Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
Nos encontramos en el año 129, en el apogeo del poder de la casa Targaryen. Los Targaryen son numerosos al igual que sus dragones lo cual ha provocado que su hegemonía no tenga discusión por parte de las casas inferiores, no obstante, ese mismo poder puede hacer que la casa reinante se devore a si misma, o eso es lo que los rumores dicen. Las demás casas luchan por conseguir el favor de la casa real, algunas con mayor éxito que otras. Sin duda la casa que más ha logrado trepar ha sido la casa Hightower quien ha hundido sus colmillos fuertemente en la corte del rey y no parece dispuesta a aflojar, algo que molesta bastante a los Velaryon, la otra rama de la familia real, los cuales también arañan por tratar de llegar a la cima después de que el trono les fuera arrebatado en el concilio del año 101. Estas luchas se han intensificado recientemente ya que el rey Viserys está enfermo y cada vez más débil, se dice que no vivirá mucho más lo cual ha creado un ambiente tenso en los seis reinos que conforman el trono de hierro. El gran temor es que la unificación realizada por Aegon el conquistador sea destejida por sus descendientes y que Poniente arda. Dorne permanece independiente e inconquistable, hazaña de la que todos los dornienses se sienten orgullosos, especialmente los Uller los cuales derribaron a Meraxes tiempo atrás.

Reinos
Próximamente...
administración
dragon
Dragon
MP

Novedades
♦23/06♦ Inauguración del Foro
♦27/06♦ Primera trama global
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 280x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
1° trama: Torneo en Desembarco

Link:
Lugar: Desembarco del rey
Fecha: 10 del mes I
Se Busca
Créditos
El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de The Dance Of Dragons. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.
Últimos temas
» fgffgff
Jue Oct 20, 2016 11:55 pm por probando

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 03, 2016 7:00 am por Aegon Targaryen

» Throne´s War - Rol Juego de Tronos - {Af. Élite}
Jue Ago 25, 2016 8:55 pm por Invitado

» Qoren Nymeros Martell se coge vacaciones
Vie Ago 19, 2016 2:23 pm por Aliandre Martell

» Pescando [Linys Daer]
Jue Ago 18, 2016 9:06 am por Torrhen Manderly

» La rockola del bardo.
Miér Ago 17, 2016 5:53 pm por William Stoneheart

» Make It Up As I Go - foro activo de famosos - Más de 3 años - Af. Élite
Miér Ago 17, 2016 3:17 pm por Invitado

» Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida. —Elite
Miér Ago 17, 2016 5:54 am por Invitado

» Una verde tragedia en un mar de negros [Libre]
Miér Ago 17, 2016 12:30 am por Aegon III Targaryen

Estación



otoño
Primer Mes
Año 129
Habitantes
Más Allá del Muro
0
El Norte
2
Tierra de los Ríos
1
Occidente
5
El Valle
3
Islas del Hierro
3
Tierras de la Corona
14
El Dominio
4
Tierras de la Tormenta
1
Dorne
5
Ciudades Libres
1
Bahía de los Esclavos
1
Essos
0
Af. Élite
13/40

Af. Hermanas
4/8


Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Helaena Targaryen el Sáb Jun 25, 2016 6:11 am

La princesa estaba nerviosa, como era ya habitual en esas noches luego de su compromiso con su hermano mayor. A fin de cuentas, escabullirse a la habitación de Aegon le suponía un estrés enorme, pues temía que alguien la pillase y pensase lo que no era... Lo cual teniendo en cuenta la fama bien ganada de su hermano no era tampoco de extrañar. Pero ella se lo había advertido y él lo había aceptado: no la iba a poseer hasta la noche de bodas. Helaena no quería arriesgarse a tener un hijo bastardo, por mucho que se fueran a casar o imagina que su padre volvía a cambiar de idea y rompía el compromiso.

Si iba al cuarto de Aegon era a hablar tranquilamente, bromear, planear sobre el futuro que ahora debían enfrentar juntos y dormir, simplemente dormir. Era una buena forma de hacerse a la idea ambos de que posiblemente en unas semanas su vida quedaría unida para siempre. A fin de cuentas, la idea de que su esposo sería posiblemente Aemond la había hecho tener mayores esfuerzos en tener una relación estrecha con el menor y ahora se daba cuenta de que iba a compartir su vida con otro hombre.

