera, dejando que cayese suelta tras su nuca. Así mismo, en un alarde de rebeldía, no se vistió de negro y plata, aunando los colores de la Casa de su padre y la de su madre, como los mayordomos le sugerían, sino que tomó otro traje. Había sido un regalo de Aegon y Helaena, era similar a las ropas que usaba para montar a Vhagar, pero mucho más distinguido, en negro azabache y escarlata, con adornos de plata y oro blanco en el cinturón. Estaba seguro que a sus hermanos les alegraría verlo así vestido, y esperaba que aquello le recordase a Rhaenyra que ella no era la única que vestía con los colores de los Targaryen. Ataviado de aquella guisa, con el cabello aún ligeramente húmedo, el Tuerto se encaminó al salón de baile con el paso vivo y firme que lo caracterizaba. Mientras entraba en el mismo, los señores menores se apartaron a su paso, lo que el joven agradeció con una seca cabezada, al tiempo que se acercaba a sus hermanos.

Los saludó con una sonrisa, así como a Aedan, pero aquel gesto se agrió un tanto al percibir la presencia de Jacaerys. Recordando las palabras que Helaena les había dicho a Aegon y a él horas antes, Aemond se abstuvo de hacer ningún comentario que pudiera ser tomado por hiriente o grosero. No le agradaba lo más mínimo la presencia del bastardo Strong allí, pero dado que era inevitable, prefirió no montar una escena. Ya tendrían tiempo de dirimir diferencias en el torneo, en aquel momento se limitó a saludarlo con una ligera inclinación, en el mínimo límite de lo respetuoso.

- ¿Padre parece bastante animado, no? -preguntó a sus hermanos, sin perder la sonrisa-. Es bueno verte, Maelon -dijo, pellizcando alegremente la mejilla a su sobrino menor. Aquel niño le recordaba a sí mismo cuando era un crío, y no tenía vergüenza alguna en decir que era su preferido entre los hijos de Helaena-. Y lo mismo digo de vos, mi buen Aedan -por un momento, parecía que el Tuerto iba a ignorar a Jacaerys, como si no existiese. Y por un momento, lo consideró, pero la presencia de su hermana le hizo pensarlo de nuevo-. Estoy seguro de que a tu abuelo lo alegrará verte aquí, Jace -saludó. Aquello era el máximo grado de cortesía al que podía llegar con su sobrino sin faltar a la verdad. Miró en derredor con su único ojo, buscando a Rhaenyra o a Lucerys-. ¿Y dónde están nuestra hermana y el resto de nuestros sobrinos? -preguntó a sus hermanos, entre irónico y genuinamente curioso. Le parecía extraño que Rhaenyra dejase a uno de sus polluelos escapar de debajo de sus faldas sin estar presente para vigilarlo.

Aemond Targaryen
Principe

Principe

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 25/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Lucerys Velaryon el Miér Jun 29, 2016 5:01 am

Su preparación para el inicio de las festividades en honor a Su Majestad el Rey empezaron desde temprano, los sirvientes que estaban a la disposición de su familia se habían encargado de bañarle y acicalarle de todas forma posibles pese a lo poco cooperativo que era el Príncipe para que alguien más se hiciera cargo de él... una vez que su cabello fue arreglado a pesar de ser completamente rebelde y vestirle con un atuendo confeccionado exclusivamente para el evento; estaba portando los colores de su Casa, eso le daba orgullo pero no le gustaba sentirse como una figura de aparador, él necesita ropa cómoda para volar y poder entrenar en las Armas como a él le gustaba.

El camino desde su habitación hasta la sala donde se llevaría a cabo el baile le pareció eterno, inclusive el eco de sus pisadas le molestaba, el saber que estaría en la misma habitación que sus tíos le causaba dolor de estómago aunque sabía que tendría que asistir para no hacer enojar a su abuelo el Rey... ya a la puerta, entra sin anunciarse, en el camino hacia el Rey y la Reina saluda a algunos Señores con un movimiento de cabeza, a sus oídos había llegado el comentario sobre el incidente con su Tío, pero decide ignorarlo... así, sin aminorar la pausa se dirige hacia su Abuelo a quien le da una reverencia antes de acercarse y darle un beso en la mejilla e intercambiar unas palabras afectuosas con él, tenía que reconocer que quería al viejo y le dolía saber que estaba enfermo o algo por el estilo... también tuvo el tacto de saludar a la Reina (aunque con algo de frivolidad) y besar su mano mostrando respeto.

Ya había cumplido con esa parte del protocolo, ya era prácticamente libre hasta que llegara su madre, esperar unas módicas horas y pedir permiso para retirarse; en la distancia divisa a su hermano junto con sus tíos a quien se dirige para saludarles a pesar de que sabía que probablemente arruinaría su noche, pero debía prestar sus respetos... en el camino se roba una copa de vino de ese extraño que habían traído para la cena y bebe todo el contenido de un solo trago para agarrar valor (al menos eso había escuchado decir a los mayores), ya ante ellos les da una reverencia según el protocolo.

-Queridos tíos, es un placer verles después de tanto tiempo... solo quería desearles una buena velada.-


Al observar a Lord Aedan entre ellos le da un cortesía con la cabeza antes de ofrecerle la mano en un saludo cordial y amistoso. -Lord Aedan, me da mucho gusto verle aquí, he escuchado algunas cosas de usted pero no tenía el placer de conocerle.-

Su mirada pasa de Aegon a Aemond en quien fija la mirada por unos pocos segundos antes de bajarla como si estuviera esperando un golpe por parte de ellos, aunque sabía que no pasaría nada, era claro que pensaba que ellos le odiaban y no querían saber nada de él aunque fueran familia... Pero tenía en quien refugiarse, en su tía Hela a quien le da una sonrisa y un beso en la mano; finalmente se arrodilla para saludar a su primo más pequeño. -Mi Señor, no olvido nuestro duelo de la otra noche, me agrada saber que el corazón de la Princesa esta en buenas manos.- Se pone de pie para dirigirse a su hermano y tomarle del brazo antes de susurrarle al oído. -Llévame a una esquinita y no dejes que me pare de ahí.- Toma otra de las copas esas para beber un trago y la levanta para ofrecer un brindis entre sus tíos. -Por Su Majestad el Rey y la familia.-


Última edición por Lucerys Velaryon el Miér Jun 29, 2016 5:04 am, editado 1 vez

Lucerys Velaryon
Principe

Principe

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Dragon el Miér Jun 29, 2016 5:01 am

El miembro 'Lucerys Velaryon' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'D10' :

Dragon
Admin

Admin

Mensajes : 926
Fecha de inscripción : 15/12/2014

Ver perfil de usuario http://thedanceofdragons.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Veron Greyjoy Targaryen el Miér Jun 29, 2016 2:05 pm

Pimero con Dalton y luego solito


Era increíble lo mucho que desentonábamos los hijos del hierro con los pisaverdes a la hora de vestir, nuestras ropas eran mucho menos elaboradas, pero más prácticas y seguían dándonos el aire de guerreros. Lo cual era en parte la idea, dejar bien claro que los isleños siempre éramos isleños, incluso en estas cursis reuniones de pisaverdes.

Eso si, tenía que reconocer que el lugar era espectacular, por lo que mi ceño fruncido dejó de estarlo para dar paso a una expresión de asombro al entrar en el salón. ¿Como hacían que el fuego fuera de diferentes colores? Debía de ser cosa de los piromantes de Desembarco del rey, había oido que eran magos o algo así y sin duda debían de serlos, no había otra explicación.

- No lo haré. - contesté distraidamente a Dalton mientras me alejaba de él. Recorrí la sala viendo a los nobles de los diferentes reinos que había allí reunidos hasta que mis ojos se posaron sobre el anciano rey Viserys. Parecía un hombre débil, con un pie en la tumba, sin duda no aguantaría mucho más. Lo cual me hizo plantearme el asunto de la sucesión y sobre los rumores que había acerca de ella. Sin duda la muerte del rey traería más muertes consigo, lo que quedaba por ver es si serían muertes a gran escala o si se limitarían a rajar un par de gargantas valyrias.

No obstante mis pensamientos pronto se dirigieron a una extraña bebida dorada. La curiosidad me pudo, tomé una de las copas y me la llevé a los labios.

Veron Greyjoy Targaryen
Capitan

Capitan

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Dragon el Miér Jun 29, 2016 2:05 pm

El miembro 'Veron Greyjoy' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'D10' :

Dragon
Admin

Admin

Mensajes : 926
Fecha de inscripción : 15/12/2014

Ver perfil de usuario http://thedanceofdragons.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Veron Greyjoy Targaryen el Miér Jun 29, 2016 2:06 pm

¡Fuego en el agujero! Este post puede afectar un poco a todos (?)


Mis pupilas se dilataron en cuanto vacié la copa, pero yo no era consciente de ello. Sentí una extraña sensación dentro de mi tras beberla, como una necesidad, era algo muy dificil de explicar.

Empecé a mirar a mi alrededor y casi me mareó por hacerlo, una por el efecto del alcohol y otra porque de pronto todo lo brillante parecía más... brillante. Todas las joyas que llevaban los nobles, las antorchas en las paredes, el vidrio de las copas, todo era precioso y atrayente.