Toda aquella situación era incómoda y algo molesta. Su madre, la reina, estaba enfadada y muy poco esfuerzo ponía en ocultarlo, pues la boda de Aegon y Rhaenyra era a simple vista la única forma de lograr sentar a su primogénito en el trono de hierro, aparte, así lo dictaba la tradición Targaryen. Por otro lado, Helaena sentía que efectivamente había alejado a su hermano de su destino, del trono, aunque él se empeñase en decirle que él no tenía interés alguno en reinar, ella creía en su derecho legítimo y aunque no dudaba de las razones del rey para mantener a su hermana como heredera, no era lo legítimo. Y para colmo, sentía que a su vez había dejado a Aemond solo en uno de sus peores momentos, pues no hacía tanto de la pelea con sus sobrinos dónde Luke le había sacado un ojo y el pequeño de los hijos de la reina Alicent aún trabajaba por adaptarse a la nueva situación.

En definitiva: sentía que había enfadado a su madre, había abandonado a Aemond y había truncado el destino de Aegon. ¿Una maravilla, verdad? Pero lo sobrellevaba con la boca cerrada, para no desobedecer los deseos de su padre. A fin de cuentas ¿Quién era ella para opinar de su destino o el destino de su familia? Era la última en la línea de sucesión, por delante estaba Aegon, Aemond, Daeron y Rhaenyra y los hijos que pudieran tener todos estos. Era el último mono en la familia y si, casarse con cualquiera de sus hermanos era un destino afortunado para ella en cualquier caso.

Se echó una capa por encima de los hombros para cubrir el camisón y descalza, salió de la habitación con sumo cuidado, caminando a oscuras por los pasillos que tan bien conocía rumbo al cuarto de su hermano. Ella dormía en un dormitorio cercano a su madre, pero sus hermanos estaban ubicados un poco más lejos, lo cual implicaba ir esquivando guardias.

Fue entonces que chocó de lleno contra alguien al girar un pasillo, cayendo de culo. Necesitó unos instantes antes de que sus ojos violáceos pudieran diferencias a la luz de la luna los rasgos de su hermano menor, Aemond, que venía precisamente de su habitación. Se levantó torpemente, pisándose ella sola el camisón en el proceso. Podría preguntarle qué hacía levantado y a dónde iba, pero su parecido con un interrogador era nulo, más bien se sentía interrogada por su mirada, la de su único ojo y la piedra preciosa que ocupaba el lugar del otro, pues ella no estaba acostumbrada a escabullirse de su cama.

-No se lo digas a madre o padre- fue lo único que pudo murmurar al verse pillada.
avatar
Helaena Targaryen
Princesa

Princesa

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Desembarco del Rey

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Aemond Targaryen el Dom Jun 26, 2016 5:54 pm

Aquellos días era difícil encontrar al Tuerto en la corte. Si existiese el prototipo de hombre que lo había perdido prácticamente todo, ese era él. El zafiro que sustituía su ojo perdido era una mácula en su orgullo, su propio padre se había distanciado de él... y la única persona con la que habría podido compartir sus preocupaciones iba a casarse con su hermano por orden real. No culpaba a Helaena ni a Aegon, eran sus hermanos y los quería igualmente, pero había sido un golpe extremadamente duro para él. Lo sobrellevaba como podía, mostrándose igual de fuerte y audaz que siempre ante la corte y los extraños, pero en el fondo de su alma ardía una amarga rabia que trataba de ahogar volando junto a Vhagar o entrenando hasta la extenuación bajo la tutela de Criston Cole. Su madre, la reina Alicent, le recriminaba que pasase tanto tiempo en Pozo Dragón o en el patio de armas, pero Aemond se conocía lo suficiente como para preferir alejarse de su familia al menos por un tiempo. No quería causar problemas ni a su madre ni a sus hermanos, y sabía que su autocontrol no era suficiente como para evitar gritarle a su padre todo lo que pensaba, o no arrancarle la cabeza a Lucerys si lo encontraba solo en cualquier pasillo.

Aquel día había surcado el cielo durante horas con Vhagar, hacia el final de la tarde. La sensación de poder y libertad que lo embargaba al subirse a la silla del enorme dragón era lo único que llevaba un poco de paz a su espíritu, ayudándolo a reflexionar correctamente. Sin embargo, al volver a poner los pies en el suelo, la realidad lo golpeaba de nuevo, dejando otra vez aquella carga de frustración, rabia y odio sobre sus hombros. Tras dedicar una última mirada de cariño a su dragón y rascarle el párpado como despedida, Aemond abandonó el Pozo Dragón para dirigirse reticentemente a la Fortaleza Roja. La noche ya había empezado a caer como un velo sobre la ciudad, ensombreciendo las calles del mismo modo que se ensombrecía su ánimo al acercarse al castillo. Negándose a ir a su cuarto y soportar otra noche de frustración y amargura antes de quedarse dormido, se dedicó a recorrer los diferentes pasillos de la fortaleza como un espectro, sin ir a ningún lugar en particular.

Al acercarse al ala en que estaban situados sus aposentos, así como el de su madre y sus hermanos, dobló una esquina prácticamente sin mirar, chocándose contra alguien que conocía bien. Por un momento, la luz de la luna a través de las ventanas pareció arrancar un destello helado al zafiro de su cuenca, hasta que se inclinó y ayudó a su hermana a incorporarse, esbozando una media sonrisa que poco tenía de alegre.

- No pensaba hacerlo -respondió-. ¿Estás bien?

Aquella debía ser la primera vez que se encontraban a solas tras el anuncio de su compromiso con Aegon, y era algo que Aemond no esperaba. Helaena había sido siempre muy cercana a él, habían crecido, reído y llorado juntos, se habían contado infinidad de sueños y perspectivas de futuro, e incluso habían sacado de quicio a su madre con algunas travesuras. Todo aquello pesaba sobre su ánimo al saber que debían distanciarse, por el bien de la familia y del propio Aegon. El Tuerto dejó escapar un suspiro de hastío, clavando su único ojo en los de su hermana.

- ¿Puedo preguntarte qué te ha sacado de la cama a estas horas, hermanita? No me digas que Aegon da patadas -intentó bromear, sin demasiado éxito.
avatar
Aemond Targaryen
Principe

Principe

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 25/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Helaena Targaryen el Dom Jun 26, 2016 10:18 pm

Se sintió un poco estúpida cuando Aemond le respondió que no pensaba hacerlo, porque era como si hubiese dudado de él y sintió que había metido la pata con su petición. Pero es que no era lo mismo escabullirte para montar a tu dragón o ir a por un libro poco apropiado o ir a ver a tu hermano que escabullirte en mitad de la noche para ir a ver a tu prometido. La palabra prometido lo estropeaba todo. Y eso la ponía sumamente nerviosa, más cuando de su madre iban diciendo que fue su tío, el hermano de su padre quién la desfloró y que a su hermana se la había tirado medio reino. Lo que le faltaba era la fama de buscona también a ella.

-Lo... siento- dijo nerviosa, necesitando un momento para evitar el tartamudeo que sufría en la infancia y que a veces estaba a poco de volver en según que situaciones.- Si, perfectamente- mintió con la soltura que tenía para mentir siempre a esa pregunta.

No solía ser sincera, pues sentía que si estaba mal no debía preocupar a nadie más con sus tonterías. Era tan abierta para algunas cosas y tan, tan opaca para otras que cuando floreció su madre se enteró dos días después por las criadas, solo porque ella no quería molestarla con sus cosas, ya que Alicent andaba con todo lo ocurrido entre Luke y Aemond en esos momentos. No lo podía evitar, el estar para los demás y evitar que los demás lo estuviesen normalmente era algo propio en su persona, cuando sentía que sus hermanos tenían peores problemas que ella no abría la boca respecto a sus preocupaciones y no hacía falta ser un genio para saber que Aemond no estaba bien.