Pero lo más brillante y lo más atrayente que había en el lugar, era sin duda el fuego. Me acerqué a una antorcha de fuego dorado, la cual brillaba como el sol y la saqué de su soporte, sosteniendola en mis manos. Noté varias miradas curiosas posadas en mi por parte de los nobles circundantes, y un par de sirvientes se quedaron parados como sin saber bien que hacer. Pero yo eso no lo sabía, no les estaba prestando atención, ni tampoco al guardia que me había gritado que volviera a poner eso en su sitio y que ahora se dirigía hacia mi.

Sentí el impulso de tocar el fuego, y su cálido mordisco me hizo recuperar parte del sentido comun. Por puro instinto grité y arrojé la antorcha a un lado, la cual cayó sobre una mesa y prendió fuego al mantel.
Vale, como he sacado un 1 he sido automáticamente afectado por ella -.- Tiro dado y edito este post.

*Por eso hago doble post.


Última edición por Veron Greyjoy el Miér Jun 29, 2016 2:18 pm, editado 1 vez

Veron Greyjoy Targaryen
Capitan

Capitan

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Dragon el Miér Jun 29, 2016 2:06 pm

El miembro 'Veron Greyjoy' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Evento' :

Dragon
Admin

Admin

Mensajes : 926
Fecha de inscripción : 15/12/2014

Ver perfil de usuario http://thedanceofdragons.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Rhaenyra Targaryen el Miér Jun 29, 2016 4:14 pm


Interactúo por orden con: Veron Greyjoy, Aegon «El Menor», familia Targaryen.
Menciono, por orden: Dalton Greyjoy, Daemon Targaryen, los reyes, Jacaerys, Lucerys y Aelix Velaryon.


Las llamas sobre la mesa se avivaron gracias al alcohol de copas y botellas, las cuales, víctimas del calor, estallaron a en diminutos cristales al son de un golpe seco de sonido. Por suerte para todos, la cristalería había sido importada de Volantis, era obra de los maestros de los espejos, y se trataba de un juego tan fino y delicado, que su impacto contra las personas apenas produjo una leve molestia. Los invirados se alejaron de la mesa ardiendo de forma instintiva mientras los guardias tiraban al suelo el mantel y comenzaban a pisarlo hasta su completa extinción. El niño causante de tal alboroto por suerte no se apellidaba Velaryon. Había sido un isleño —si no es el perro, es el gato—, concretamente uno bastante especial, el hermano de Dalton Greyjoy, más conocido por todos como el Kraken Rojo.

Los guardias no tardaron en dirigirse hacia el niño, que al parecer se encontraba bajo el influjo del un exótico brebaje procedente de Yi-Ti. «La Copa Dorada» habían titulado al juego. ¿A quién se le habría ocurrido semejante extravagancia? Ya casi tenían rodeado a Veron cuando una mano femenina se posó en su cabeza, inmunizándolo por completo de la fijación de los guardias.

No ha pasado nada, caballeros— Les comunicó a los guardias, que se pusieron firmes al verla —Recoged esa mesa— Les ordenó, con calma, pero con gran determinación en sus palabras.

Rhaenyra había llegado, al parecer, en el momento justo. Un segundo más tarde podría haber provocado un conflicto internacional con los isleños.

Sí… sí, mi princesa, a sus órdenes— Contestó el guardia de mayor graduación, y todos se pusieron en marcha para que el baile continuase con normalidad a la mayor brevedad.

Bueno, ¿A quién tenemos aquí?— Preguntó al niño del hierro, a quien en un principio había reconocido por sus ropajes, pero que ahora de cerca no podía ser otro que —Veron Greyjoy, si no me equivoco, ¿Verdad?

El chico intentó atrapar el collar de perlas que la princesa lucía en el cuello, pero Rhaenyra le interceptó la mano antes de que pudiera arrancárselo. Luego se incorporó y visualizó a sus dos hijos —Aegon y Viserys— que habían llegado con ella, junto a su consorte.

¿Podréis encargaros de que esté bien?— Les pidió a sus hijos con amabilidad, aunque en aquella inocente pregunta iba implícita una orden tajante.

Tomó aire. El embarazo atravesaba su octavo mes, y su implicación en aquella celebración no había podido ser tan plena como le hubiese gustado. A pesar de encontrarse fuerte, notaba cómo actividades cotidianas que antes hacía sin esfuerzo ahora la cansaban con mayor facilidad. Este era su sexto embarazo y conocía bien a qué se enfrentaba, por ello se había propuesto tomárselo con calma y que fueran los demás los que esta vez tomasen las riendas de los preparativos y sorpresas, como la de esas copas doradas. Rhaenyra se preguntó quién sería el artífice de aquello, sin duda le dedicaría unas palabras.

Dejando a sus dos menores con el menor de los kraken, Rhaenyra tomó el brazo de Daemon Targaryen y ambos pusieron rumbo hacia el lugar donde se encontraban los reyes. A su paso, señores de diversa índole la importunaban con exquisitas reverencias para preguntarle acerca del embarazo, a lo que ella agradecía con respuestas de manual y sonrisas amables. El camino a través de la alfombra central se le hizo eterno. A mitad de camino llegó corriendo el menor de sus Velaryon para recibirla con un tierno beso. Más adelante se encontraban sus medio-hermanos y sus pequeños. Rhaenyra se desvió de su camino para saludarles.

Me alegro de veros— Les saludó, besando a Helaena en la cara. Después hizo una reverencia a sus medio-hermanos y se inclinó para saludar a sus sobrinos los gemelos. Cuando hubo cumplido con ellos volvió a centrar su atención en su hermana, concretamente en Maelor, que permanecía alborotado en los brazos de su madre. Rhaenyra estuvo haciendo algunas carantoñas al niño mientras mantenía una conversación amable con Aegon y Aemond. A pesar de sus diferencias, estaban de celebración, y la imagen que proyectasen ante los cientos de invitados que les observaban de soslayo era vital.

Una vez el detalle para con su familia estuvo saldado, emprendió el camino hacia su padre, que descansaba medio ausente en uno de los sillones presidiendo la sala. Le hizo una reverencia tan marcada como su estado de preñez le permitió y luego asintió ante Alicent, para que supiese que la había visto y que no era su intención ignorarla, aunque no le dirigió la palabra. Su padre tampoco estaba muy dispuesto a entablar conversación, seguramente ni supiese qué se celebraba, aunque eso tampoco importaba. Rhaenyra había alcanzado su meta, que no era otra que sentarse en aquella butaca junto a su padre y observar cómo el resto de invitados se divertían. Sus piernas y cadera no daban para más, por lo que para ella el resto del baile acontecería allí.

Desde su sillón tenía una amplia vista del salón. Cada cierto tiempo se acercaban a ella nobles de distintas casas para dar su bendición al bebé que pronto nacería. Debido al estado de su padre, la mayoría de señores acaban mostrando sus respetos a ella, pues Viserys parecía encontrarse en un estado intermedio entre el sueño y la vigilia.

En un alto en el que nadie se acercó, Rhaenyra pudo observar a sus dos hijos mayores junto a Aelix. Los estuvo mirando hasta que sus miradas se encontraron, y fue entonces cuando ella los llamó moviendo su dedo índice para que se acercasen. A juzgar por sus caras seguramente pensarían que iba a reñirles por algo, aunque lo cierto es que sólo quería saludarlos con un beso. Ellos habían acudido allí mucho antes que ella y quería asegurarse de que todo había ido bien.

Rhaenyra Targaryen
Princesa

Princesa

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Aelyx Velaryon el Miér Jun 29, 2016 5:21 pm

Tras dejar a Einar y Martell, menciono a Veron e interactuo con Rhaenyra

El Velaryon no pudo evitar esa sonrisa por las palabras del dorniense, sin duda sería capaz de viajar allí para admirar las maravillas y el estilo de vida que ellos llevaban, aunque le dio un poco de apuro el hecho de que le llamasen Lord... el Velaryon no lo era y no sabía si era procedente o no corregirlo, puesto que seguramente aquel caballero de dorne lo fuese, pese a que no hubiese dicho nada acerca de su apellido. Por desgracia se marchó tan rápido como el mismo Aelyx había aterrizado donde ellos, dejando solo a este con el Stark, que tras un intercambio breve de palabras también se despidió, notando que efectivamente, no encajaba en Desembarco del Rey, no encajaba en Poniente todavía. Se alejó de allí tras una reverencia cortés, buscando algo más interesante que hacer en la maldita fiesta, si las cosas seguían así lo más sensato sería marcharse y a otra cosa, ponerse a entrenar para la justa y el torneo, asegurarse de que las armas y el equipamiento estaba bien pulido y afilado.