Él los había evitado durante días y ella se había convencido de que dejarle espacio era la mejor idea, además, era cierto que cuando no lo veía era más sencillo olvidar la culpa que sentía por él y dejarse llevar por la espiral demencial de preparativos para “su gran día”.

-No me mires así...- pidió ignorando sus últimas preguntas.- No me mires como si me echases la culpa, que bastante me culpo ya yo sola...- susurró entonces sintiendo que se le llenaban los ojos de lágrimas. Y no era ni momento ni lugar si no querían que les cayese la peor regañina del mundo. Porque encima ahora aquello tenía hasta peor pinta. Irte a ver a tu prometido en mitad de la noche tiene un pase, pero irte a ver al que iba a ser tu marido y no lo será con tu prometido a dos habitaciones de distancia es mil veces peor. Era el problema de casarte con tus hermanos, que era difícil saber hasta que punto eran hermanos y hasta que punto no, dejando la duda en el aire para los malpensados.- Y no, Aegon no patea dormido... Al menos no que yo sepa de momento- pensó que no servía de nada negar que ya dormía con el mayor si la había pillado yendo a su dormitorio.- ¿Tú estás bien?- se animó entonces a preguntar, tomando sus manos.
avatar
Helaena Targaryen
Princesa

Princesa

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Desembarco del Rey

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Aemond Targaryen el Lun Jun 27, 2016 1:23 am

A pesar de que en aquellos días se hubiesen distanciado, Aemond era, sin lugar a dudas, quien mejor conocía a su hermana. Sabía que, con tal de evitar preocupaciones a sus seres queridos, tenía por costumbre fingir estar bien, aunque prácticamente no pudiese contener las lágrimas. Y el Tuerto odiaba aquella costumbre suya tanto como la quería a ella. Sin embargo, no la presionó, como podría haber hecho otras veces, no insistió en el tema. El zafiro que era su ojo derecho brillaba a la escasa luz, dando incluso la impresión de tener la misma vida que el globo ocular al que sustituía. La rabia que sentía no estaba dirigida contra ella, y no se habría perdonado hacerle más daño. Acarició su mejilla con delicadeza y la besó con cariño en la frente, como cuando eran niños e intentaba consolarla tras alguna regañina o problema.

- Nunca -susurró, con voz calmada aunque firme-, nunca pienses que sería capaz de echarte la culpa de lo ocurrido, Hela. Ni a ti, ni a Aegon. No fue vuestra decisión, recibisteis el deber de comprometeros y no huisteis de él -aquellas palabras le dolían, no porque no fuesen ciertas, sino porque ponerlo en palabras hacía la pérdida más palpable-. Y estoy orgulloso de ello. Por encima de todo sois mis hermanos, y os quiero más que a mi propia vida. Me da igual lo que digan o lo que oigas, nunca dudes de esto -le pidió, en tono sincero.

Ante su pregunta, el Tuerto suspiró por un momento, apretando con cariño las manos de su hermana. Así era Helaena, siempre dulce, siempre dispuesta a compartir las preocupaciones y problemas de sus hermanos, incluso a costa de su propia tranquilidad. Por un momento, la rabia volvió a aflorar en el interior del príncipe Targaryen, maldiciendo a su anciano padre por haberlos colocado en aquella situación, pero luchó por controlarse. Estallar y empezar a golpear cosas no lo ayudaría en nada, aparte de a despertar a todo el castillo.

- ¿Yo? -preguntó, con cierta ironía tiñendo una triste sonrisa-. Yo estoy bien. Me falta un ojo y a Padre le importo poco, pero quitando las desventajas de eso, soy el Tuerto más feliz de los Seis Reinos -a pesar de la sonrisa, cualquiera que le conociese un poco sabría que había dolor en aquellas palabras, más del que él estaría dispuesto a reconocer. Se encogió de hombros, como quitándole importancia-. Al menos tengo a Vhagar, y Ser Criston Cole ha empezado a entrenarme. Tan mal no me va, supongo.

Era, sin lugar a dudas, el jinete de dragón más poderoso de todo Poniente. Ni siquiera Daemon y su dragón Caraxes podían compararse al tamaño y magnificencia de Vhagar, el último de los Grandes Dragones del Conquistador. Pueblos enteros se ensombrecían cuando él volaba sobre ellos, el rugido de su montura y compañero ensordecía a las personas y las hacía caer de rodillas, temblando de pavor y el fuego del dragón podía reducir magníficos castillos a ruinas humeantes. ¿Y de qué le servía todo aquello, si le arrebataban aquello que siempre había considerado su destino, si tenía que llevar aquella marca de oprobio y vergüenza que era aquel zafiro para siempre?
avatar
Aemond Targaryen
Principe

Principe

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 25/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Helaena Targaryen el Lun Jun 27, 2016 4:18 am

Sintió como si le quitasen un gran peso de los hombros al oírlo. Para muchos sería obvio que Aemond jamás culparía a sus hermanos mayores, eran un equipo, casi como si hubiesen nacido al mismo tiempo, tan unidos que a veces parecían excluir a propósito al más pequeño, Daeron, con el que Aemond se llevaba cinco años, siete años de diferencia en el caso de Aegon. Simplemente, al ser más niño, no había coincidido como ellos que vivieron sus infancias y ahora sus adolescencias prácticamente juntos. Pero para Helaena, siempre tan preocupada por agradar, complacer y que sus seres queridos fueran felices, era necesaria esa confirmación, una vez el menor lo dijo, ella confió en su palabra sin dudarlo.

-Si hubiera alguna forma de contentar a padre sin dejarte de lado lo haría- le prometió.- Y sé que Aegon igual. Ninguno esperábamos esto... Aún a veces creo que es todo un error, pero padre parece seguro de su decisión y sabes como es- suspiró con pesar.- Cuando decide algo es imposible que cambie de idea... Y confío en ti, pero entendería que te enfadases, madre lo está. Aegon se lió a puñetazos en su habitación ese día- admitió, pues cuando fue a verlo como le había pedido, se lo encontró con los puños destrozados.- Yo solo intento que las cosas estén bien y obedecer a padre, no quería que todo esto pasase. Porque también te quiero mucho, igual que a Aegon. Sois parte de mi, os quiero con toda mi alma... No quiero que eso cambie, no quiero que dejemos de estar los tres juntos pase lo que pase... Pero por desgracia no podemos hacer como Aegon con Visenya y Rhaenys, en su caso valía, a la inversa creo que nadie lo iba a apoyar- intentó bromear. Aunque de verdad, casi habría preferido terminar casada con sus dos hermanos con tal de no sentir que estaba eligiendo a uno por encima del otro.

A fin de cuentas desde que tenía uso de razón los tres estaban juntos. Ella era la mediana y a ratos había sido la pequeña protegida y consentida de sus hermanos y a otros era casi una segunda madre. Ver a su hermano, con doce años, sin su ojo y ahora sintiéndose abandonado por ella y sintiendo que había sido lado de lado por su padre... Le rompía el corazón en mil pedazos. Era su niño, en muchos sentidos, casi tanto como lo eran de su madre.

-No creo que a padre le importéis menos que el resto, entended que Aegon va primero en la línea sucesoria por detrás de nuestra hermana... Y aunque no deje que nadie lo diga, sabe perfectamente que nuestros sobrinos son bastardos- dijo entre dientes, muy por lo bajo, como si los muros oyesen.- No es tonto. Ni está demente aún... Lo sabe. Supongo que está intentando mantener una línea de sangre pura... y soy la única Targaryen en edad casadera ahora mismo- le acarició el rostro, pasando lentamente una mano sobre su ojos ahora con la piedra preciosa, acariciando lentamente con las yemas de los dedos.- Perdiste un ojo, ganaste un dragón. Eres el jinete más poderoso de nuestra sangre y nuestra casa. El más poderoso de Poniente y del mundo conocido...- le recordó con orgullo.- Hiciste algo que nadie más pudo hacer. Vales mucho más que un ojo hermano, vales tu coraje y tu fortaleza. Puedes alcanzar lo que desees, estoy convencida de ello, eres aún un niño... Yo no soy tu última opción, solo la primera de muchas que aparecerán en tu vida y no me voy a ir a ningún lado, estaré siempre a tu lado. Siempre- le prometió con una sonrisa sincera.- Y si padre nos manda a Aegon y a mi lejos, te llevamos con nosotros, quiera o no. Y respecto a las mujeres, cualquier mujer que merezca la pena sabrá que serás un hombre excepcional. Y si no lo ven porque esa piedra las distrae es que son solo unas rameras baratas- rió por lo bajo, pues era muy raro oír a la princesa deslenguarse, pero había ocasiones que lo merecían.