Y como si los Siete quisieran que permaneciese en ese baile comenzó algo divertido, un chico con una antorcha la dejó caer sobre una de las mesas, reconociendo al muchacho como un Greyjoy, el mismo con el que había tropezado cuando el mástil del barco se vino a abajo. No pudo evitar reírse, mientras las copas estallaban y los guardias le rodeaban, intentando apagar también la mesa antes de que fuese a más. Una fiesta no lo era hasta que moría alguien, según las creencias Dothraki, lo mejor sería no dar sorbos a la bebida de Yi Ti por si las moscas, no estaba en posición de acabar como el pequeño aquel. Me daba pena que los guaridas se fuesen a sobrepasar pero entonces apareció ella, Rhaenyra Targaryen, con evidentes síntomas de embarazo, cosa que no esperaba ver el Velaryon. Apaciguó a los guardias y le restó importancia, viendo como caminaba y saludaba a todos, hasta sentarse en una butaca.

Su intención era acercarse a ella cuando estuviese más tranquila y con menos moscardones a su alrededor, pero el gesto que hizo le indicó que era mejor hacerlo ya. Seguramente también iba por sus hijos que estaban cerca, pero mientras ellos se desocupaban el Velaryon entablaría conversación con ella, mucho tiempo sin verla. Caminó dejando la copa en una mesa y al llegar no pudo hacer otra cosa que un reverencia, agachándose acto seguido para besar la mejilla de su prima, sonriéndole. -Es una alegría volver a verte prima... ha pasado mucho tiempo- comentó con suavidad, antes de llevar la mano a su vientre. -Veo que no perdéis el tiempo... pero os sienta bien el embarazo, no hace mella en vuestra belleza- dijo antes de deslizar la mano, queriendo notar al bebé sin demasiado éxito. -¿Qué vas a ser tú, pequeño, un hombrecito fuerte como tus hermanos o una delicada dama tan bella como tu madre?- susurró al bebé, antes de levantarse y permanecer junto a Rhaenyra, sabiendo que tendría cosas que preguntarle y por si necesitaba algo.

Aelyx Velaryon
Caballero

Caballero

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Aegon Targaryen el Miér Jun 29, 2016 5:26 pm

Helaena, Aedan, Aemond, Rhaenyra. Menciona a Jace, a Daemon y al Rey

La charla con Aedan y mi hermana era animada, tal vez en ellos encontraba el consuelo por tener que estar en aquella clase de eventos que me desagradaban. No se equivoquen, disfrutaba de las fiestas y me divertía mucho, pero aquello mas que una fiesta era un evento creado con fines diplomáticos y políticos. ¿Cómo uno podía divertirse así? –Aun lo estoy pensando Aedan, ganas no me falta en absoluto de perderme todo –Confesé sincero mientras observaba algún que otro detalle del lugar. Entonces mi amigo hizo aquel comentario que me hizo mirarlo a los ojos y reír –Te tienes mucha confianza mi Aedan, aunque siendo sincero, si pierdo con alguien me gustaría que sea con usted –Reconocí con una sonrisa sincera, después de todo era mejor que te derrote un compañero de la vida que un desconocido y luego tener que soportar a don nadie alardear sobre su suerte al vencer al príncipe Targaryen.

El cumplido de Helaena me sentó mal, casi como si mas que un cumplido hubiese sido una advertencia demasiado pasiva. Aquella noche solo quería pasarla con mi familia y no pensar en nada mas, tenia demasiados problemas ya como para andar sumándole cosas a mi vida –Auch –Me queje al recibir el codazo de mi hermana a la cual mire con cara de “¿Qué mierda te pasa?”. No me parecía mal que el niño fuera con su abuelo aun cuando este recibía invitados, después de todo era una buena imagen para el, alardeando sobre todos los descendientes y herederos que tenia. En ningún reinado nuestra familia había tenido tantos miembros, mucho menos tantos dragones, era algo digno de alabar. Entonces no vi llegar a mi hermano Aemond perfectamente vestido, impecable, tal vez como pocas veces lo había visto -¿Invitaron a la reina del Amor y la Belleza y nadie me lo dijo? –Les pregunte a los presentes con una sonrisa burlona ya que el tonteo entre nosotros dos era cosa rutinaria. Su pregunta me hizo mirar por un segundo al rey –Yo lo veo igual que siempre… - Dije sin ser demasiado perceptivo, otra cosa que me caracterizaba un poco. En cuanto a Jace, había tenido la mala suerte de que su madre le gustara andar de cama en cama. Dudaba que el jovencito tuviera la culpa, y a veces sentía que nuestro ensañamiento con los jóvenes era tonto. ¿Pero que podía decirle yo a Aemond, cuando uno de ellos le quito el ojo? Entonces Luke llego y le medio sonrei de la manera mas amable que pude - Es bueno verte Luke

Fue en ese momento que escuche la voz de un guardia y casi al instante una mesa se comenzó a prender en llamas –Lo que temíamos Aedan, ya hay un kraken ebrio –Le comente divertido por nuestra charla en aquel día en que supervisamos el acondicionamiento para el torneo. En medio de todo eso aparecieron mi media hermana y mi tio. No pude evitar dejar salir un suspiro ante aquella imagen, ninguno de los dos eran de mi mas profundo agrado. Sin embargo eran mi familia y debía respetarlos como tal –Rhaenyra, en cualquier momento darás a luz. ¿Quién hubiera dicho que engendrarías tantos pequeños dragones? –Trate de intercambiar algunas palabras amables con ella para luego volver con Aemond y Aedan –Ahora que somos tres estamos en condiciones de empezar a beber. Vamos no sean aburridos, con alguna que otra copa no sucederá nada.

Aegon Targaryen
Principe

Principe

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Morgan N. Martell el Miér Jun 29, 2016 6:06 pm

Fenrys Tarly y su mujer

Mi mirada se entrecerraba de a ratos intentando prestar atención a cada detalle, a cada gesto de las personas. Me gustaba saber lo que sucedia a mi alrededor, aun mas en una fiesta de ese estilo donde todos tenían mucho que expresar y decir. Fue por esa razón que en mi caminata hasta los Tarly pude ver como Fenrys le susurraba algo a su mujer, algo respecto a mi. Ellos me habían visto perfectamente encaminado a su lugar, cosa que me daba a entender que me tenían muy bien marcado. En parte era gracioso ver cómo, pese a estar en una jornada diplomática, todos parecían estar mas tensos que en un campo de batalla. No me entraba en la cabeza aquello, yo quería divertirme, pasar un grato momento con animadas charlas. Tenia todo el resto de mi vida para combatir, aunque claro esta, las batallas no solo se libraban con espadas y lanzas. El hombre se posiciono ante mi casi como un león protegiendo a su hembra, aquello me gusto, hablaba bien del lord. Sin embargo si veía en mi una potencial fuerza hostil estaba mas que equivocado. Ante su halago no pude evitar medio sonreír negando con la cabeza –A la gente le gusta contar historias, todo pueblo necesita un ejemplo para inspirar a los demás a seguir mejorando –Comente despreocupado por aquello –Decidieron ponerme en ese lugar, aunque la verdad como bien sabrás, en los cuentos se suele exagerar un poco

Mi modestia era verdadera, no me agradaba andar por la vida haciendo alardes de mis logros. Y mucho mas cuando esos logros te coronaban como un gran asesino.  No se equivoquen, me encantaba combatir, pero el matar no era uno de mis deseos, solo una consecuencia – Yo también oí hablar mucho de usted lord, y con sinceridad algunas historias me dejaron sorprendido –Reconocí mirándolo a los ojos fijamente sin salirme de ellos siquiera un segundo. La travesía de Fenrys para vengar la muerte de su antigua esposa era conocida en las tierras de Dominio y de Dorne. A lo que puede llegar hacer un hombre dominado por el odio y el rencor, por un terrible sentimiento de venganza.  Digno para escribir un libro, porque no solo había perdido a su esposo sino llevado a que mataran a sus hermanos. ¿Alguien podría expresar en palabras los sentimiento que sentía aquel robusto hombre en lo mas profundo de su ser?

Cuando la conversación siguió no pude evitar reír suavemente por sus palabras. El ya comprendía que no libraríamos un combate allí, primero porque no era el lugar, y segundo porque me negaba a atacar un hombre en compañía de su esposa. ¿Qué clase de ser bárbaro podría llevar adelante algo como eso? –Creo exactamente todo lo contrario –Lo contradije, en verdad teníamos muchas cosas que decirnos. Aquellos asuntos de las Marcas estaban bajo la supervisión absoluta de mi hermano Qoren, el mas que nadie deseaba que aquello se terminara de alguna vez por todas. Sin embargo me veía con la suficiente autoridad para hablar de ciertas cosas –Me gustaria dejar claro ante usted y su mujer, que estoy aquí con ustedes porque los valoro como dos grandes personas. Honorables, fuertes, decididos –Gesticule cada una de mis palabras –Y se me hace imposible no acercarme a personas asi, mucho menos cuando son mis vecinos –Me sincere con una enorme sonrisa que dejaba relucir mis blancos dientes. Tome una copa de una de las bandejas de las criadas y le di un pequeño trago –Tal vez el estar tan lejos de casa me dio un poco de nostalgia –Continúe mirándolos a ambos con la seriedad que ameritaban pero si perder la mueca de mis labios –Si en verdad es que usted desea discutir sobre las marcas lo invito –Mire a su mujer – Y a usted también mi lady, a que en los días siguientes nos demos un tiempo para sentarnos en una mesa y hacerlo. Pero no creo que debamos arruinar la velada con un tema tan… triste –No encontraba palabra para describir aquello –Como lo es el de hombres matándose entre hombres

Una vez termine de decir aquello termine mi copa y mire a ambos –En cualquier caso, si mi presencia altera su tranquilidad no tendría problemas en irme. Pero, si asi lo desean, también podemos mantener una cordial charla que podría beneficiarnos a ambos.