Última edición por Helaena Targaryen el Mar Jun 28, 2016 4:31 am, editado 1 vez
avatar
Helaena Targaryen
Princesa

Princesa

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Desembarco del Rey

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Aemond Targaryen el Mar Jun 28, 2016 4:28 am

Una cariñosa sonrisa, una sonrisa genuina, apareció en los labios de Aemond mientras su hermana se deshacía en explicaciones, confirmándole cosas que llevaba toda la vida sabiendo. Sin duda, la única capaz de atravesar aquella coraza de rabia, frustración y odio era Helaena. La dulzura y el cariño que se desprendían de cada palabra y cada gesto de su hermana eran el contrapunto perfecto para su propio carácter salvaje e irascible. A pesar de todo lo que había ocurrido seguía siendo capaz de apaciguar la sangre del dragón, que corría de forma especialmente ardiente por las venas del Tuerto. El príncipe le acarició el pelo, como cuando eran críos, riendo de buena gana ante su broma.

- Ya lo sé, hermanita -respondió-. No voy a mentirte diciéndote que no estoy enfadado. Lo estoy, pero no contigo ni con Aegon. Tal vez simplemente sea que no entiendo las decisiones de padre, no lo sé. Espero entenderlas algún día -se encogió de hombros, suspirando-. Sé que me quieres. Nunca lo he dudado. Tal vez no pueda ser lo mismo de antes, pero Aegon y tú no estáis solos, ni lo vais a estar nunca. Y no creo que sea necesario ni siquiera decirlo.

El Tuerto asintió cuando Helaena se refirió a la bastardía de los tres supuestos Velaryon. Él estaba seguro de ello, sólo hacía falta ver cómo la sangre valyria de su supuesto padre brillaba por su ausencia. No estaba de acuerdo en las consideraciones sobre su padre, pero no discutió las palabras de su hermana. En el fondo, esperaba que tuviese razón, aunque odiaba el hecho de que, a sus ojos, si la hipótesis de su hermana era correcta su padre la estaba usando como herramienta para mantener la pureza de la familia. Apartó aquella idea de su mente, sabiendo que no lograría más que hacerse aún más daño. Se envaró ligeramente cuando su hermana deslizó los dedos por su rostro hasta la altura de sus ojos... hasta la altura de aquella piedra que él tanto odiaba. Sus palabras lo reconfortaron como un bálsamo, haciéndolo acentuar su sonrisa. Helaena hablaba con la verdad en el corazón y una sonrisa en los labios, y aquella era una de las razones por las que Aemond la quería más que a casi ninguna otra persona.

- Tal vez tengas razón. Espero no tardar mucho en verlo así -bromeó Aemond, esta vez de verdad-. Seré el mejor, te lo prometo. El mejor jinete de dragón, el mejor guerrero y el mejor hermano que podáis tener, para poder protegeros y luchar por vosotros; y para que podáis contar conmigo siempre -por un momento, bajo la cicatriz recién curada de su ojo derecho, bajo aquella rabia que estaba aplacada pero no desaparecida, Aemond pareció el niño que había sido de nuevo, voluntarioso, temerario y soñador-. ¿Quién va a detenerme? ¿Quién se atrevería a detener a Vhagar? -la temeridad y el carácter salvaje no los había perdido aún, pero sus sueños... parte de ellos, al menos, yacían en pedazos. Sin embargo, la preocupación de su hermana era motivo más que suficiente para que él decidiese sobreponerse. Ya lidiaría con su padre más adelante, y algún día, de algún modo, ajustaría cuentas con Lucerys. En aquel momento lo importante era apoyar a sus hermanos y no causar más preocupaciones a su familia, a su verdadera familia-. ¿Rameras baratas? ¿Qué palabras son esas para una princesa? -bromeó, imitando a la septa que solía dar las lecciones a su hermana cuando eran más niños-. Gracias por todo, hermanita -susurró, dándole otro beso en la frente y abrazándola fuerte, intentando transmitirle lo mucho que significaba para él su apoyo.