Morgan N. Martell
Comandante de la guardia real

Comandante de la guardia real

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Jacaerys Velaryon el Miér Jun 29, 2016 6:37 pm

Mención a Aegon, Aemond, Aedan y Veron. Interacción con Helaena, Aelyx, Lucerys y posteriormente Rhaenyra.

La conversación escueta con sus tíos dejó a Jace algo incómodo en el círculo de conversación, pese a sus intentos de enterrar el hacha de guerra. Si bien no había esperado que lo recibieran con los brazos abiertos, tampoco había esperado contestaciones tan secas por parte de unos y breves por parte de los otros. Esbozó una sonrisa suave, aunque algo triste por la situación familiar y mantuvo aun así las apariencias, sopesando si marcharse cuando vio a Aegon y Aedan iniciar una conversación para si. La repentina incorporación de su tío Aemond no ayudó a las cosas, pero para su sorpresa, se le antojó mucho más cordial que la de los otros dos. Le saludó de igual manera, algo curioso ante su elección de ropas, principalmente negras, y se giró hacia su tía, optando por no forzar mucho más las cosas y dejar a su familia de Desembarco un rato.- Voy a marcharme a saludar al resto. -Mencionó a Helaena, dedicandole una sonrisa a Maelon, y se reprimió de hacer ningún gesto de acercamiento a la Targaryen, por mucho que fuera sin segundas intenciones. El historial que tenía con Aegon no le permitía realmente empeorar las cosas. - Me ha gustado verte, tía. -Y terminó por agregar algo a los demás, pese a que los vio dispersos.- Os deseo suerte en el torneo.

Se alejó de su familia, tras encontrarse repentinamente con Luke, mencionandole aquello tras cogerse del brazo, y Jace sonrió, revolviéndole el pelo a su hermano menor.- No va a pasar nada Luke, ¿te da miedo que te coman nuestros embutidos invitados? -Le preguntó a este, en voz baja, para que solo este le oyera, haciendo un gesto a unos cuantos lords y ladys, que más que felicitar al abuelo Viserys se estaban aprovechando del buen vino y los canapés.

El mayor reconoció a su primo Aelyx entre los invitados, y acto seguido tiró del antebrazo de su hermano, yendo hacia este. Fue a moverse entre los invitados, cuando oyó las exclamaciones del banquete, todas puestas en una mesa ahora en llamas y el joven de los Greyjoy, a lo que Jace se tensó un tanto, mirando su propia copa antes de dejarla a un lado con desconfianza. Blasfemó por lo bajo, dando un paso hacia el lugar en cuestión, en un impulso por menguar los daños, pero fue entonces cuando apareció su madre, junto a sus hermanos más pequeños, levantando la atención de los presentes, de repente.

El asunto de la mesa quedó resuelto con rapidez, a la vez que su madre reanudó el paso hacia sus tíos, y marchó después de eso a ver al rey. Jace no tuvo que mirar dos veces para saber que su madre estaba pasando tiempos difíciles con el embarazo, y estaba haciendo un esfuerzo por estar allí. Alcanzó a ver a su primo Aelyx con ella, una vez esta se sentó, y captó el gesto de Rhaenyra para que se acercaran, llevando Jace la mano al hombro de Luke, dispuesto a ir a donde estaba.- Voy a saludar a madre. ¿Vienes? -Y comenzó a caminar hacia allí, más cómodo nada más estuvo en un círculo menos hostil que antes. - Hola Aelyx. -Lo saludó, inclinando la cabeza, dedicandole una sonrisa irónica que dejó entrever todo lo que pensaba Jace de aquellos formalismos sociales, y acto seguido se giró a su madre, dejándole un beso en la mejilla para hablarle después en confidencia.- ¿Te encuentras bien, madre?

Jacaerys Velaryon
Principe

Principe

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Sobre Vermax surcando el cielo, seguramente.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Fenrys Tarly el Miér Jun 29, 2016 6:46 pm

Interacción con Morgan e Ilirea, mención a sus hijos Sam y Chrysta
Desconocía si la sencillez de Morgan era real o simplemente fingida para la situación, de verdad no conocía a nadie de los Martell en persona, solo por historias, la mayoría de ellas buenas, el pueblo de Dorne estaba orgulloso de resistir ante aquellos Targaryen, quizás por ello a Fenrys le dolía tanto escucharles gritar en el campo de batalla, después de todo, la pelea de las Marcas parecía ya un asunto obsoleto, siendo ahora regidos por la familia real en colaboración de los Tyrell y Hightower, ¿acaso no se podría decir que los dornienses tenían más derecho sobre ellas?, a nadie parecía importarle el hecho de que los Tarly viviesen siempre al límite de la guerra, pero claro, sí que les importaba mantener esas tierras, más no poner muertos por ellas. Como fuere, no quitaba el hecho que aquel Martell era renombrado por todos como alguien a quién respetar en el campo de batalla y para Fenrys eso era suficiente, desde luego, apodado “el bárbaro”, solo un guerrero le parecía digno de respeto, pues los políticos y otros nobles dedicados a comprar favores mediante el oro u otros menesteres se le hacían, cuando mínimo, una panda de mentirosos.

Se preguntó que historias habría escuchado de él, a diferencia suya, en sus tierras solía tener una imagen dividida. Algunos consideraban al señor de Colina Cuerno como alguien valiente y honorable, no dado a la mentira y mucho menos a los engaños, siempre dispuesto a estar con sus hombres en batalla y a no rendirse ante las adversidades, bondadoso con su pueblo y fiero contra aquellos que le causaban malestar, en toda regla, un hombre ejemplar. Por otro lado, estaban aquellos que le veían como un idiota sin cerebro para la política, un bárbaro dedicado solo a la pelea por unas tierras inservibles, un hombre cuyo honor le haría imposible hacerse con más poder algún día, en resumen, un señor que nunca alcanzaría nada más que no morir en sus escaramuzas. Para él, poco o nada importaba su imagen, de hecho solo tenía en mente un par de objetivos y uno sobre todos los demás, una deuda de honor, una que nadie, ni siquiera su esposa o sus hijos podrían evitar que saldará cuando fuese tiempo, aquella bestia, aquel demonio del Dominio y él no podían coexistir en el mundo, tarde o temprano, ambos encarados, uno iba a caer para siempre.

-Eres muy diferente a como pensé que serías- respondió honestamente atento a las palabras de Morgan, hablaba demasiado bien para ser un bravo guerrero como algunos lo acotaban, pero claro, también había que considerar el hecho que provenía de una casa real, en cambio, Fenrys solo provenía de una casa vasalla, lo único que conocía era la guerra y la ausencia de ayuda, uno de sus hermanos era el letrado, pero murió tantos años atrás en una escaramuza que ahora apenas si le recordaba como un jovencillo delgaducho y asustadizo. –Creo que tienes razón- observó entonces a su esposa y asintió un poco mientras no muy lejos tanto Sam como Chrysta vigilaban la escena, con aquello le indicaba a su mujer que fuese con ellos, quizás lo que tuviese que hablar con Morgan llevase a un rumbo no tan agradable, como solía ser con los dornienses –No hablaremos de las Marcas si no es necesario, pero, lo mencioné porque es un asunto que sigue ahí, igual que hace años, igual que hace días- con muertes para ambos bandos, con problemas para muchas casas, con el misterio de saber al final quién dominaría esa zona y si habría valido la pena.

De todas maneras, al final probablemente hablaría con su esposa para mencionarle lo charlado con aquel Martell, pero de momento no le veía necesaria en la conversación –Vayamos al grano, no creo necesario andar con rodeos, ambos debemos tener mucho que hacer volviendo a casa, es mejor hablar directo, yo no me molestaré- prefería que las cosas fuesen como debían ser entre dos hombres, sin darle rodeos a los asuntos, sin mentir o engañar, la simple verdad era suficiente para él. Sin embargo, antes de que la charla pudiese proseguir algo sucedió a cierta distancia, una especie de fuego encendido por un niño tonto, mirándole bien, ¿acaso no era uno de los Greyjoy?, vaya escena se había venido a montar en un sitio como ese, esperaba que sus hijos no hicieran nada semejante, peligroso sería.

Fenrys Tarly
Lord

Lord

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Lyonel Hightower el Miér Jun 29, 2016 6:53 pm

Mención: Sus primos Targaryen y su padre. Rhaenyra.
Interactuar: Aegon el menor y Viserys. Veron Greyjoy.

Su padre había sido inteligente aquella vez. Tal vez demasiado.
Llevaba en la tierra de sus primos tres días como motivo de aquella gran fiesta. Escapar de sus obligaciones como Heredero era cuanto menos relajante, pero los preparativos de aquel gran banquete llegaban a agobiarle, incluso sin ser él el encargado de hacerlo.

Había visto paso a paso como preparaban todo, por lo que no le sorprendió lo ostentoso que podía llegar a ser todo. Aquellos estandartes, las copas y cubiertos de lujo, las flores y el fuego como marca de los Targaryen no podía faltar.
Había llegado allí junto a su padre, pero después de saludar a otros Lores junto a su padre, no tardó en alejarse un poco para ojearlo todo.

Comenzó la búsqueda de sus primos que, al igual que él, iban a ir a aquella fiesta. Pero desistió rápido; había demasiada gente. Salió a el balcón, desde donde pudo ver la fiesta del pueblo llano. Tal vez en otra ocasión hubiera decidido escaparse a esta, aun que fuera para echar un ojo. Pero sus telas no se lo permitían. Su padre le había obligado a vestir con un traje demasiado llamativo, de color dorado y plateado. Era comodo, al menos. Pero llamaría demasiado la atención allí abajo, tal vez incluso la llamaba entre los demás invitados de la fiesta.

Lyonel terminó junto a la mesa de los aperitivos, comiendo algo, hasta que escuchó a alguien hablar de "La bebida dorada". Era un grupo de niños, hijos de algún Lord que no superaban los diez años de edad. "Discutían" con un hombre mayor por no dejarles beber aquello. "Es para adultos" le decía.

La curiosidad le pudo y acabó acercándose a la mesa.
No era la primera vez que bebía vino y demás jugos fermentados, aun que las consecuencias habían sido desastrosas. Aun recordaba la ultima, sobretodo el arrepentimiento del día siguiente.

"Una no me hará mal ninguno" —se dijo a si mismo.

Se acercó a aquella mesa y el hombre le miró a la par que agarraba aquella copa dorada. Pero no le dijo nada, tal vez ya era considerado un hombre.

Con la copa en la mano, pudo escuchar el jaleo que se formó de pronto. Cuando miró atrás pudo ver una mesa en llamas y cierto revuelo. No pudo evitar fruncir el ceño y que una pequeña sonrisa se creara en su rostro. Tal vez la fiesta iba a ser incluso divertida.
Aun sin beber se acercó hasta allí y pudo ver a Rhaenyra hablando con otro chico. ¿Era el responsable de aquello? Luego pudo ver a Aegon y Viserys, a los que la princesa heredera les pidió de manera "amable" que se encargaran de él. Pero la verdad, eran tan pequeños que siquiera es que pudieran hacer mucho.

Dio el primer trago a su copa dorada.

No quería saludar a Rhaenyra ni mucho menos, por lo que esperó hasta que esta se dieran la vuelta y los chicos se alejaran un poco. Fue entonces cuando se acercó a estos dos.

Aegon, Viserys. ¿Qué ha pasado? —preguntó mirando al chico—. Soy Lyonel Hightower, ¿vos?

No dudo en beber de la copa mientras esperaba la respuesta.


Última edición por Lyonel Hightower el Jue Jun 30, 2016 1:54 am, editado 1 vez

Lyonel Hightower
Noble

Noble

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Dragon el Miér Jun 29, 2016 6:53 pm

El miembro 'Lyonel Hightower' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'D10' :

Dragon
Admin

Admin

Mensajes : 926
Fecha de inscripción : 15/12/2014

Ver perfil de usuario http://thedanceofdragons.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Aegon III Targaryen el Miér Jun 29, 2016 7:47 pm

Interacción: Rhaenyra y Viserys Targaryen, Veron Greyjoy y Lyonel Hightower

Baile de Inauguración
Fortaleza Roja | Mes I Año 129

El pequeño Targaryen se sentía aún más minúsculo en aquel lugar, perdido entre las figuras desconocidas que le rodeaban. Al principio no se fijó en ninguna en concreto, lo único que le preocupaba era perder de vista a su madre, Rhaenyra, y su hermano pequeño, Viserys, con quienes había entrado en el gran salón.

No reparó en la ostentosa decoración, ni tampoco en todos aquellos preparativos que tanto trabajo y tiempo habían requerido. Tal vez estaba demasiado acostumbrado a toda aquella parafernalia, a aquellas celebraciones donde acudían nobles de todo Poniente. Él generalmente únicamente conocía a sus familiares, tanto Targaryen como Velaryon. Sin embargo, siempre le daba la sensación de que todos lo conocían a él, y entonces le invadía una sensación extraña a la cual, por el contrario, aún no se había acostumbrado del todo.

De repente escuchó un griterío. Siguió de muy cerca a su madre, agarrando la mano de su hermano y tirando ligeramente de él. Entre todo aquel alboroto sus ojos malvas se posaron en las llamas, que pronto serían extinguidas tras una lucha con los guardias que tiraron el mantel al suelo para acabar con el fuego. Por primera vez desde que había llegado, el pequeño Targaryen esbozó una sonrisa. Aquella escena le resultó divertida de ver, aunque su buen humor duraría poco.

Mientras su madre se ocupaba de poner remedio a aquel alboroto, el niño buscó con la mirada al causante de aquel desastre.
¿Veron Greyjoy? Aegon no lo conocía, mas ahora que sabía que se trataba de un Greyjoy todas sus dudas se disiparon. Claro, no podía ser de otro modo. Al Targaryen siempre le pareció que los hijos de hierro eran maleducados y reboltosos. Siempre que se formaba un lío, se trataba de un Greyjoy. O al menos así lo veía el joven príncipe, especialmente después de aquello. Por eso no le hizo ninguna gracia que Rhaenyra le encargara ocuparse del liante.
No llegó a mirarle con desagrado, mas su rostro no delataba precisamente alegría, y así se lo hizo ver a su madre. Sin embargo, la princesa no tenía pinta de ser muy flexible, así que al pequeño dragón no le quedó otra opción que cumplir.
Sí, madre —accedió de mala gana.

Volvió su vista hacia el Greyjoy, que era mayor que él. Luego hacia su hermano Viserys, al cual sostenía con la mano. La fugaz idea de salir de allí junto a su hermano y dejar a ese tal Veron le tentó, pero Aegon no rehuía cuando su madre le ordenaba algo. Además, seguro que esta no le quitaría el ojo de encima.
Se giró en dirección hacia donde se había ido Rhaenyra, mas en esta ocasión su mirada se cruzó con la de un Hightower, quien se trataba de otro de sus primos. Hasta entonces el Targaryen no le hubiera prestado especial atención, mas hacía unos días que andaba por Desembarco del Rey y había tenido oportunidad de intercambiar antes una charla con él. Por aquella razón, le alegró verlo. Especialmente en aquel momento tan oportuno.
El niño no respondió a la pregunta del mayor, sino que se limitó a señalar al Greyjoy con la mirada.


Aegon III Targaryen
Rey

Rey

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Rhuju el Miér Jun 29, 2016 9:25 pm

Interactuo con Aelyx

Cruzó las puertas que daban a aquella estancia sin pasar por alto las decoraciones que habían a su alrededor, afirmando las sospechas de que en aquellas tierras todo debía de ser lo más ostentoso posible. Más no solo las decoraciones eran ostentosas, por supuesto que no. Las gentes que entraban a la sala junto a él o que se movían por ella llevaban trajes curiosos, cargados de complementos o detalles innecesarios que debían de hacer aquellas prendas incomodas o molestas. En cierta medida, no podía evitar pensar en los amos de la Bahía de los Esclavos, en los ornamentos que colgaban de sus cuellos y prendas y en los colores vivos que usaban para vestir de manera que se distinguieran por encima del resto de la población esclava. Después de todo, aunque allí la esclavitud estuviera prohibida, no dejaban de ser lo mismo, solo eran lobos que pretendían no serlo.

La música que se escuchaba le resultaba molesta, no porque sonara mal sino porque estaba cansado de escuchar la música de aquellas tierras y apenas había pasado tiempo en Desembarco del Rey como para aborrecer la música. Aunque también aborrecía los acentos y las voces de los presentes en la habitación por lo que probablemente fuera solo cosa suya. Después de todo, Rhuju nunca había pedido o deseado participar en un baile de Poniente, menos aún en uno que parecía ser tan importante y grande como aquel. Parte de su desagrado lo tenía el hecho de que se encontraba vistiendo aquellas ropas incomodas. Para su suerte, y debido a que un simple escudero y que no pertenecía a la nobleza, sus prendas no eran tan extravagantes o recargadas como la de los demás varones de la sala. Simplemente se trataban de una muda discreta pero elegante de su señor que había recibido para poder presentarse en aquella instancia con algo indicado para la celebración. Incluso siendo discreta le provocaba cierto desagrado pues no era las prendas que estaba acostumbrado a llevar ni el tipo de prenda ligera que le permitía moverse con sigilo y discreción entre las gentes. Se sentía atrapado dentro de aquel traje, como cuando se había tenido que poner una armadura, y eso conllevaba a que notara como si le faltara el aire a pesar de que llegara perfectamente.

Se halló ligeramente confuso, buscando algún rostro familiar en la sala sin ningún resultado favorable hasta que encontró el rostro del hombre para el que se suponía que trabajaba como escudero, sin importarle lo más mínimo si se encontraba reunido con alguien pues no deseaba quedarse quieto como un pasmarote entre toda aquella gente tan jovial. Se encontró, entonces, avanzando entre el gentío con un poco de torpeza hasta que pudo estar lo suficiente cerca como para que sus palabras se escucharan o para que el joven pudiera notar su presencia.