Aemond tenía innumerables defectos, sí, pero quería incondicionalmente a los suyos. Tanto si se trataba de pelear junto a su hermano en el campo de entrenamiento, como de escuchar las preocupaciones de su hermana o las regañinas de su madre, siempre estaba allí.
avatar
Aemond Targaryen
Principe

Principe

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 25/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Helaena Targaryen el Miér Jun 29, 2016 1:20 am

-Puede ser lo mismo de antes. Somos hermanos y nada va a cambiar entre los tres aunque si lo haga entre Aegon y yo... Pero para mi si es importante oírte decirlo- suspiró relajándose ligeramente por las palabras de su hermano, por saber que seguirían ahí, juntos, resistiendo los tres todo lo que viniese.

Intentó más que consolarlo, animarlo, más que aliviar un enojo pasajero, calmar un dolor que Aemond llevaba en su interior desde el día que montó a Vhagar. Era difícil, pero ella creía que su hermano nunca sería feliz si no era capaz de dejar aquello en el pasado. Cuando un problema no tiene solución deja de ser un problema, leyó una vez la princesa.

-No tienes que prometerlo... Sé que lo serás, en lo más hondo de mi corazón lo sé. Y no suelo equivocarme- le dijo para animarlo. No era una obligación que fuese el mejor, si no algo natural que pugnaba por salir de él, solo debía centrarse en sus objetivos y dejar de mirar atrás.- Nadie te detiene, solo tú mismo... Debes encontrar tu propio camino, puede que sea duro, pero puedes con ello mejor que ninguno.

Rió por lo bajo y se encogió de hombros. No era una mujer malhablada, ni destacaba entre sus cualidades un carácter indomable o implacable como en el caso de sus hermanos. Pero eso no significaba que no hubiese excepciones y si alguien dañaba a sus hermanos, conocería de manos de la princesa por qué el lema de la familia Targaryen era el que era.

-Gracias a ti por venir a este mundo, mi pequeño y travieso Aemond- la princesa amaba a sus hermanos, pero el menor era su pequeño en muchos sentidos, aunque nadie creyese que Aemond Targaryen necesitase de nadie que lo cuidase, allí estaba ella para velar por él siempre que podía.- ¿Ibas a salir?- pregunta entonces, pues siguen en el pasillo y en cualquier momento la guardia puede pasar en su ronda y encontrarlos allí y por mucho que la alegría de haber solucionado las cosas con su hermano la alegrase, no se le olvidaba la que se podía liar, sobretodo dependiendo de quién los encontrase.- Será mejor que sigamos nuestro camino o hagamos algo, pero quedarnos en el pasillo no me parece oportuno.
avatar
Helaena Targaryen
Princesa

Princesa

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Desembarco del Rey

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Aemond Targaryen el Vie Jul 01, 2016 6:12 pm

Toda aquella situación estaba siendo, posiblemente, la más dura que había tenido que enfrentar jamás, pero la ternura y bondad de Helaena realmente aliviaban el peso que tenía que soportar. Aemond amaba la inocencia y el cálido carácter de su hermana, su optimismo y simpatía, y su facilidad para alegrar el ánimo de cualquiera. Le acarició la mejilla con cariño tras sus palabras. A pesar de todo, aunque lo tuviesen todo en contra, el Tuerto estaba seguro de que los vínculos entre los tres no podrían romperse. Eran como una sola persona repartida en tres partes, cada uno de ellos complementando a los otros dos: el carisma y desenfado de Aegon, la candidez y ternura de Helaena, y el coraje temerario y la resolución de Aemond. Por separado eran tres personas imperfectas, juntos parecían un solo ser.

- Prometértelo sólo me anima aún más a la hora de conseguirlo -sonrió el joven-. Me ayudará a recordar que no lo hago sólo por mí.

En aquel momento sentía la misma situación que el día en que Vhagar lo había aceptado como jinete. Para él, no se trataba simplemente de domar al dragón más grande y poderoso de Poniente, sino de demostrarle a su padre que era capaz de hacerlo, así como demostrar a su madre y a sus hermanos hasta dónde sería capaz de llegar para protegerles. Y, aún con los sucesos que siguieron, aún con la pelea contra los bastardos Strong y la pérdida de su ojo derecho, Aemond no se arrepentía de nada. Habría repetido cada acción, punto por punto, un millón de veces de haber sido necesario.

Sonrió ante los apelativos que Hela le dedicó. A pesar de ser ferozmente independiente, resultaba un alivio para él poder contar con ella en cualquier situación. El corazón de su hermana era un puerto seguro, un refugio en el que guarecerse cuando la tormenta arreciaba.

- Acabo de volver de volar con Vhagar -explicó-. Es un buen modo de mantenerme lejos de los problemas -se encogió de hombros, sonriendo-. ¿Te acompaño, hermanita? ¿O prefieres que hablemos en otro momento?

El Tuerto conocía de sobra las habladurías acerca de su hermano Aegon (habladurías que ya había confirmado personalmente por el expeditivo método de emborracharse en un lupanar con él), así como las que rodeaban a Rhaenyra, y no deseaba aquello para su hermana de ningún modo. Con lo sensible que era Helaena, estaba seguro de que acabaría afectándola y haciéndola sufrir, y no deseaba dar a los sirvientes o a los guardias más material para sus chismorreos.
avatar
Aemond Targaryen
Principe

Principe

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 25/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Helaena Targaryen el Sáb Jul 02, 2016 11:20 am

Sonrió a su hermano y finalmente asintió cuando él dijo que prometerlo era una forma de obligarse a cumplirlo, de sacar fuerzas sabiendo que de no lograrlo no solo se decepcionaría a sí mismo. O al menos así funcionaba la mente de Aemond en cuanto a algunas cosas se refería, solo que era imposible que decepcionara a su hermana. Nunca, de ello estaba segura.

-Si para ti es una ayuda, está bien. Pero si alguna vez dudas de poder no tienes que recordar promesas, solo ven conmigo que ya te recordaré yo que hasta el cielo está al alcance de tus manos- la princesa era capaz de hacer crecer imperios con sus palabras. Quizás lo que la hiciera sonar tan segura y confiada es que sabía que confiar en sus hermanos nunca la decepcionaba, que era saltar en caída libre con un mullido lecho al que caer abajo. No había miedo a desengaños, pues a fin de cuentas, los conocía.- ¿Mantenerte alejado de los problemas? ¿Tú?- soltó unas carcajadas por lo bajo, procurando ser apenas audibles.- Pero si los problemas van dónde tu vayas, Aemond.

Aegon solía decir que Helaena tenía el don de lanzar cualquier reproche de la forma más dulce e inocente del mundo. Era bastante posible que así fuera, pero es que nadie podía negar la verdad de sus palabras, aún así, la vida de los dos mayores no sería igual de divertida si tras ellos no hubiese nacido el feroz Aemond. Feroz, impaciente, inconsciente, impulsivo, cabezota y violento. Así lo describían muchos. Pero para su hermana mayor él era más que su fama de problemático, ella conocía la dulzura, la lealtad, la bondad y la inteligencia que Aemond poseía entre otras muchas virtudes.

-Vamos a tu habitación si quieres. No creo que a Aegon le duela quedarse esperando un poco... O bueno sí- admitió divertida. Aegon era el más impaciente de los tres, posiblemente el más caprichoso y ególatra, pero igual tenía muchas virtudes. Y bueno, a Helaena, como a toda hermana, le gustaba jugar a molestar un poco a sus hermanos de vez en cuando.- Nadie se va a enterar de mi pequeña excursión, así que me da igual alargarla.
avatar
Helaena Targaryen
Princesa

Princesa

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : Desembarco del Rey

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos a escondidas || Aemond (FB)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.