Mi señor… lamento haberos hecho esperar—dijo en alto, interrumpiendo el sonido de la música por unos segundos en sus oídos, dirigiendo una mirada neutral hacía Aelyx.

Tensó la mandíbula una vez lo hubo dicho, esperando que el chico notara esto último y supiera que no estaba contento. No estaba contento con la ropa, no estaba contento con la situación, no estaba contento con tener que llamarlo “mi señor” como si fuera superior a él en algún sentido (que lo era, en realidad). Más quisiera él.

Rhuju
Escudero
Escudero

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 28/06/2016
Localización : Tierras de la Corona

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Helaena Targaryen el Miér Jun 29, 2016 10:14 pm

Siento el tocho post D:
Mención/interacción: Aemond, Aegon, Aedan, Luke, Jace, Maelon, Rhaenyra, Daemon, unos criados.

Cuando Aemond llegó le dedicó su hermana mayor una tierna y sincera sonrisa, mirándolo vestido con las ropas que si bien eran un regalo técnicamente de ella y Aegon, eran solo de ella. Aegon no era el hombre más detallista, ni mucho menos, así que de los detalles se ocupaba ella por los dos. Le agradaba saber que Aemond gustaba tanto de su regalo que lo usaba para un evento tan especial.

-El hermano más guapo del reino- dijo presumiendo, de paso metiéndose con Aegon mientras tomaba la mano de Aemond y le besaba los nudillos en un gesto afectuoso. Sabía que para él, más que para ninguno, ese tipo de eventos eran un suplicio, tanto por encontrarse con el lado de la familia al que causaba de la pérdida de su ojo, como por los comentarios que aún suscitaba el incidente. El Tuerto lo llamaba. Les sacaría un ojo a todos los que dijesen algo semejante delante de ella.- Sin dudas. Aún debemos ir a saludarlo oficialmente, pero quería esperarte- dijo alegre, riendo por su saludo al niño.- Pareciera por como lo dices que no lo tienes todo el día pegado a ti dándote la lata.

Sus sobrinos se acercaron y aunque aquello la alegró también era consciente de la incomodidad del momento. Hacía lo que podía siempre para que aquellas cosas fueran más fáciles, pero Helaena no podía hacer milagros, aún así intentaba que sus sonrisas fueran bastante para sus sobrinos, que si bien eran a todas luces Strong, seguían llevando sangre Targaryen, por mucho que a sus hermanos esto se les olvidase.

-Luke, cuando no estás robando pasteles eres un niño encantador- dijo riendo, viendo a Maelon saludar a su primo, con el que no hacía más de un par de días había estado jugando durante un buen rato, cosa que el pequeño recordaba y lo hizo sonreír ampliamente. No pudo dejar solo a su sobrino en el brindis y tomó una copa, aunque de un vino de Myr, que aseguraba nada de efectos no deseados y la alzó.- Por la familia y porque el Rey la disfrute muchos más años- dijo ella antes de mojarse los labios. Demasiado pronto para beber, más cuando sus hijos estaban en la fiesta. Cuando se fuesen a dormir, eso le dejaría un poquitito de libertad.

Pero el brindis quedó arruinado por el ajetreo y el estupor de una antorcha que caía en una de las mesas provocando un mantel en llamas alimentadas por alcohol de la mesa. Mi hermana apareció en ese momento e “indicó” a los guardias como ocuparse de parte del estropicio, yo por mi parte me alejé un momento del grupo para acercarme a dos criados y ordenarles que sacasen la mesa quemada de allí -porque recogerla no iba a arreglar que la madera ahora oliese a quemado, ya que el fuego y las brasas era evidente habrían dejado tocada la madera- y pusieran otra de inmediato. Mejor que lo pidiese yo amablemente a que mi madre se pusiera hecha un basilisco.

No pasaron unos segundos en lo que volvía junto a sus familiares que vio a su hermana acercarse igual al grupo, devolviendo el beso luego le hizo una reverencia a ella y su tío. Los próximos reyes. Sin dudas, su tío no era tonto, ni tampoco alguien que le cayese en gracia a Helaena, pues lo veía excesivamente ambicioso para el bien de la familia, aunque eso no le impedía mostrar educación y amabilidad. Sus hijos mayores la saludaron con respeto, pero Maelon no pareció nada contento con su tía, no sabía por qué, pero el niño sentía animadversión por ella desde bebé, a pesar del breve pero amable trato con su tía, desde bebé era verla y ponerse de mal humor.

Entonces, ya de nuevo solos y en confianza enarcó una ceja y puso a su hijo menor en los brazos de su padre.

-Oh no, tú de momento vas a quedarte con tu hijo. Maelon, vigila a papá y si se mete en líos, dale un azote. Igual al tito Aedan, si se portan mal... demuestra quién manda- dijo al pequeño, que asintió riendo.- Es hora que Aemond y yo demostremos como se baila, me lo debe desde la última fiesta- dijo como a fin de cuentas, la chica de la familia, la que podía permitirse algún que otro capricho.

Helaena Targaryen
Princesa

Princesa

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Desembarco del Rey

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Aedan Tollett el Miér Jun 29, 2016 10:24 pm

Interacciono con Aegon, Aemond, Helaena y Lucerys. Menciono a Jacaerys.

Aedan observó con una sonrisa en el rostro y con cierto interés como Helaena salía al paso del pequeño a grandes zancadas. De ser el crío, el Tollett se hubiese echado a correr huyendo la furia de su madre. Negó para sí y se giró para atender nuevamente a los allí presentes, observando en especial a Aegon, todavía sonriente ―. Descuidad. Os conozco muy bien y sé que si hay alguien entre estas personas capaz de tiraros al barro soy yo. Pocos han demostrado hasta el momento la habilidad necesaria para venceros en combate singular ― respondió; y no mentía. Su afirmación sobre el hecho de que se creyese de los pocos capaz de vencerlo venía dada más bien por conocerle que por ser mejor combatiente que él. Aedan estaba seguro de que si vencía a Aegon era porque habían pasado ya tantos años combatiendo entre ellos que sabía cómo se movía; cuáles eran sus puntos fuertes y cuales sus pequeños descuidos. Al fin y al cabo, la costumbre es la madre de la experiencia según decían. En un combate igualado no estaba tan seguro de poder vencer al Targaryen.

En el momento en que llegó Aemond se inclinó suavemente a modo de saludo ―. Bienhallado, mi señor Aemond ― dijo. A Aemond también lo conocía, pero como siempre, era preferible mantener las apariencias delante de aquella manada de buitres sedientos de poder -y de sangre en algunos casos-. Observó al Targaryen con detenimiento, de arriba a abajo, y luego rió entre dientes ante el comentario de Aegon. Ciertamente aquella noche estaba dándose uno de los acontecimientos más inusuales del año: ver a Aegon y a Aemond vistiendo con decoro. Opinaba lo mismo de su propia persona, pues también era muy raro que optase por aquellas ropas.

Más tarde y como si de un providencial encuentro se tratase también apareció por allí Lucerys Velaryon. Sabía quién era porque no sólo había investigado acerca de la familia de la que provenía su sangre valyria, sino porque Helaena le había hablado de él en contadas ocasiones y, para no cejar en su costumbre, la princesa tenía una habilidad descriptiva muy poco habitual. Incliné la cabeza y correspondí a su saludo ―. Buenas noches ― saludé ―. Espero que todo lo que hayáis oído de mí sea bueno ― añadió con una sonrisa ―. Yo también he oído hablar de vos.

Cuando el Velaryon brindó, él hizo lo propio ―: Por Su Majestad el Rey, y por su familia ― repitió, y dio un trago largo a la copa de vino, volviendo a una postura más sombría en lo que escuchaba las conversaciones que se sucedían en el grupo. Saludó intermitentemente al resto de personas que se fueron uniendo a la conversación y dedicó una mirada inquisitiva a Helaena cuando hizo su último comentario, alzando una de las cejas con sorpresa ―. ¿Cómo que tito Aedan? ¿Y qué es eso de portarme mal?

Aedan Tollett
Lord

Lord

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Jancia Tyrell el Miér Jun 29, 2016 10:28 pm

Esa mañana, Jancia se despertó sin energía. Sabía que el baile del torneo era esa noche, que debería arreglarse y mostrarse encantadora para la ocasión, aunque lo que más le apeteciese fuese dormir todo el día. Durmiendo el estrés no podía atacarla si no era en forma de pesadilla, y aunque a veces lo hacia, era mucho mejor que estar despierta. No era la primera vez que tenía un día así, en el último año lo que el maestre llamaba melancolía perseguía a la señora de Altojardín. Es común en viudas, sobre todo en las que lo son tan jóvenes le solía decir a Jancia. Ella hacia lo que habitualmente hacía, sonreir y asentir, y precisamente ese era el problema. No quería asentir y sonreir, no quería ser amable ni encantadora, quería echarse a llorar en la cama, abrazar a su hijo y aislarse de todo el mundo. No quería ser lady Tyrell, no quería ser la señora de Altojardín...solo quería ser Jancia.

Se miró al espejo y cuando se acercaba la hora, unas jóvenes doncellas se acercaron y la ayudaron a vestirse. Alabaron su belleza, sus ojos multicolores, sus labios...palabras amables, pero ahora Jancia sospechaba de toda amabilidad que se le presentase, pues había aprendido a asociarla con la falsedad de su propia corte, así que cada cumplido que oía, acostumbraba a oir tambien las palabras crueles que probablemente diría a sus espaldas.

Las jóvenes ajustaron el corsé de lady Tyrell y la ayudaron a ponerse el vestido que llevaría esa noche, el cúal había sido escogido con cuidado. Era en un color oscuro, mas no negro, para simbolizar que los Tyrell todavía lloraban la muerte de su señor, pero con los detalles en dorado en honor a la rosa dorada de su familia, más bien de su nueva familia pues ahora más que nada, Jancia veía en La Sidra su hogar, aquel del que se fue sin mirar atrás, creyendo que iba a tener una vida mejor. Si ahora pudiera, viajaría atrás en el pasado para llamar estúpida a esa niña y, tristemente, sabía que esa Jancia no escucharía a la actual, pues estaba inmersa en el sueño de ser la señora del Dominio.

Salió de su habitación tras haberse vestido, peinado y maquillado y durante el camino al baile, preparó internamente su máscara de sonrisas y amabilidad. Todos vería a la joven lady Jancia sonriendo, aún apenada tras la muerte de su marido, pero no melancólica. No podía permitir el lujo de presentarse como una viuda llorosa, eso solo daría una imagen de debilidad, más aún de la que ya poseían las rosas doradas tras la muerte de lord Tyrell. Su casa estaba débil, su gobernante era débil...todo era débil entre las rosas, pero Jancia estaba dispuesta a mostrarse como lady Fossoway-la muchacha dulce y encantandora que había sido-y como lady Tyrell-una mujer fuerte que hacía frente a la adversidad-pero jamás como Jancia, la joven madre que cargaba con el mundo a sus espaldas, con el mundo y con una fuerte melancolía.

Al entrar en la sala, hizo una reverencia a los reyes al chocarse sus miradas y continuó con su camino por la sala. No quería llamar la atención en exceso, pero tampoco pasar inadvertida, pues esperaba poder charlar con los Hightower y los Targaryen aunque este seria el objetivo de prácticamente todos los invitados: codearse con las familias más importantes de Poniente. A lo lejos, localizó a lord y lady Tarly. Una cara conocida pensó y con paso suave se acercó hasta ellos. -Lord Tarly, lady Tarly, me alegra verles-sonó cordial, amable, como debía de sonar lady Tyrell. Jancia debería esconderse, al menos, por unas horas.

Interactuo con lord y lady Tarly

Jancia Tyrell
Gran Lady

Gran Lady

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Harlon Blacktyde el Miér Jun 29, 2016 10:31 pm

Menciono: Rhaenyra Targaryen y Veron Greyjoy
Interactúo: Con los capitanes de la Flota del Hierro. Luego me quedo solo  Lloro

Sus intentos por vestir una indumentaria más acorde con la ocasión fueron rápidamente eclipsados por la armadura que lo había acompañado durante tantos viajes de saqueo. Sus ojos brillaron como dos luceros y desecharon instintivamente la túnica grisácea que habría sido la adecuada para la ocasión. Tardo poco en vestirse, ni siquiera se molestó en limpiar la salitre acumulada en el blasón de los Blacktyde. Una vez preparado se reunió con el resto de capitanes imitando la precaución del Kraken Rojo y dejando su hacha en manos de dos de sus hombres.

Los Señores de las islas se encaminaron a la Fortaleza Roja para asistir al baila. La simple mención de aquella palabra causaba carcajadas entre los suyos. Un hijo del hierro solamente bailaba con la tormenta, y lo hacía por supervivencia, no para mostrar al mundo su poder en oro. Una vez dentro de la estancia el joven Señor advirtió a los suyos con sabiduría y les permitió desperdigarse. Separarse podía tener dos posibles finales. El primero y el que menos le atraía, perder en un ataque de los pisaverdes. El segundo, escuchar los cuchicheos entre señores, damas y caballeros de la sala, y ver si sacaban algo de utilidad. Por supuesto Harlon no era un experto en juegos políticos. Era simplemente un guerrero. Los juegos y tramas políticas le pasaban por encima cual carromato de rocines.

Disfrutad de la velada —dijo a los capitanes en tono irónico y se internó entre los invitados para echarle mano a un par de copas e ir abriendo apetito. Nadie le sonaba. Harlon estaba más perdido que un leviatán en el desierto, y sus ojos cambiaron de rumbo siguiendo el movimiento de uno de los hijos del hierro. Veron Greyjoy, el hermano pequeño del Lord Segador, había prendido fuego a un mantel pasándose la advertencia de su hermano y Señor por la piedra— por el ahogado… —los guardias se pusieron nerviosos y a punto estuvieron de apresar al joven kraken de no ser por la intervención de la princesa Rhaenyra. En este breve período de tiempo Harlon ya había pensado en salir al exterior a por su hacha, pero la mujer supo evitar el conflicto aliviando la situación. El capitán del Susurro Mortal respiró aliviado dejando una de las copas vacías sobre la mesa.

Harlon Blacktyde
Lord

Lord

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 26/06/2016

Ver perfil de usuario http://thedanceofdragons.activoforo.com/t192-ficha-de-harlon-bla

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Dalton Greyjoy el Jue Jun 30, 2016 12:18 am

Mención a Rhaenyra y Daemon. Interactúo con Aegon el Menor, Viserys, Harlon Blacktide, Veron y Lyonel Hightower.

Y allí estaba la princesa. Una media sonrisa siniestra curvó los labios de Dalton al verla aparecer del brazo de su esposo, acompañada por sus hijos más pequeños. Había oído hablar de Daemon Targaryen en sus años en los Peldaños de Piedra, ¿y quién no?, pero el kraken y el dragón jamás habían coincidido en aquellas islas. Rhaenyra no parecía la mujer directa con la que había hablado días atrás: en aquel momento, parecía la madre perfecta según los modales de las tierras verdes. Se mostraba encantadora, sonriente y atenta con tanta convicción que el Greyjoy se preguntó cuál sería su verdadero rostro, y si en algún momento se lo habría enseñado a alguien.

Se mantuvo relativamente apartado, bebiendo aguamiel de forma comedida, mientras sus feroces ojos escudriñaban la sala cual lobo acechando una manada de presas. De vez en cuando, su mirada se cruzaba con la de sus capitanes, haciéndole sentir satisfecho: todos los suyos estaban atentos a su alrededor, aún disgregados por la sala. Sin embargo, entre todos aquellos perros de mar había alguien que tenía el extraño y desafortunado don de sacarlo de sus casillas con cualquier estupidez.

Un brillo peligroso apareció en la mirada del Kraken Rojo cuando Veron, completamente ebrio, prendió fuego a uno de los manteles. "Por las putas barbas del Ahogado. Voy a matar a ese maldito crío", pensó. Le había dicho que no bajase la guardia, y el joven heredero de Pyke sabía cuáles eran las consecuencias de decepcionar a su hermano. ¿Y cuál era su primera opción? Hacer el ridículo ante todo el resto de Poniente, como si en vez de un capitán de la Flota de Hierro fuese un niñato pisaverde cualquiera. Algunos señores menores del continente, por lo general con feudos alejados de la costa, se permitían incluso esbozar sonrisitas de burla. El Lord Segador echó a andar hacia su hermano pequeño con paso firme, con la fría rabia escrita en el rostro, pasando al lado de alguno de sus capitanes.

- Blacktyde. Conmigo -ordenó con un susurro colérico al pasar al lado de Harlon. Todos los hijos del Hierro conocían bien el carácter de Dalton, y si bien respetaba a los fuertes y a los hábiles, cuando estaba furioso y daba una orden era mejor cumplirla.

El Kraken Rojo se abrió paso hasta su hermano, apartando cuando era necesario a otros señores, sin violencia pero también sin demasiados miramientos. Se dio cuenta de que los hijos menores de Rhaenyra estaban con él, así como un chaval más o menos de su edad que, si no se equivocaba, era el heredero de los Hightower de Antigua. Apartó al joven dominense casi sin mirarlo, al tiempo que aferraba con la mano derecha a Veron por el cuello y lo levantaba a pulso. Los años de piratería y mar habían forjado los músculos del cuerpo del Greyjoy en el mismo hierro que daba nombre a las Islas.

- Tú te vienes conmigo. Ya sabes lo que te espera -le dijo, casi mascando las palabras-. Príncipes -se despidió, al tiempo que arrastraba a su hermano fuera de la sala.

Una vez fuera de la sala, llevó al mocoso a la garita de guardia de la Fortaleza donde esperaban los escoltas de los capitanes del Hierro que, sorprendidos y creyendo que ya se iban, le entregaron a Anochecer. El Kraken Rojo negó con la cabeza, y lanzó a su hermano a los brazos de uno de ellos.

- Llevadlo a la Ira de Pyke y encerradlo en las sentinas. Quiero dos hombres vigilándolo en todo momento. No lo dejéis salir hasta que yo vuelva. Y si os pide de comer o de beber, echadle un balde de agua por encima, a ver si así se despeja de una condenada vez -ordenó. En aquel momento se volvió hacia el Blacktyde-. Espero que a tus hombres no les importe guardarme esto -dijo en tono más sosegado, pasándole el mandoble de acero valyrio. Cualquier marino que se preciase de serlo sabía que aquella era una enorme muestra de confianza por parte de Dalton. Según las habladurías, el mandoble de acero valyrio era una de las tres únicas cosas que le gustaban, y aunque el Greyjoy no era un hombre tan simple, sí que era un auténtico enamorado de la espada-. Volvamos adentro antes de que a otro de los nuestros le dé por hacer el imbécil. Estoy empezando a cansarme de los jueguecitos de los pisaverdes -concluyó, echando a andar hacia el salón de nuevo.

Dalton Greyjoy
Gran Lord

Gran Lord

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 24/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Bartimos Celtigar el Jue Jun 30, 2016 1:37 am

Se menciona al Rey, a quien se saluda, y a la familia Targaryen, por supuesto. Bartimos es muy de observar antes de hacer nada. En verdad es que me pierdo mucho en este tipo de posts con tanta gente y prefiero más personales, pero estaré atento.

Bartimos Celtigar caminaba despacio por las piedras que conformaban los pasillos de la Fortaleza Roja. No era la primera vez, tampoco la última, en la que pasease por ellos. Aunque no era un asiduo a la corte de los reyes Targaryen, Bartimos reconocía los patios, las almenas y las estancias de la Ciudadela. Era el cangrejo rojo el que distinguía el origen del caballero que se encaminaba a la entrada del Comedor. Sus ropas, tejidos traídos de la ciudad de Lys, distaban mucho del de la mayoría de los hombres de la corte. Exótico, distinto y diferente. Bartimos Celtigar ya era dado, de por si, a la toma de las modas de un continente, Essos, que quedaba más cerca para él que de la mayoría de los allí presentes, exceptuando, quizás, Corlys Velaryon. Aunque su jubón mantenía el color blanco y rojo (desde cintura hasta el esternón de color roo y hasta su cuello de blanco) de su casa, lo cierto es que la seda de color más oscura (un azul de mar profundo) que lo decoraba provocaba cierta sorpresa en algunos cercanos. De cualquier manera Bartimos Celtigar no daba importancia alguna a aquello, si bien disfrutaba alimentando aquellos cuentos que hablaban de las riquezas provenientes del Este que se guardaban entre sus paredes. El no era un seguidor de Poniente, sino que desde pequeño había sido atraído por el este, como si acaso su hogar, Valyria, le susurrase en las noches mientras dormía, con un hechizo de magia invocado desde las tierras ahogadas en la Bahía. Quizás por eso mantenía aquella relación con Essos, aunque su tierra ahora fuese una isla y su lugar Poniente.

No buscaba notoriedad, y nunca la desearía, por eso se acercó con presteza ante la situación de a familia Targaryen, la suya misma, aunque su sangre se remontase a saber que antepasado. Prestó su saludo a los hijos de su Rey, pero fue a el a quien dedicó unas palabras de agradecimiento y a quien sonrió con amabilidad y con cierta muestra de respeto y lealtad. Poco más. Si existiese complicidad entre el Señor de Zarpa Rota y el resto de la familia, poco se podría decir con aquella forma de demostrarlo. El prefirió dirigirse a su lugar, donde poder beber vino, donde poder comer de manera ligera (pues nunca gustaba de comer demasiado en los banquetes, ni de beber, a menos que fuesen los suyos).

Los ojos violáceos del Celtigar, recuerdo continuo de su origen, el mismo de aquellos que se sentasen en un trono de espadas, observó a los que quedaban alzados sobre tablas. Se preguntó cuanto poder podía reunir el actual Rey. Luego se preguntó cuanto querían amasar los allí presentes. Instintivamente una sonrisa se dispuso en su rostro, taimada, y prefirió ocultarla con un trozo de pato que llevó a la boca.

Bartimos Celtigar
Lord

Lord

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Fenrys Tarly el Jue Jun 30, 2016 2:07 am

Interacción con Jancia Tyrell y Morgan Martell. Mención a toda su familia y a los Greyjoy.

Esperaba alguna respuesta de Morgan cuando pudo notar de reojo como Alan aparecía a la distancia advirtiéndole algo a señas, cosa que le hizo estar atento a su ambiente notando como se acercaba a ellos Jancia Tyrell, ¿sería buen momento para estar juntos?, después de todo, un Martell y una Tyrell podían ser una combinación peligrosa al final de la velada, aunque más nada podía hacer. Una vez que la lady estuvo con ellos simplemente la saludó con un asentimiento de cabeza respetuoso, a veces a Fenrys se le reclamaba por no ser más “protocolario”, pero eran cosas que no iban con su personalidad, apenas si podía aguantar hacerlo frente al anciano rey para evitarle un problema a su familia, pero de sus ganas no lo haría ni con él ni con nadie, tenerle verdadera lealtad a un rey era algo que no se imponía. –Jancia, pensaba que estarías con los señores Hightower- para Fenrys quedaba perfectamente claro que el favoritismo del Dominio estaba inclinado rumbo a la familia relacionada con los Targaryen, algo que no era sorpresa para nadie, pero no por ello le hacía sentir más rencor al respecto, no es que quisiera un estatus superior, solo pensaba que los Tyrell atendían problemas menores en lugar de ocuparse en las Marcas.

-Por cierto, supongo que ya lo conoces- le presentó entonces a Morgan –Él es Morgan Martell- sería extremadamente raro que entre dos lumbreras como ellos no tuviesen información del otro, las grandes familias procuraban siempre cuidar el conocimiento del resto de casas, sobre todo de las importantes, por eso se le hizo estúpido dar más detalles al respecto. Aprovechó ese momento para buscar a sus hijos, pudo ver a Ilirea junto a algunos de sus hijos rondando la mesa de bocadillos y hablando aparentemente con los Oakheart, su familia sanguínea,  por otro lado, el resto parecía estar igualmente socializando con gente del Dominio, quizás lo más raro fue ver a un Greyjoy llegando con cara de pocos amigos para llevarse al niño que hace poco inició una especie de incendio, seguro era algo así como su hermano mayor, vaya tunda que le esperaba al pobre.

-Estábamos hablando, bueno, en realidad el señor Martell estaba por decirme algo- observó entonces a Morgan, no estaba seguro si él estaría dispuesto a hablar con Jancia cerca, pero de todas maneras tampoco iba a ofender a la viuda diciéndole que se largase del sitio. Los Tyrell no le caían muy bien, pensaba que eran una panda de acobardados ocultos bajo las faldas de los Hightower, de hecho muchas veces se le había dado por pensar que eran sirvientes de Antigua, pero, en cierto modo, Jancia no tenía la culpa, ella era una Fossoway con mala suerte, sus acciones más que su apellido serían lo que diría a Fenrys si ella era digna de ser catalogada con el resto de Altojardín o si en cambio, podía pensar en ella como una señora de mayor cabeza y visión que otros.

Fenrys Tarly
Lord

Lord

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Mardanis Uller el Jue Jun 30, 2016 2:55 am


Baile de inauguración

The Dornishman's wife was as fair as the sun,
and her kisses were warmer than spring.



Menciono: Targaryens y Tyrell.
Interacciono con: Morgan Martell, Fenrys Tarly y Jancia Tyrell. 


Los ojos castaños del Dorniense, se cerraron y al volverse a abrir salio de la tina de madera que ya hacia rato que se había enfriado. La verdad es que le agradaba sentir la piel húmeda, pero no le agradaba viajar en barco. Muy peligrosos, preferia la tierra firme. Se seco con una toalla y se dispuso a vestirse. Su atuendo era marcadamente dorniense. Una tunica dorada con los colores de los Martell junto un collar. Sus zapatos también de colores claros. Dos caballeros de Sotoinferno me siguieron como mera proteccion. Ser Mors de Sotoinferno y Ser Arthur de Sotoinferno, los cuales eran hermanos. Sus pasos eran rapidos y sus Espadas juramentadas dejaron sus armas. Al entrar en la sala, se reverencio ante el monarca y hizo todos los procedimientos normales en aquellos casos. Pudo ver a la Familia Targaryen entre la gente. Ante ellos estaba el descendiente de uno de los ejecutores de la Bella Rhaenys Targaryen, la delicada esposa de Aegon Targaryen.

Tras ello se acerco al Dorniense que vio y conocia. Morgan "Fuego Helado" Martell, al llegar pudo identificar a Lord Tarly. -Creo que somos los unicos Dornienses en la fiesta, Principe.- Dijo al Martell antes de observar a los Dominenses. -Lord Mardanis Uller de Sotoinferno... un placer conoceros.- Dijo haciendo una reverencia a Lady Tyrell y los Tarly






Mardanis Uller
Lord

Lord

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 23/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de inauguración

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 12. Precedente  1, 2, 3, ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.